¿Auge o caída? Proyecciones para el Bitcoin en 2018

Al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Básicamente una criptomoneda es un medio digital de intercambio que tuvo sus inicios hace casi 20 años, allá por 1998, cuando el empresario Wei Dai sugirió la creación de un nuevo tipo de dinero descentralizado, de tal forma que los bancos y los gobiernos de los países no pudieran intervenir en su operación.

Años más tarde, Satoshi Nakamoto, inspirado en la ideología de Wei Dai, se dio a la tarea de crear lo que hoy conocemos como bitcoin. A la fecha, nadie sabe si es una o varias personas, ni su rostro, sexo o edad.

Su teoría recae en la idea de que en el juego del dinero, no todos los participantes son honestos y se aprovechan de su posición en el sistema financiero para obtener grandes ganancias por manejar el dinero de las personas.

Su solución fue crear un sistema virtual con nuevas monedas y nuevas reglas, en el que no habría intermediarios y las personas pudieran tener control directo sobre su dinero.

La idea del bitcoin se lanzó apenas semanas después de la quiebra de Lehman Brothers, cuando casi todo el sistema estuvo a punto de colapsar. En ese momento se hicieron notorias las fallas del dinero fiduciario y la gente deseaba otra alternativa.

La primera criptomoneda que se creó fue el bitcoin, lanzado oficialmente el 3 de enero de 2009, la cual es una moneda encriptada y codificada.

Su oferta está basada en la compraventa, en el crecimiento de los usuarios antiguos, los nuevos y las transacciones que se hacen diariamente.

El origen del bitcoin

Cuando Nakamoto creó el bitcoin también creó lo que conocemos como blockchain o cadena de bloques: un libro contable que hace que bitcoin sea público.

Este sistema le dio el poder a cada individuo de crear su propio banco, sin pedirle a nadie autorización para usarlo.

Su fórmula de cadena de bloques fue tan revolucionaria que de inmediato atrajo la atención de los dinosaurios económicos de Wall Street y de los principales bancos del mundo.

Una transacción en bitcoins tarda menos de un segundo para que se vea reflejada en su “wallet”. Sin embargo, a pesar de que se vea reflejada, aún no está verificada y los fondos no están disponibles para su uso.

La transacción es verificada por los mineros, robots que, a través de fuerzas matemáticas y de cálculo:

  • Verifican y encriptan la operación y;
  • Comprueban que realmente se hayan enviado bitcoins.

Al sumar varias operaciones se forma un bloque, el cual será integrado a la cadena de bloques, un sistema prácticamente irrompible.

Ecosistema creciente

Desde la creación de la primera criptomoneda y hasta la fecha han surgido alrededor de 900 distintas monedas virtuales, con diferentes protocolos y características.

La de mayor relevancia y confiabilidad continúa siendo el bitcoin.

Un principio fundamental de su protocolo es que solo puede llegar a una cantidad máxima de 21 millones de monedas.

Actualmente ya circulan alrededor de 16 millones.

El valor del mercado pasó de US$ 12 billones (US$ 12.000 millones en términos castizos) que tenía hace aproximadamente un año, a más de US$ 100 billones (US$ 100.000 millones) hasta julio pasado: un incremento cercano al 870%.

Para darnos una idea de cómo se mueve este mercado, se podría decir que el bitcoin duplicó su valor en agosto pasado: de US$ 2.000 a US$ 4.000 en unas cuantas semanas.

Aceptación creciente

Esto ha ido cambiando poco a poco; al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Esta nueva forma de intercambio fue muy bien recibida por los millennials: su mayor atractivo radicaba en que las operaciones y el monitoreo se puede realizar vía internet, incluso pueden realizar acciones desde sus dispositivos móviles.

Pero desde 2013, tras una serie de escándalos y ante la volatilidad de las criptomonedas, los bancos y gobiernos están diseñando ya una estrategia para participar.

Y es que los números sin duda son alentadores. A principios de este mes, el bitcoin se posicionó por encima de los US$ 7.000 por primera vez en su historia, tras septuplicar su valor desde que comenzó el año.

