¿Qué es Employee Journey Map?

Para clientes externos tenemos Customer journey map… ¿y para clientes internos? Debemos ver al interior de nuestra empresa nuestro cliente interno y definir el Camino del Viaje del Colaborador o Mapa de Experiencia de colaborador: Employee Journey Map, el cual nos permite definir las etapas clave del viaje del que tiene un candidato, colaborador y ex colaborador por nuestra empresa y convertirlo en una gran experiencia.

Hace años hablábamos de tendencias que parecían de película, hoy se supera lo que se veía lejano, entonces, ¿cómo vamos a enfrentar el mercado laboral?, ¿cómo nos vamos a distinguir de la competencia?, ¿cómo atraemos y retenemos talento?

Debemos inspirar a nuestros colaboradores a generar resultados excepcionales, debemos dirigirlos y establecer una estructura… en algunos casos, Recursos Humanos es un área rezagada y olvidada, no se le ha dado el valor que merece.

Debemos fomentar la competitividad, no con visión de corto plazo, sino mediano y largo plazo, debemos generar cambios positivos: Employee experience.

Los primeros meses son críticos en la Curva de aprendizaje de un colaborador, entonces convirtámoslo en una ventaja, generemos un conjunto de experiencias positivas, que tengan un contexto sumamente favorable que sin duda se aproveche y convierta a los colaboradores en Embajadores de Marca.

Estas son las consecuencias de carecer de tu Employee Journey Map

¿Cuál es el impacto de ignorar a tu cliente interno?, seguramente has vivido diversas situaciones porque no están claramente definidos los procesos de Capital Humano al interior de las organizaciones, ¿has vivido falta de empatía?…

  • Reputación corporativa negativa
  • Procesos de Reclutamiento y Selección lentos y caros
  • Altos costos por la fuga de talento
  • Alta rotación y ausentismo
  • Insatisfacción de los colaboradores
  • Insatisfacción de candidatos
  • Malos comentarios de ex colaboradores

¿Cuál es el objetivo del Employee Journey Map?

Fomentar el engagement (compromiso) de los colaboradores, productividad, Intraemprendimiento y felicidad en el trabajo. En resumidas cuentas enamorar a los colaboradores a nuestra marca, procesos y equipo de trabajo.

Mis recomendaciones

Las empresas tienen áreas de oportunidad, pero no basta sólo reconocerlas, sino hacer un Plan de acción  y  convertir aquellas áreas de oportunidad en fortalezas que generen ventajas competitivas para las organizaciones y generen lugares donde los colaboradores se preparen para unirse al equipo.

  • Genera experiencias positivas al interior de tu organización: Employee Experience
  • Gestiona y humaniza tu Marca Empleadora
  • Mapea y rediseña tus procedimientos… ¿tus procesos hacen felices a tus clientes?
  • Mejora continuamente y dile adiós a la zona de confort
  • Implementa acciones para reducir la Curva de Aprendizaje de tus colaboradores
  • Evita el estrés laboral
  • Evalúa el desempeño de tus colaboradores
  • Planea estratégicamente
  • Gestiona equipos multidisciplinarios, mutigeneracionales y multihabilidades
  • Fomenta la Felicidad en el trabajo
  • Cuida a tus colaboradores, recuerda que son los mejores Embajadores de tu Marca
  • Cuida tu Reputación de Marca, recuerda que es la clave para atraer talento
  • Sé proactivo, recuerda que la reactividad es más cara

Fuente: Merca20

El método japonés que agilizará tu negocio

Las startups viven en un mercado que se mueve extremadamente rápido, y en el que un simple paso en falso puede desbaratar los planes de los emprendedores sin darse cuenta. Si no contamos con un método organizativo -sobre todo en IT y marketing- podemos darnos de bruces contra la realidad.

Pero afortunadamente existen metodologías que nos permiten aplicar formas ágiles e inteligentes de organizarnos. Una de ellas es la metodología Kanban, una palabra japonesa que significa “cartel”, y consiste en visualizar los flujos de trabajo de una tarea a través de la utilización de recursos gráficos en una estrategia de mejora constante de procesos.

Luego, ¿cómo funciona la metodología y qué la hace tan efectiva?

