Once aplicaciones que todo ejecutivo debería tener

¿Cuáles de estas aplicaciones conoces? ¡No dejes de usarlas!

Uber

La aplicación permite a los usuarios tener acceso a un carro de lujo por un trayecto. De esta forma le permitirá agilizar sus desplazamientos.

Tempo u otra app de asistente personal

Tempo es un asistente personal que permite adelantar juntas y organizar eventos. Es sencillo de usar y permite intercambiar datos con los convocados a cada reunión.

Lumosity

Una app para ejercitar la memoria y realizar ejercicios mentales. Esta app fue diseñada por científicos y diseñadores expertos en el tema.

Moves u otra app de apoyo a tu actividad física

Moves es una aplicación para mantenerse activo y promete impulsar su actividad física. Esta app cuenta los pasos que se dan a diario y el número de calorías quemadas.

Pocket

Pocket permite almacenar artículos para leerlos después. Esta app además, permite acceder a estos contenidos en cualquier momento.

Evernote

Evernote permite guardar notas a mano, fotografías y audios a manera de recordatorios. Además, guarda todo lo que le puedo haber llamado la atención en internet.

CamCard

CamCard guarda la información de las tarjetas de presentación y las copia en una base de datos que se puede consultar a través de Google o descargar en un Excel. De esta forma se evita tener que pasar todos los datos de las tarjetas a su celular.

1Password

1Password es una app protege claves de redes sociales y computadoras. Estas aplicación encripta la información sensible y permite ubicarla con facilidad sin que caiga en manos de terceros.

Pulse

Pulse es una aplicación que funciona como una red de networking en la que se comparten contenidos de diversas publicaciones a nivel mundial.

Any.do

Si eres de los que tiene una lista de cosas por hacer con mil y un anotaciones, y al final del día fueron tantos los pendientes que terminaste haciendo nada, entonces necesitas esta maravillosa app. Está desarrollada para ayudarte a organizar tus tareas de una forma simple, divertida e innovadora. Su simpleza hace que gestionar tus objetivos a lo largo del día sea productivo y muy fácil.

Wolfram Alpha

Una de las cosas más emocionantes de Internet es su capacidad para responder de forma clara preguntas complejas en una fracción de segundo. Eso es justo lo que hace Wolfram Alpha. Es un “motor de conocimiento computacional”, una máquina de respuestas que entrega resultados combinando datos de múltiples fuentes externas. Si tienes preguntas sobre finanzas, lingüística, estadística, economía, historia, etc., quizá te gustaría echarle un vistazo.

Fuente: Forbes

10 efectos positivos de la inteligencia emocional para tu empresa

En un mundo empresarial cada vez más complejo y cambiante las organizaciones necesitan personas emocionalmente inteligentes para liderar los cambios respondiendo con agilidad y creatividad.

En ese sentido, Iranzu Goicoechea, profesora de la Escuela de Postgrado de la Universidad del Pacífico, da a conocer los efectos positivos de cultivar la inteligencia emocional (IE) en las organizaciones.

1. Mejor clima laboral

La inteligencia emocional favorece que las personas se sientan valoradas y cómodas en el trabajo, y por tanto más plenas y relaciones laborales de mayor calidad, lo que las hace más responsables y autónomas.

2. Mayor contribución

Cuanto mayor IE, más las personas se sienten en una relación de igual a igual con la empresa. Lo que hacen tiene más sentido para ellas y dan lo mejor de sí porque ven el éxito de la empresa como propio.

3. Mayor compromiso de los trabajadores

Una organización con IE hace que la gente sienta que es tomada en cuenta, lo que disminuye el absentismo y la rotación de personal e impulsa la motivación y la lealtad a la organización.

4. Mejor orientación al cliente

En una organización emocionalmente inteligente, el cliente pasa a ser el centro de la organización, se escucha su opinión y se mejora su satisfacción, lo que dispara la competitividad y capacidad de innovación de la organización.

5. Mayor productividad

Lo dicen los estudios. Un trabajador motivado y contento es hasta 2,5 veces más productivo que uno que no lo es La IE ha demostrado ser un predictor dos veces más efectivo del desempeño de un directivo que el Coeficiente Intelectual (IQ). Los comerciales que con alta consiguen vender hasta un 50% más que los de bajo IE.