El bitcoin ha generado enormes ganancias en lo que va del año y ha duplicado su valor en las últimas siete semanas.

La semana pasada alcanzó un máximo de US$ 7.066,44 en la bolsa de Bitstamp de Luxemburgo.

Proceso de adopción

En México aún existen muy pocos establecimientos de compraventa y empresas que acepten bitcoins como forma de pago.

Sin embargo es cuestión de tiempo para que esto cambie.

En Estados Unidos cada día son más. Incluso existen organizaciones que pagan parte de su nómina en esta modalidad.

Los analistas han pronosticado que el bitcoin podría llegar hasta US$ 7.500 en 2018.

Hace unos años el bitcoin era una conversación de pasillo, hoy es una opción financiera sobre la que no podemos quedar fuera.

Fuente: CIOAL

La tecnología ‘blockchain’ permitirá a las pymes ser más competitivas

Si Internet supuso, en su día, una revolución en los pilares de nuestro día a día, parece que la tecnología blockchain -o cadena de bloques- será la siguiente revolución digital. El blockchain se basa en un registro de transacciones verificable, imborrable e inmutable, de acceso abierto y basado en un modelo descentralizado. De hecho, según apunta Alfonso Dopico, consultor sénior de GFI España, “la idea es la creación de una red global que no pueda ser hackeada“.

Es precisamente esta característica la que aporta un especial valor a sus usuarios. Así, para Dopico, “tiene interesantes aplicaciones prácticas en cadenas de suministros, transacciones financieras o gestión de activos, entre otros”. Unas ventajas de las que se pueden beneficiar, y mucho, las pequeñas y medianas empresas -todavía lejanas a esta tecnología, por lo que habría que esperar todavía a la consolidación de esta realidad-. Aún así, Alex Preukschat, autor de LibroBlockchain.com, explica que esta tecnología permitirá a las pymes “competir con las grandes organizaciones”.

La misma idea lanza Alex Puig, responsable de la vertical de Criptodivisas de la Asociación Española de Fintech e Insurtech, quien señala que el blockchain “abre una puerta a modelos de negocio hasta ahora reservados para los grandes capitales”, y añade que “se podrá dotar a la pyme de las mismas herramientas que, a día de hoy, tienen las grandes empresas y podrán compartir y colaborar con el desarrollo de las mismas. Esto llevará a procesos más ágiles, seguros y eficientes en compras, logística, financiación, etc.”.

Otro de los aspectos diferenciadores de este instrumento es la garantía que aporta frente a ataques online. Y es que, como asegura Preukschat, “es más difícil que la información descentralizada sea atractiva económicamente para robarla”. Además, Puig señala que “la descentralización conlleva, de por sí, herramientas más seguras que las pymes podrán utilizar. Se trata de un nuevo Internet con canales más seguros y evitando puntos centrales de fallos, para que el empresario se preocupe por su negocio, no por la ciberseguridad”.

Sin embargo, no hay que olvidar que “no hay ningún sistema perfecto y el blockchain no es solución para todos los ataques”, como cuenta Salvador Casquero Algarra, experto en banca digital, innovación financiera y tecnología financiera del IEB y fundador de 2gether Bank.

Una vez que se tienen claras estas cuestiones, Dopico recomienda “valorar las distintas plataformas existentes en el mercado, realizar un análisis de viabilidad y estudiar cómo se realizará la integración de los distintos sistemas blockchain”.

Barreras de entrada

Todavía son pocas las pymes que hacen uso del blockchain, y es que como apunta Puig las barreras de entrada “son aún altas”. Entre los motivos se encuentra, sobre todo, el desconocimiento. “No es una tecnología complicada, simplemente es muy nueva, ha habido poco conocimiento y por pura oferta-demanda los expertos estaban muy cotizados”, explica Casquero, quien añade que “la necesidad de recursos económicos no debería ser un problema, ya que es una tecnología open-source, abierta a todos”.

En definitiva, la apuesta por la innovación y las tecnologías digitales será el punto clave para que las empresas -pequeñas y grandes- puedan seguir desarrollándose y creciendo en esta época de cambios y fugacidad.