Kanban: organización del flujo de trabajo

El método Kanban fue originalmente enunciado por David J. Anderson, ingeniero de Microsoft, como aproximación a un proceso exponencial y evolutivo para las empresas.

Inspirado en la metodología de trabajo de la compañía de autos Toyota, es una forma de organizar el desorden que rodea a muchos equipos que necesitan priorizar lo importante y conocer el flujo de trabajo y el WIP (work in progress) tolerable con el fin de proporcionar al cliente un mejor servicio final.

Tiene una serie de principios básicos concebidos para evitar dos grandes problemas de las startups:

Procrastinación: muchas startups tienen grandes ideas, grandes proyectos, grandes propuestas, pero no consiguen aterrizar ninguna porque o bien se empiezan pero no se llevan hasta el final, o se abandonan por el camino por irrealizables. Kanban reduce la procrastinación porque asigna un tiempo a cada tarea con el fin de eliminar la dispersión.

Organización: otro gran problema de las empresas de nueva fundación es que todos quieren hacer muchas cosas, sin centrarse en sus áreas. A veces no queda otro remedio, pero es mejor que cada uno sepa exactamente qué es lo que tiene que hacer y tenga clara su dedicación.

Los 9 principios de la metodología Kanban

Lo mejor del método Kanban es su sencillez y su escalabilidad. Cualquier empresa puede beneficiarse de su utilización. Se resume en 9 sencillos principios que son los siguientes:

1. Empieza con lo que haces ahora mismo

No hay una forma concreta de ejecutar el método. Si ya posees un flujo de trabajo determinado, puedes adaptarlo a Kanban. Los cambios no son radicales desde el inicio.

2. Persigue el cambio evolutivo y exponencial

Kanban está diseñado para evitar roces con tu flujo de trabajo actual. Los cambios radicales se desaconsejan por el hecho de que pueden provocar que pierdas el sentido de lo que haces. En cambio, se centra en hacer pequeños cambios, más que en reinventar la rueda.

3. Respeta los procesos actuales, roles y responsabilidades

Tu modelo actual de trabajo puede no ser del todo malo, y eso es lo mejor de Kanban, que reconoce las ventajas de tu modelo y trata de mejorarlas evolutivamente. Es tu misión detectar qué se puede mejorar en cada fase del desarrollo del producto.

4. Fomenta el liderazgo a todos los niveles

La definición de liderazgo ha cambiado mucho en los últimos años. Kanban empodera hasta a la persona que hace una pasantía. No necesitas ser el CEO para aplicarlo. Cada miembro de tu equipo debe tener una mentalidad de mejora continua, tratando cada día de hacerlo mejor y más rápido.

5. Visualiza el workflow

Es fundamental que puedas percibir el flujo de trabajo que tienes delante.

Si eres capaz de ver todo lo que hay por delante, puedes definirlo, y por tanto acotarlo. La forma obvia es utilizar un panel con columnas de tu proceso. No todos los procesos son iguales, así que no todas las columnas tienen por qué parecerse. Define tu proceso con tus stakeholders para tratar de que el Kanban te ayude al máximo. Utiliza post-its, rotulador o software, no hay una norma escrita.

6. Limita el WIP al máximo posible

Seamos sinceros, no es mejor trabajador el que más cosas empieza, sino el que más termina en mejor estado.

No importa que seamos capaces de ponernos con veinte proyectos a la vez si solo sale uno en tiempo y forma. Calcula cuál es el WIP tolerable por tu equipo con un estándar de calidad. Igual al principio es un único proyecto, pero con la mejora de procesos y de calidad puede que cada día seas capaz de sacar más adelante.

7. Gestiona el ciclo y evalúa

Una vez finalizado el primer ciclo Kanban, deberías hacerte preguntas. ¿Todo fluye bien? ¿Hay algún punto en el que nos hemos quedado atorados? No temas cambiar partes del proceso si ayudan.

8. Las políticas del proceso deben ser explícitas

Todos deben conocer a la perfección el proceso y todos deben entenderlo. Si hay un solo miembro del equipo que no comprende alguna parte del proceso, o dicha parte es demasiado compleja, explícaselo o cámbiala. Todos deben saber la misma lengua.