6. Mayor liderazgo

Los grandes líderes destacan por su in IE y su contribución a los beneficios es un 34% mayor. Además tienen más posibilidades de tomar mejores decisiones, comprometer e influir de forma más efectiva y retener el talento.

7. Mejores equipos de trabajo

Una organización con buena IE genera equipos focalizados en la necesidad del cliente que actúan con gran autonomía y responsabilidad, en estrecha relación con éste, reduciendo drásticamente la incertidumbre y mejorando la calidad y cantidad de soluciones que le proporcionan.

8. Mejores relaciones

Con la IE se gestiona de forma más efectiva los problemas que puedan surgir y se mejora la comunicación de los colaboradores. Las personas pueden expresarse de forma clara y se pueden solucionar conflictos con mayor facilidad. Además se sabe mantener la serenidad bajo presión lo que aumenta el bienestar y disminuye el estrés.

9. Mejor identificación y retención del talento

Se orienta a sus trabajadores. Quiere que éstos se sientan en casa y les permite una mayor libertad y autonomía lo que fomenta el optimismo hacia el futuro y el florecimiento de nuevas habilidades como la creatividad la innovación. A cambio los buenos trabajadores se emplean en cuerpo y alma en desarrollarse y desarrollar a la organización.

10. Mayor adaptabilidad al cambio

Hay una mayor adaptabilidad a los procesos de cambio, porque se sabe manejar entre emociones y sensaciones como el miedo y la incertidumbre.

Fuente: Pymex

Los diez errores más habituales de las pymes en ciberseguridad

Para una pyme, sufrir un ciberataque puede ser catastrófico. Las consecuencias pueden ir desde el cese de negocio, hasta la pérdida de reputación o la desaparición de datos clave. Conscientes de este peligro, la conciencia empresarial sobre la importancia de la ciberseguridad y de la protección de todos los procesos de negocio.

“En los últimos años se ha avanzazo mucho en el ámbito de la ciberseguridad, pero las pymes y las empresas recién creadas siguen descuidando ciertos aspectos que podrían poner en peligro sus negocios”, apunta José Rosell, socio-director de S2 Grupo, empresa especializada en el sector. “Falta perspectiva real de los peligros que les pueden amenazas y de las consecuencias que podría conllevar”, advierte.

“Cuando una empresa no está adecuadamente ciberprotegida, es como si dejara la puerta de su negocio abierta toda la noche y se fueran tranquilamente a casa, permitiendo que cualquiera campara a sus anchas por él. Esto, que puede parecernos una barbaridad porque podrían desvalijarlo, es lo mismo que puede suceder si no se contempla la ciberseguridad desde el mismo momento de creación de la empresa por pequeña que sea”, insiste Rosell.

Con el objetivo de poner atención a los ciberriesgos que podrían acechar a estas empresas para protegerse adecuadamente, el equipo de expertos de S2 Grupo ha señalado que los 10 errores de ciberseguridad más comunes en las pymes son los siguientes:

1. Basta con un antivirus

Evidentemente, pocos negocios por pequeños que sean carecen de un antivirus y, seguramente, de un firewall. No obstante, esto puede dar una falsa sensación de seguridad y estar dejando totalmente al descubierto procesos técnicos que necesitan una ciberprotección específica.

2. La información del negocio no interesa a nadie

Cualquier información contenida en los sistemas independientemente de a quién pertenezcan, son de gran interés para los ciberdelincuentes porque los datos que obtengan (direcciones de emails, fotografías, teléfonos, etc.) tienen un alto valor en el ciberespacio. Además, se corre el error de infravalorar la información propia que sí puede ser de interés para cualquier posible competidor (balances contables, precios, proyectos, etc.).

3. Solo los informáticos son los responsables

Es muy importante integrar que la ciberseguridad es un tema del que deben responsabilizarse todos los miembros de la plantilla. A través de procesos de actuación correctos, una adecuada gestión de las incidencias o de la forma en que se aborden los requerimientos legales podrán evitarse amenazas de ingeniería social o phishing, por ejemplo.