Fuente: El Economista

Las 15 cosas que debes evitar al hacer un pitch

Estamos seguros que ya has leído una serie de consejos sobre lo que debes hacer a la hora de presentar tu pitch. Pero, ¿has leído sobre los errores más frecuentes? A continuación te dejamos con la lista de los 15 errores capitales según lo expuesto por el Gerente de Negocios de Wayra Chile, Claudio Barahona.

A continuación, los grandes errores a evitar al hacer un pitch.

  1. No tener un objetivo: Lo primero que tienes que hacer es identificar qué quieres. ¿Quieres levantar capital? ¿Quieres salir en algún programa de televisón? ¿Quieres convencer a un socio? Una vez que tengas esto claro, podrás armar un pitch que te ayude a cumplir tu objetivo.
  2. No contar una historia: Tu pitch debe ser igual que una buena historia. Tiene que tener una introducción cautivante, un climax que retenga y un desenlace emocionante.
  3. Hablar en un lenguaje poco claro: Las frases complejas llenas de conceptos abstractos no te hacen ver más inteligente, sólo confunden a las personas que te están escuchando. Lo único que logras es que ellos pierdan el interés en tu presentación.
  4. Ser demasiado técnico: Nos alegra saber que te encanta lo que haces y que tienes claro cómo funcionan las cosas. Lo que no nos gusta es escucharte hablar de los detalles más técnicos, cuando de verdad no los entendemos ni son el foco de la presentación.
  5. No hablar del negocio: Céntrate en lo que de verdad importa, el negocio. Demuéstrale al inversionista que vale la pena “poner plata” en tu negocio.
  6. No hablar de la competencia: Investiga el mercado, es muy poco probable que tu idea no exista en el mundo. Además, un inversionista se demorará menos de 4 minutos en encontrar si realmente tienes o no competencia y será muy mal visto si no la mencionas.
  7. Rellenar: Céntrate en lo importante. Cuando rellenas y tratas de “pintar” todo color de rosas se nota y no es atractivo.
  8. No respetar la regla 10/20/30: Prepara un máximo de 10 slides. Presenta en 20 minutos. Letra tamaño 30 (como mínimo). Nada más que decir.
  9. “Muerte por PowerPoint”: O aquel slide que tiene más texto que espacios en blanco. No deberías escribir TODO lo que vas a decir. La presentación la haces tú, no el PPT.
  10. El gráfico de la muerte: es muy probable que tengas incluso menos de 20 minutos para presentar, ¿de verdad vas a desaprovechar tiempo necesario en explicar un gráfico? Manten las cosas simples.
  11. No practicar: ¿Recuerdas cuando tenías que recitar un poema en enseñanza básica? Esto es lo mismo. Practica hasta que que recuerdes hasta la última coma. Lo más importante es que te sientas cómodo presentando y sólo lo vas a lograr si tienes claro lo que vas a decir. (Tip: Arma un guión y define el tiempo que te demoraras en explicar cada slide.)
  12. No estar listo para lo que sea: Puede que el pasa slide esté malo, o que se haya echado a perder el VGA. No importa lo que pase, tienes que estar preparado. No te decimos que tienes que andar con un bolso al estilo Mary Poppins, pero nunca está mal llevar repuestos, o saber ingeniártelas.
  13. No practicar el Q&A: Es poco probable que te topes con una pregunta que nunca te han hecho luego de terminar tu pitch, po eso practica las respuestas, para que sean completas y simples.
  14. No mostrar la oportunidad de negocio: No importará lo genial que sea tu idea, si no eres capaz de explicarle al inversionista cuál es el mercado y la posibilidad de que esto sea un éxito.
  15. Las mentiras del emprendedor: ¿Cuántas veces te has escuchado diciendo…?
    • “Un producto bueno se vende solo”.
    • “Apúrate, porque estamos cerrando la ronda de inversión”.
    • “Nadie está haciendo lo que nosotros hacemos”.
    • “La multinacional X con la que competimos es muy grande y lenta. Nosotros somos mejor”.

    Si dijiste algo así y tienes claro que no es cierto, adivina, el inversionista también lo sabe.