9. Mejora colaborativamente utilizando modelos y el método científico

Comparte tu modelo Kanban con colegas de oficio, personas de confianza u otros profesionales que no sean tu competencia. Discute con ellos. Mide siempre, desde el número de proyectos que salen, la calidad objetiva en cuanto a satisfacción del cliente, y no temas cambiar algo si consideras que puede funcionar. El feedback y la mejora continua es la piedra angular del Kanban, así que no dudes en preguntar y en cambiar.

Si tienes más dudas, estos recursos pueden ayudarte a establecer una metodología Kanban exitosa en tu startup:

Kanban Flow

Trello

Breve video donde explican en 12 minutos cómo funciona Kanban

Fuente: Entrepreneur

La creatividad: La materia prima del futuro

¿Cómo se imaginan a Panamá en 2027?

Probablemente, nos imaginemos máquinas y robots por todos lados, y la aplicación masiva de inteligencia artificial.

Sea cual sea la imagen del futuro que arme nuestra mente, el reto para Panamá, y el resto de Latinoamérica será desarrollar una economía adaptada a esa nueva realidad. La pregunta central es: ¿De dónde saldrán los trabajos del futuro?

Necesitaremos muchos trabajos pues en América Latina y el Caribe tenemos 107 millones de jóvenes entre los 15 y los 24 años. En Panamá, según la Encuesta de Propósitos Múltiples de 2015, 17% de los habitantes del país son jóvenes en esas edades.

Se estima que diez millones de personas se suman cada año al mercado laboral en Latinoamérica y el Caribe. En Panamá, lo hacen anualmente alrededor de 40 mil. Sin embargo, no todos encuentran empleo. Las proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo indican que Latinoamérica y El Caribe es la región con mayor aumento de la tasa de desempleo juvenil del mundo, con un 17% para este año.

Entonces, ¿de dónde vamos a sacar las oportunidades laborales que los jóvenes necesitarán?

Que tal si les digo que los trabajos del futuro dependerán más de talentos como el de Erika Ender, coautora de Despacito, canción con récord de número 1 en Billboard. Que tal si les cuento que los artistas del taller de ideas Pocotonas, quienes diseñaron el afiche para el próximo Panamá Jazz Festival, tendrán más chance en el futuro que alguien con un oficio en la manufactura o la agricultura.

Para afrontar las grandes transformaciones y utilizar los recursos del país, tendremos que ser mucho más creativos. La buena noticia es que la creatividad corre por las venas de Latinoamérica.

Según un estudio que será publicado a finales de año por la fundación británica de innovación Nesta, los trabajos del futuro tendrán un motor: La creatividad.

No hay duda de que se avecina el boom de los robots, pero según este reporte, los trabajos con el menor riesgo de ser automatizados son aquellos basados en la creatividad. La clave está en aquellos trabajos que requieren de improvisación, interacción y que son técnicamente complejos.

Por otra parte, el Foro Económico Mundial publicó recientemente su reporte sobre el futuro del trabajo. En él, se destaca que las habilidades que serán decisivas también han cambiado y la creatividad será una de las tres habilidades laborales más importantes para 2020.

Es por ello que en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) trabajamos en la promoción de lo que llamamos ‘la Economía Naranja’, es decir, las actividades económicas en la intersección entre la cultura, la tecnología y el comercio. Hablamos de bienes y servicios como el cine, las artes escénicas, la música, el diseño, la animación y los videojuegos. La ‘economía naranja’ no solo genera empleos, sino que también promueve innovación.

A nivel mundial, la economía naranja genera hoy 29,5 millones de empleos, superando a la industria automotriz. En América Latina y el Caribe, las industrias culturales y creativas crearon 1,9 millones de empleos en 2015.

En Panamá, de acuerdo con un reporte publicado por el BID este año, las industrias culturales y creativas representan el 3,1% del PIB en Panamá. Es decir, la economía naranja es más grande que los sectores de pesca, silvicultura (cultivo de bosques), agua y saneamiento, minería y servicios de salud juntos.

Además, los frutos de la creatividad panameña se notan en otros campos. El espíritu creativo también mueve las innovaciones en implantes de titanio del bioingeniero panameño Rolando Gittens, considerado por MIT Technology Review como uno de los innovadores menores de 35 años en Latinoamérica.

Si aprovechamos y estimulamos la economía creativa, esta podría ser el centro de la generación de nuevos trabajos para el Panamá de 2027.