4. Descuidar el mantenimiento

Muchas veces se cree que la seguridad viene de un producto que se instala y ya está. Éste es uno de los principales errores. La ciberseguridad es un proceso y, como tal, requiere un mantenimiento diario llevado a cabo que variará según las necesidades de cada departamento (actualización de sus conocimientos, mantenimiento de sistemas, adaptación a nuevos procesos legales, etc.).

5. No firmar acuerdos de confidencialidad

Hay pymes que consideran que esto forma parte de las grandes multinacionales y es un error. La confidencialidad es esencial también en este sector y debe garantizarse con cualquier persona que tenga acceso a la información de la empresa (empleados, proveedores, clientes, etc.) para poder protegerla correctamente.

6. Incumplimiento de la LOPD

Muchas pymes ignoran sus obligaciones en relación a esta ley. Para garantizar la seguridad de carácter personal de los clientes, empleados, proveedores, etc., y evitar sanciones, es fundamental cumplir adecuadamente la LOPD.

7. Falta de seguridad en los contratos

En la mayoría de los casos la propia hoja de pedido se convierte en el contrato para el inicio del servicio. Esto hace que en el documento no se tengan en cuenta servicios ni cláusulas de confidencialidad o que se contemplen requerimientos legales como la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) que salvaguarde la información que estamos proporcionando al proveedor.

8. Falta de seguridad de la red y los sistemas

La seguridad de los servidores y las redes es clave para proteger la información del negocio para ya que pueden crear muchos puntos vulnerables que permitan a los ciberdelincuentes campar a sus anchas por las entrañas del negocio (bases de datos de uso interno accesibles desde Internet, Wifi que permite acceder a la red corporativa y es accesible desde la calle, sistemas no actualizados, mantenimiento de las contraseñas de origen de los servidores, etc.)

9. Pensar que una amenaza a la empresa siempre vendría de un tercero

Evidentemente, un ciberataque a una organización puede darse a través de agentes externos, pero también hay que tener en cuenta que una mala praxis de los propios dueños o de los empleados puede poner en peligro a la empresa. Abrir un enlace de un correo de origen desconocido, introducir en el ordenador un USB infectado, etc., son vías de infección muy habituales y pueden ser puestas en marcha por negligencia en el proceso.

10. Ofrecer servicios a través de Internet y olvidar la ciberseguridad

Los negocios online proliferan cada año y, por su exposición a la red, son un blanco perfecto para los ciberdelincuentes. Entre los errores más frecuentes que cometen aquéllos que comienzan destaca el incumplimiento de la LOPD, disponer de formularios vulnerables a ataques, servidores mal configurados, etc.

Fuente: El Economista

5 cosas que debes saber antes de emprender

Expresar tu deseo por el emprendedurismo hace 15 años hubiera provocado risas. Las cosas han cambiado. El emprendedurismo se ha convertido en uno de los caminos más inteligentes y respetados para tomar.

Ha salvado nuestra economía y mueve nuestra cultura hacia delante. Los trabajos “soñados” están desapareciendo. Crear tu oportunidad ideal es lo nuevo. Mucha gente está entrando a este mundo con una visión borrosa y piensan que todo lo que necesita es pasión y ética laboral. Esas personas van a enfrentar un gran reto, a menos que entiendan estas cinco poderosas verdades:

1. El fracaso es lo único garantizado. Michael Jordan dijo “He fracasado una y otra vez, pero de esa manera he alcanzado el éxito”. Cómo respondes al fracaso determina tu éxito. A los grandes emprendedores les pagan por su alta tolerancia al estrés y dolor. La gente exitosa ve el éxito de forma diferente.

En lugar de tomar el fracaso como algo personal, úsalo para afilar tu perspectiva y fortalece tu compromiso. Muchos emprendedores nuevos se castigan, pero para tener ventaja debes aprovechar tus fallas.