Como último consejo, te recomendamos que incluyas un slide que presente a los miembros de tu equipo. Recuerda que un gran proyecto lo hacen las personas que trabajan en él.

Fuente: Fayerwayer

5 maneras en que la nube ayuda al crecimiento de las Pymes

Todo lo que escuchamos hoy tiene relación con los innumerables beneficios que trae consigo trabajar desde la nube. Y si bien es una tendencia tecnológica, no es exclusiva para grandes organizaciones. Las empresas pequeñas tienen quizás mejores opciones para sacar un mayor provecho de las implementaciones en la nube, pero para lograr el éxito deben tomar las medidas correspondientes hoy.

Según un estudio de Deloitte, las Pymes que utilizan un mayor número de servicios en la nube crecen 26% más rápido que aquellas que no usan herramientas en la nube y son aproximadamente 21 % más rentable en promedio.

En general, las pequeñas y medianas empresas trabajan con presupuestos menores y menos mano de obra que las grandes compañías, por lo que ahorrar tiempo y dinero es crítico para lograr el éxito. Optar por tecnología en la nube es una garantía de ahorro en tiempo y dinero. No hay que preocuparse por mantener los sistemas, las soluciones o el hardware, solo hay que seleccionar al proveedor correcto que se ocupará de todo.

Para lograr una mayor agilidad en los negocios y estar más preparados para el crecimiento, las Pymes deben adoptar una serie de importantes medidas. Una de ellas es pagar a medida que se gasta, por lo que la implementación en la nube al requerir un gasto mínimo inicial en hardware y software, es una buena solución. Además se paga solo la capacidad que se usa, lo que elimina la necesidad de cubrir los costos caros de almacenamiento y gestión de datos en servidor propio. Todo esto permite destinar menos recursos en infraestructura tecnológica, para invertir en el crecimiento de la empresa.

Una segunda medida es hacer más funcional al equipo de TI, para que no pase el día entero actualizando servidores, reemplazando hardware y gestionando updates del software, pudiendo dedicar tiempo a tareas que faciliten el crecimiento. En este escenario, el proveedor de la nube se convierte en el socio de TI.

Junto con lo anterior, la economía en escala es un factor primordial para las Pymes. La tecnología en la nube permite que múltiples usuarios accedan a los recursos de forma simultánea, optimizando la productividad individual para lograr más, con menos recursos.

Por otro lado está la movilidad. Los avances tecnológicos que trae el “cloud computing” serán probablemente el mayor impacto para las Pymes, ya que les permite tomar decisiones críticas en tiempo real, basándose en datos del momento.

Y por último, las Pymes requieren un software fácil de usar, lo que obtienen al migrar a la nube, ya que en ella tendrán que gestionar menos upgrades. Esto permitirá que la empresa se focalice en lo más importante: lograr un mayor crecimiento.

Los beneficios en cuanto a flexibilidad, escalabilidad, y agilidad inherentes en las soluciones basadas en la nube no pueden negarse, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, es hora de pasarse a la nube.

Fuente: Jcmagazine

17 habilidades que buscan los empleadores

La experiencia ya no es lo único que importa. Hoy en día los empleadores se interesan en lo que se conoce como las “habilidades blandas”, personas con la capacidad para resolver problemas o la creatividad para hacerlo

Sabemos que los jóvenes tienen poca o nula experiencia laboral por razones obvias. Pero también deben saber que existen cualidades en una persona que son vitales para conseguir un trabajo. Aprender esta serie de habilidades, como la dedicación al trabajo, las ganas de aprender o el entusiasmo son de las cualidades más importantes que buscan los reclutadores.

A continuación te mostraremos 17 atributos muy valorados por los empleadores:

1. Flexibilidad/adaptabilidad

Poder adaptarse a los cambios rápidamente, ser multitarea y saber trabajar en equipo son aptitudes sustanciales para los reclutadores. Siempre es positivo que una persona sepa adaptarse a diferentes situaciones o puestos de trabajo, esto lo puedes reflejar en tu curriculum, por ejemplo, poniendo concimientos de idiomas, que viviste en el extranjero, o situaciones en las que tuviste que organizar diversos compromisos.