La buena noticia es que la creatividad es un recurso abundante que podemos y debemos fomentar; un recurso económico que no se devalúa ni sufre escasez. La creatividad puede ser nuestra materia prima del siglo XXI.

Fuente: Mdzol

Este es el Factor X que buscan los Caza talentos. ¿Lo tienes?

Para nadie es un secreto que el mercado globalizado, la tecnología y el entorno digital, la necesidad de innovar de forma constante y la incorporación de las nuevas generaciones, entre ellas los milennials, han reinventado la manera de trabajar y de relacionarse en el contexto laboral. Para dar respuesta a este nuevo entorno, las compañías buscan en sus directivos nuevas competencias que les permitan gestionar de forma más ágil y liderar equipos o proyectos de forma transversal y allí es donde surge la figura del headhunter o caza talentos, el cual ayuda a las empresas a encontrar estos nuevos directivos y los acompaña en sus procesos de incorporación.
Los headhunter, o caza talentos, se encuentran en constante búsqueda de perfiles ejecutivos para reclutarlos a las grandes empresas. Son los encargados de presentar oportunidades extraordinarias para los altos cargos gerenciales. Muchos profesionales intentan ser “descubiertos” por estos expertos en reclutamiento con la convicción de que los llevarán a ser parte de las mejores empresas.
Para los headhunters quienes ocupan un cargo ejecutivo deben ser trasgresores y audaces. Aquí te diremos las cinco cualidades que buscan y qué puedes hacer para poder conseguir el trabajo de tus sueños.

  • Mentalidad abierta y capacidad de innovación: en la actualidad los cambios se suceden a una gran velocidad en todos los ámbitos. Por eso, los candidatos mejor valorados serán aquellos que cuenten con una mentalidad abierta y adaptable a las diferentes casuísticas y escenarios. Además, deben ser profesionales capaces de desarrollar la creatividad para encontrar soluciones de forma rápida y para cubrir necesidades de una manera ingeniosa con lo que tienen a su alcance.
  • Inteligencia emocional y actitud colaborativa: Un mercado laboral en constante transformación también requiere candidatos con una gran inteligencia emocional que, además, cuenten entre sus habilidades con la de sumar. Los perfiles estrella solitarios son cada vez menos frecuentes y la capacidad de trabajo en equipo se valora por encima de todo.
  • Capacidad de síntesis y buena comunicación: Otra de las características que protagoniza la esfera laboral actual es la cantidad de información que se genera. Por eso, un buen profesional debe ser capaz de sintetizar y unificar criterios para ordenar, distribuir y repartir la información que se recibe. Expresarse bien, tanto a nivel oral como escrito es una de las capacidades básicas que demanda el mercado.
  • Liderazgo de equipos y toma de decisiones: Liderar equipos es una tarea compleja puesto que requiere la activación de muchas otras habilidades a nivel relacional y empático. Sin embargo,
    no por ello es menos importante a ojos de un ‘headhunter’. La seguridad en sí mismo y la capacidad de decisión ayuda a la gestión de los equipos.
  • Adaptación a la transformación digital: La digitalización impregna todos los procesos actuales ya que el fácil acceso a la tecnología ha cambiado al consumidor y ha comportado que las compañías deban actualizar sus procesos para dar respuesta a las necesidades de un cliente siempre conectado. En este contexto, directivos y profesionales deben ser capaces de liderar este cambio. Los nativos digitales tienen una gran ventaja en este sentido, pero nada impide que el resto de generaciones puedan ponerse al día.

Cómo deberían tomar vacaciones los emprendedores

Las vacaciones no son un capricho, son una necesidad. Esto es así tanto para un empleado en un negocio como para un emprendedor que posee el suyo propio. La rutina cotidiana, los ritmos frenéticos y las elevadas exigencias de un mercado competitivo y en constante cambio hacen que nos desgastemos a nivel físico pero, sobre todo, mental. Lamentablemente, para muchos emprendedores descansar en verano – o en cualquier otra época del año- por un periodo que supere la semana o las dos semanas, se antoja algo imposible. Y no debería serlo, porque de un buen descanso depende tu rendimiento y, en consecuencia, de lo bien o mal que le vaya a tu startup. Veamos cómo deberías tomarte tus merecidas vacaciones.