2. Los hábitos provocan la inspiración. La inspiración es necesaria para crear acciones consistentes, pero los hábitos van a definir tu éxito o fracaso. Se ha dicho que después de los seminarios y conferencias sólo el cinco por ciento de los asistentes usan lo que aprendieron. ¿Por qué? Es debido a que la inspiración es a corto plazo, se siente bien en el momento, pero no llega a la etapa de la producción.

La mayor inspiración es ver los progresos y resultados. Los grandes emprendedores se enfocan en el comportamiento y en las prácticas más que en el pensamiento, pensar es importante pero hacer es crucial.

3. El ingenio es el último recurso. La gran mayoría de la gente dirá que no tiene recursos. Los grandes emprendedores encuentran una forma de maximizarlos para que tengan lo que sea. No creen en los recursos limitados porque entienden que lo último que tengan en sus manos serán los sentimientos y emociones que los hace ingeniosos.

Tony Robbins, el conocido conferencista motivacional,  lo dice muy bien “El ingenio es el último recurso”. Si no tienes el dinero pero eres lo suficientemente creativo, ¿puedes encontrar el dinero? ¡Sí! Con suficiente determinación y compromiso puedes hacerlo funcionar con pocos recursos. La clave son las emociones internas.

4. Tu círculo de influencia puede formarte o destruirte. Dejar la mente abierta a la influencia negativa de las otras personas es la debilidad más común de los nuevos emprendedores. Las malas elecciones de influencia encabezan las razones por las que los emprendedores renuncian antes.

Para crecer, aprender y convertirte en una persona que alcanza el éxito, necesitas una red de apoyo. Los grandes emprendedores se rodean de un círculo poderoso que los guía, reta y ayuda a pensar en grande. El éxito se eleva y cae sobre la persona con la que te asocias. Puedes sistematizar muchas cosas, pero el tiempo no es una opción, asegúrate de estar pasándolo con las personas correctas.

5. No es fácil pero vale la pena. Entre más grandes sean las metas, más grandes serán los retos. Entre más grandes sean las recompensas, más pesado es el viaje. Si convertirse en un emprendedor fuera fácil, todos lo estarían haciendo. El momento en el que persigues el emprendedurismo los obstáculos aparecerán.

Ponen a prueba tu carácter y fe pero te dejan ver si hablas en serio sobre convertirte en un emprendedor. Debes enfocarte en las recompensas del otro lado de la lucha. Visualiza lo bien que se siente ser tu propio jefe, controlar tu horario, inspirar a otros y tener libertad financiera. El caos está garantizado cuando buscas la grandeza empresarial. Nunca sabrás qué tan fuerte eres hasta que ser fuerte sea la única opción que te queda.

¿Todavía quieres ser un emprendedor? Bien, te prometo que valdrá la pena.

Fuente: Entrepreneur

Las empresas B pueden cambiar el mundo, ¿ya las conoces?

Las empresas B nacieron en el año 2006, después de que los empresarios Bart Houlahan y Jay Coen fueran obligados a vender su empresa a la firma American Sporting Good por US$250 millones. Houlahan y Cohen querían definir un modelo de negocio basado en la sostenibilidad ambiental, pero un precedente de la Corte Suprema los obligó a cerrar el trato, en tanto la oferta era más rentable que los dividendos que pudieran generar bajo el nuevo modelo. El motivo: la razón de una empresa es generar valor para sus accionistas. Frustrados, convocaron a un ex compañero suyo de Stanford, Andrew Kassoy, para pensar cómo alentar a otros empresarios a poner el foco de su gestión en la transformación social por encima de los dividendos. Así nació el proyecto B-LAB.

“Vislumbramos un nuevo sector de la economía que utilice el poder del sector privado para crear beneficios para las personas y el medio ambiente. Un sector compuesto por un nuevo tipo de empresa, orientada por un propósito de bien común, que genere beneficios para todas las partes interesadas, y no solo para los accionistas”, escribieron en su primer manifiesto, al que titularon “Declaración de Interdependencia”, porque más que una proclamación de independencia reconocían que no eran nada sin las personas o el ecosistema.

El primer paso de B-LAB fue sacar adelante la Certificación B–CORP, que certifica que las empresas han modificado sus estatutos como sociedad anónima, señalando con precisión que el fin de la sociedad no será generar dividendos sino resolver una preocupación de la comunidad.