2. Habilidades comunicativas

Hoy en día se buscan personas capaces de escuchar, observar, comprender y relacionar ideas con eficacia para ser capaces de diseñar estrategias para el trabajo en equipo. Personas con grandes habilidades comunicativas. Esto se debe mostar con un curriculum claro, conciso. Incluí cualquier experiencia en la que hayas tenido que hablar en público o haber redactado proyectos. Es sumamente positivo que sepas comunicarte por escrito y verbalmente.

3. Capacidad para resolver problemas

La capacidad de liderazgo te será útil tanto en el trabajo como en la vida en general. Es necesario que sepas evaluar y resolver situaciones decidir cuál es la más apropiada. Las personas líderes comprenden las metas y objetivos de la compañía, por lo que saben cómo motivar e inspirar a sus compañeros, a su vez, la capacidad para resolver problemas reconoce las consecuencias a largo plazo y asume su responsabilidad personal sobre ellas. No tenés que tener un gran puesto, como ser un gerente para mostrar habilidades de líder, los nuevos empleados o las personas con pocas responsabilidades también pueden tener habilidades para mejorar un producto o un proceso.

4. Creatividad

La creatividad soluciona problemas. Innovar, intuir, imaginar, los empleadores reclutan personas con ideas frescas, nuevas, que les ayuden a expandir sus negocios.

5. Relaciones interpersonales

Tu objetivo es convencer a los empleadores que eres lo que ellos necesitan: eres confiable, dedicado y trabajador. Considera las habilidades interpersonales que ellos valorarán para el puesto de trabajo en el que te estas postulando; y si quieres, hacer una lista.

6. Trabajo en equipo

Esto significa operar sin problemas y eficientemente en un grupo. Es un aspecto importante para muchas empresas, así que saber llevarse bien con el resto del equipo y aceptar sugerencias y opiniones son factores determinantes para obtener el puesto de trabajo. Trabajar en equipo requiere liderazgo, habilidades para la toma de decisiones, capacidad de seguir instrucciones y desempeñar bien tu papel en el equipo. Si practicaste deporte o hiciste trabajos de voluntariado son buenos ejemplos para demostrar lo bueno que eres para trabajar en equipo.

7. Actitud positiva

Es una aptitud muy valorada por los reclutadores. No todos tienen una actitud positiva frente a los objetivos de la empresa y los desafíos que se puedan presentar. Hoy en día se requiere a las personas que sean entusiastas, flexibles y positivas. Por ejemplo, evita críticas de tu trabajo anterior, enfócate en lo bueno de tu ex trabajo y en las buenas experiencias que tuviste.

8. Dedicación

La dedicación frente a las tareas propuestas es básico. Recuerda llegar en hora y comprometerte en todas tus tareas.

9. Confianza

Para muchas empresas este es el principal atributo: la confianza en sí mismo, estar seguro de tus capacidades y conocimientos.

10. Honestidad e integridad

Hacer lo correcto incluso cuando otros no lo hacen. Los reclutadores buscan candidatos que sean honestos.

11. Iniciativa

Además de hacer bien tu trabajo lo debes hacer de manera independiente y también tener que tomar la iniciativa a la hora de resolver las diferentes situaciones que se presentan.

12. Deseos de aprender

Las ganas de aprender siempre ayudan a ascender más rápido dentro de una empresa.

13. Resultados, cifras y reconocimientos

Ya no vale tanto como antes las experiencias y responsabilidades pasadas. Quieren saber que has logrado en el presente: en tu curriculum usa palabras que terminen en “é”: “desarrollé”, “inicié”, “aumenté”. Por otro lado, tienes que estar preparado para hablar con ellos, evita las afirmaciones vagas. Di números, cifras concretas, y si los tienes, háblales de tus premios o reconocimientos, demuestra confianza y seguridad en lo que dices.

14. Blogs o Página Web

Este tipo de cosas te posicionan como un experto en el tema. Asegúrate de que el sitio web sea profesional, que hable de temas que tus empleadores les interese.

15. Sentido de pertenencia

Hazles saber que pretendes estar en la compañía por muchos años.