Déjalo todo atado y bien atado

Para un emprendedor, preparar unas vacaciones no es solo decidir el destino y lo que haremos cuando lleguemos a él. Es necesario planificar con antelación nuestra ausencia y esto se traduce en dejar proyectos lo más cerrados posible, en avisar a clientes y proveedores y en asegurarte de que todo el mundo entiende que no estarás durante un tiempo.

En este sentido, delegar es fundamental para que te puedas ir tranquilo. Si no lo has hecho ya, deberías comenzar a delegar un buen puñado de tareas en tus compañeros más próximos. Esto es algo que necesitas para ser productivo y no quemarte con tu día a día, pero también algo imprescindible si quieres poder irte de vacaciones.

Una vez que todo el mundo está avisado y sabe qué dejas y qué no dejas terminado, es el momento de establecer una regla básica: qué es y qué no es una emergencia por la que te puedan avisar. Tus vacaciones deberían ser sagradas y una llamada de la oficina puede echar por tierra tu descanso, así que asegúrate de que solamente te llaman si algo verdaderamente grave – o estupendo- ha pasado.

El motivo de ser tan estricto con esto tiene que ver con la necesidad de desconectar totalmente de tu rutina diaria. Ni que decir tiene que no deberías mirar el correo o cualquier otra información relacionada con tu startup, pero es que además, lo más aconsejable es que dejes el teléfono móvil lo más alejado posible. Evita repetir cualquier tarea que te recuerde a un día normal en la oficina. Solo así conseguirás desconectar de verdad.

Ese tiempo de descanso te vendrá muy bien para ir recuperando energías, ilusión e ideas frescas. Porque al final un emprendedor vale tanto como sus ideas y tras un año de agotador trabajo, es normal tener poca capacidad creativa.

La vuelta al trabajo

Con el fin de evitar el ‘shock’ que supone pasar de las vacaciones a la rutina habitual, es interesante que vayas preparando cuerpo y mente para la vuelta al trabajo. Así, durante los últimos días de tus vacaciones procura ir recuperando horarios y rutinas. Dedica también algo de tiempo a pensar qué quieres hacer mejor o diferente a partir de ahora. Igual durante tus primeros días de vacaciones no pudiste desconectar pero sí tuviste alguna buena idea. Recupérala ahora.

También es muy importante que vuelvas poco a poco. Imagina que llevas sin salir a correr tres semanas y, de repente, te pones a competir en una maratón. ¿Cuál será el resultado? Pues a nivel empresarial y con tu rendimiento intelectual puede pasar lo mismo.

¿Cuánto tiempo me puedo ir?

Es una de las grandes preguntas que suelen compartir los emprendedores. No hay un tiempo estipulado para las vacaciones perfectas. Algunos pueden tener suficiente con una semana mientras que otros necesitan tres semanas para descansar de verdad. Desde luego, no siempre es posible ausentarse tanto tiempo de una startup, pero ahí entra en juego tu necesidad de desconectar y tu disponibilidad para hacerlo.

Sea como sea, asegúrate de tomarte unas merecidas vacaciones durante el verano. Tu startup te lo agradecerá.

Fuente: Face Entrepreneurship

¿Por qué ‘compra uno, dona uno’, no cambia al mundo?

Muchos queremos cambiar el mundo, o por lo menos contribuir en algo a que esto suceda. Pero… ¿qué tanto la forma en la que decidimos ayudar realmente cambia una realidad?

Teniendo esta preguntando dándome vueltas en la cabeza me topé con un artículo muy interesante titulado, “El modelo <comprar uno, dona uno> puede hacerte sentir bien, pero no hace del mundo un lugar mejor“, de las autoras Cinnamon Janzer and Lauren Weinstein. En él aseguran que muchas empresas usan este modelo para generar participación, pero no para crear realmente un impacto positivo global.

¿Por qué?