Hoy, el movimiento B-LAB está integrado por 1498 empresas certificadas en 42 países, en 130 sectores. La empresa B más importante del mundo en términos de facturación es Natura, que se certificó desde fines de 2014. La empresa de cosméticos de capital abierto con base en Sao Paulo (Brasil), con cerca de 7.000 colaboradores, 100 millones de clientes y ventas por US$3.000 millones al año, alcanzó los 108 puntos de un total de 200, en una tabla en la que se debe obtener más de 80 para calificar como Empresa B. Su estrategia en sostenibilidad ambiental es un modelo a seguir por muchas empresas.

Pero, ¿cuáles son los beneficios económicos de ser B? Entre los más destacados, están el ahorro de costos, un mejor posicionamiento, acceso a nuevos mercados, ingresar a procesos de mejora continua, posibilidad de entablar relaciones con inversionistas “verdes” y atracción de recursos humanos comprometidos con su trabajo, el medio ambiente y la sociedad.

Fuente: El Comercio

¿Por qué ‘compra uno, dona uno’, no cambia al mundo?

Muchos queremos cambiar el mundo, o por lo menos contribuir en algo a que esto suceda. Pero… ¿qué tanto la forma en la que decidimos ayudar realmente cambia una realidad?

Teniendo esta preguntando dándome vueltas en la cabeza me topé con un artículo muy interesante titulado, “El modelo <comprar uno, dona uno> puede hacerte sentir bien, pero no hace del mundo un lugar mejor“, de las autoras Cinnamon Janzer and Lauren Weinstein. En él aseguran que muchas empresas usan este modelo para generar participación, pero no para crear realmente un impacto positivo global.

¿Por qué?

  • Se ofrece un producto asistencialista el cual, en la mayoría de los casos, no hace parte de un programa integral diseñado especialmente para hacer frente a una problemática social.
  • Es una transacción de una sola vía que no se centra ni en los resultados ni en incrementar la autosuficiencia y el acceso real a recursos.
  • No se involucra a la comunidad que recibe el producto, ni se estudia cuál(es) pueden ser las causas de sus problemas para dar una respuesta más satisfactoria, sino que se trabaja en los ‘síntomas’ que problemas mucho más complejos producen.
  • El modelo es una tendencia (moda pasajera) no un movimiento (grupo de personas trabajando unidas para alcanzar una idea en conjunto).
  • Se estimula una dependencia por parte de la comunidad y no un empoderamiento de la misma, en otras palabras, a largo plazo no cambia una realidad.

Si bien, es mucho mejor contribuir con algo que nada en lo absoluto, como bien se menciona en el artículo, el problema no es comprar productos con causa sino no saber reconocer la diferencia entre el consumo con causa y ayudar activamente a forjar un cambio social.

En otras palabras, es importante que a la hora de ayudar seamos conscientes de qué tanto estamos o no ayudando. No es lo mismo empoderar a mujeres cabeza de familia para que generen sus propios ingresos que regalarles un par de zapatos. Por ahora y como afirma el artículo, el beneficio principal de este modelo es aumentar el ego del consumidor.

¿Qué podríamos estar perdiendo?

Las comunidad; autonomía, las organizaciones que trabajan en programas más integrales; visibilidad, y los consumidores; la oportunidad real de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.

Teniendo en cuenta este punto de vista expuesto en el artículo podríamos pensar que el compromiso por parte de las empresas debería ser mayor, incluyendo además de estas donaciones, programas más integrales y dirigidos a generar cambios sustanciales y sostenibles, en lugar de una acción aislada. Por otra parte los individuos interesados en contribuir, deberían involucrarse aún más en su comunidad, no solo eligiendo marcas que promuevan este tipo de modelos, sino también definiéndose así mismos como ciudadanos activos a través del voluntariado o donaciones constantes a organizaciones sociales que trabajen en programas integrales. Quizás así podríamos estar en camino a la construcción de un mundo mejor.

¿Crees que este tipo de modelo ayuda a limpiar nuestra conciencia como consumidores o crees que es una buena forma de utilizar el capitalismo para ayudar? 