16. Potencial de Crecimiento

Demuestra tus ganas por ir más allá de lo que ellos buscan, de sus expectativas, más allá de lo que escribiste en tu curriculum. Resalta situaciones en las que hayas tenido que salir de tu área. Si logras comunicar esto, vas a encontrar personas dispuestas a fomentar tu éxito.

17. Hobbies

Este es uno de los cambios más radicales en los empleadores. Hoy en día les interesa –y es bastante lógico- saber qué haces en tu tiempo libre. Cuando les cuentes, demuestra dedicación, pasión y compromiso con lo que haces.

Fuente: Universia

Las 5 cualidades que llamarán la atención de un headhunter

Según la Encuesta de la Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año, el paro en España ha descendido por debajo de los cuatro millones de personas por primera vez desde el año 2008. Una cifra que se traduce en una mayor rotación de perfiles y en una demanda creciente por parte de las compañías de profesionales con competencias diversas y un gran talento.

Este mayor movimiento impacta también en el ámbito directivo. El mercado globalizado, la tecnología y el entorno digital, la necesidad de innovar de forma constante y la incorporación de las nuevas generaciones, entre ellas los milennials, han reinventado la manera de trabajar y de relacionarse en el contexto laboral. “Para dar respuesta a este nuevo entorno, las compañías buscan en sus directivos nuevas competencias que les permitan gestionar de forma más ágil y liderar equipos o proyectos de forma transversal”, comenta Consuelo Castilla, Presidenta de AdQualis Human Results. “La figura del headhunter ayuda a las empresas a encontrar estos nuevos directivos y los acompaña en sus procesos de incorporación”, continúa la directiva.

Para AdQualis, las cinco cualidades que llamarán la atención de un headhunterson:

1. Mentalidad abierta y capacidad de innovación: en la actualidad los cambios se suceden a una gran velocidad en todos los ámbitos. Por eso, los candidatos mejor valorados serán aquellos que cuenten con una mentalidad abierta y adaptable a las diferentes casuísticas y escenarios. Además, deben ser profesionales capaces de desarrollar la creatividad para encontrar soluciones de forma rápida y para cubrir necesidades de una manera ingeniosa con lo que tienen a su alcance.

2. Inteligencia emocional y actitud colaborativa: Un mercado laboral en constante transformación también requiere candidatos con una gran inteligencia emocional que, además, cuenten entre sus habilidades con la de sumar. Los perfiles estrella solitarios son cada vez menos frecuentes y la capacidad de trabajo en equipo se valora por encima de todo.

3. Capacidad de síntesis y buena comunicación: Otra de las características que protagoniza la esfera laboral actual es la cantidad de información que se genera. Por eso, un buen profesional debe ser capaz de sintetizar y unificar criterios para ordenar, distribuir y repartir la información que se recibe. Expresarse bien, tanto a nivel oral como escrito es una de las capacidades básicas que demanda el mercado.

4. Liderazgo de equipos y toma de decisiones: Liderar equipos es una tarea compleja puesto que requiere la activación de muchas otras habilidades a nivel relacional y empático. Sin embargo, no por ello es menos importante a ojos de un ‘headhunter’. La seguridad en sí mismo y la capacidad de decisión ayuda a la gestión de los equipos.

5. Adaptación a la transformación digital: La digitalización impregna todos los procesos actuales ya que el fácil acceso a la tecnología ha cambiado al consumidor y ha comportado que las compañías deban actualizar sus procesos para dar respuesta a las necesidades de un cliente siempre conectado. En este contexto, directivos y profesionales deben ser capaces de liderar este cambio. Los nativos digitales tienen una gran ventaja en este sentido, pero nada impide que el resto de generaciones puedan ponerse al día.

Fuente: PuroMarketing

Generación “X”

También conocida como la 13 ª generación, o como el bebé Busters Se le llama generación X a los nacidos entre 1971 y 1985. Esta generación en su juventud fue testigo de grandes cambios como la caída de grandes paradigmas: la caída del Muro de Berlín, la implosión del comunismo, la explosión del Challenger, los despidos masivos de los `80, las privatizaciones de los 90′ entre otros. Sigue leyendo