  • Se ofrece un producto asistencialista el cual, en la mayoría de los casos, no hace parte de un programa integral diseñado especialmente para hacer frente a una problemática social.
  • Es una transacción de una sola vía que no se centra ni en los resultados ni en incrementar la autosuficiencia y el acceso real a recursos.
  • No se involucra a la comunidad que recibe el producto, ni se estudia cuál(es) pueden ser las causas de sus problemas para dar una respuesta más satisfactoria, sino que se trabaja en los ‘síntomas’ que problemas mucho más complejos producen.
  • El modelo es una tendencia (moda pasajera) no un movimiento (grupo de personas trabajando unidas para alcanzar una idea en conjunto).
  • Se estimula una dependencia por parte de la comunidad y no un empoderamiento de la misma, en otras palabras, a largo plazo no cambia una realidad.

Si bien, es mucho mejor contribuir con algo que nada en lo absoluto, como bien se menciona en el artículo, el problema no es comprar productos con causa sino no saber reconocer la diferencia entre el consumo con causa y ayudar activamente a forjar un cambio social.

En otras palabras, es importante que a la hora de ayudar seamos conscientes de qué tanto estamos o no ayudando. No es lo mismo empoderar a mujeres cabeza de familia para que generen sus propios ingresos que regalarles un par de zapatos. Por ahora y como afirma el artículo, el beneficio principal de este modelo es aumentar el ego del consumidor.

¿Qué podríamos estar perdiendo?

Las comunidad; autonomía, las organizaciones que trabajan en programas más integrales; visibilidad, y los consumidores; la oportunidad real de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.

Teniendo en cuenta este punto de vista expuesto en el artículo podríamos pensar que el compromiso por parte de las empresas debería ser mayor, incluyendo además de estas donaciones, programas más integrales y dirigidos a generar cambios sustanciales y sostenibles, en lugar de una acción aislada. Por otra parte los individuos interesados en contribuir, deberían involucrarse aún más en su comunidad, no solo eligiendo marcas que promuevan este tipo de modelos, sino también definiéndose así mismos como ciudadanos activos a través del voluntariado o donaciones constantes a organizaciones sociales que trabajen en programas integrales. Quizás así podríamos estar en camino a la construcción de un mundo mejor.

¿Crees que este tipo de modelo ayuda a limpiar nuestra conciencia como consumidores o crees que es una buena forma de utilizar el capitalismo para ayudar? 

Interesante reflexión que vale la pena empezar…

Fuente: Blog Idealistas

¿Cómo generar un clima de confianza en equipos de trabajo?

Para garantizar el correcto desempeño laboral de un equipo de trabajo, el clima de confianza es clave. Es fundamental que el líder tenga crédito entre sus colaboradores a fin de fomentar la cohesión.
Aunque las habilidades, los conocimientos sobre un determinado sector y la experiencia son elementos indispensables, hay otros aspectos clave con los que debe contar el líder de un equipo de trabajo a fin de ganarse la confianza de sus colaboradores.
En ese sentido, cabe indicar que el liderazgo no puede ser ejercido adecuadamente si el profesional no tiene crédito entre sus empleados. El clima de confianza no solo contribuye a la cohesión, también garantiza la productividad de un equipo.
En base a la investigación efectuada por Transearch Chile, según recoge diario La Tercera, las cualidades que llevan a generar un clima de confianza son:

Sinceridad

Los ejecutivos deben actuar siempre mostrando seguridad, siendo transparentes cuando deben dirigir a sus equipos y al momento de tomar decisiones estratégicas.

Integridad

Los ejecutivos deben ser consistentes entre su discurso y sus acciones.

Competencia y capacidad

Para ser un líder confiable es fundamental ser responsable, competente en el cumplimiento de metas y actuar con decisión.

Comunicación

Es fundamental mantener informado al equipo de trabajo sobre los cambios y acontecimientos dentro de la empresa. Esta comunicación debe ser efectiva, clara y precisa, para evitar los rumores de pasillo.

Ambiente de colaboración

Si bien la confianza es un requisito clave para liderar, es algo que puede entrenarse, lo cual implica atravesar un aprendizaje complejo, tener capacidad de autocrítica, ser responsable y consecuente con las acciones y juicios que se emiten. Sin confianza no se puede llevar a cabo un buen trabajo en equipo.
Por ello, los atributos anteriormente señalados son altamente apreciados por los colaboradores. Proceder en esa línea tiene que ver con la convicción de que los buenos resultados solo se logran en conjunto.
Dentro de un clima de confianza, los trabajadores pueden encontrar espacios para aportar ideas desde su experiencia y potencial. Todo ello propicia un ambiente de colaboración.