Interesante reflexión que vale la pena empezar…

Fuente: Blog Idealistas

Influencers Digitales: Tips para estrechar la relación

85% de los consumidores señala sentirse influido por artículos y opiniones de expertos en internet antes de decidir su compra, según Nielsen. Esta credibilidad, sumada a su creciente alcance en los consumidores, nos dice que es fundamental que las empresas sean capaces de construir una relación con estos nuevos líderes de opinión o influencers digitales.

La relación con un influencer digital, sin embargo, va más allá de la pantalla. Crear esta relación forma parte de una estrategia que promueve varios puntos de contacto con estos líderes. Un evento, en este marco, puede convertirse en un espacio ideal para construir un vínculo de confianza con la marca y sus productos. Si bien podría parecernos algo sencillo, cada acercamiento es clave y no podemos dejar detalles al azar.

A continuación 3 tips para despertar el interés genuino de influencers digitales en un evento.

Una invitación única y una selección estratégica de influencers

Una invitación exclusiva y novedosa puede generar gran interés en el influencer digital, lo que aumentaría las posibilidades que comparta los contenidos del evento en sus redes sociales, a través de imágenes, vídeos o comentarios positivos de la marca y/o producto.

Ello podría darse a través de un detalle o kit que podría incluir o no un hashtag. Es clave conocer a los influencers para llegar con algo que sabemos les interesará. Es clave no solo cómo se hace la invitación, sino a quién invitas. Invita a los que de verdad pueden involucrarse con los temas que vas a comunicar. Recuerda que los influencers basan su credibilidad y alcance en comentar temas que realmente les interesan. Un mapeo de influencers te puede ayudar también a definir el perfil de seguidores de cada uno. No necesariamente los que más seguidores tienen son los más importantes para la marca, de modo que es clave seleccionar estratégicamente a un grupo de influencers que, en conjunto, te ayude a amplificar al máximo la conexión con tu público objetivo.

Convertir el evento en una experiencia memorable

Además, de la novedad y exclusividad que se transmiten desde la invitación, un evento debe generar bienestar y emoción. Esto abarca desde la decoración hasta las acciones programadas con el fin de transmitir una experiencia única.

Para ello es importante definir el tipo de acciones a realizar dependiendo de lo que se quiere comunicar y tomando en consideración el tipo de influencer que asista. Lo peor que puede pasar en un evento es que no consiga conectar con los invitados o no transmita la esencia de la marca. Algo práctico pero útil: es importante considerar siempre la presencia de un hashtag para que etiqueten sus contenidos y facilitar el wifi para facilitar en la mayor medida su colaboración con las publicaciones en redes sociales.

Mantener el contacto post evento

La relación no acaba en el evento. Una forma simple de mantener el contacto es enviar un presente o agradecimiento a los influencers que tenga que ver con la acción desarrollada. Este es un detalle que puede marcar la diferencia en la relación con ellos y además, se puede convertir en un nuevo contenido o post que puedan compartir en sus redes sociales.

En este sentido, no debería realizarse una propuesta explícita ni implícita para que compartan en sus redes sociales el material enviado, ya que ello debe partir de su genuino interés por los contenidos. También es recomendable compartir los contenidos del evento o de la campaña y etiquetar al influencer en las publicaciones para facilitar la interacción en las redes sociales de la marca.

Hoy en día trabajar y relacionarse con los influencers digitales es clave para cualquier plan de comunicación del sector empresarial. Por ello, es muy importante que el influencer conozca, confíe y se interese por nuestra marca y/o productos de manera legítima y, de la misma forma, es fundamental que la marca conozca al influencer a través del monitoreo de sus redes sociales a fin de conocer cuáles son sus intereses. En más de una ocasión ha sido una sorpresa agradable descubrir que el influencer es fan de la marca y/o producto.

Las relaciones con estos líderes de opinión se construyen a largo plazo. Es una relación de poco a poco que se nutre de cada interacción, contenido o encuentro que llevamos a cabo con ellos basada en la confianza e interés mutuo, y sustentada en una estrategia genuina de colaboración.

Fuente: PuroMarketing