En la era de la revolución digital, las personas siguen siendo lo más importante

Todos podemos coincidir en que, aunque ya nos encontramos completamente inmersos en la Cuarta Revolución Industrial, el fervor inicial en torno a sus tecnologías sigue todavía en pleno auge. No pasa un día sin que se mencione la Cuarta Revolución Industrial en una noticia acerca de la forma en que las tecnologías avanzadas cambian nuestras formas de trabajar y de vivir.

Pero en toda revolución industrial llega un punto, como el momento que vivimos hoy, en el que nos damos cuenta de que no importa cuántos avances tecnológicos se presenten y cuánto potencial tengan, ya que son las personas y sus motivaciones las que determinan qué tan bien se implementan las estrategias comerciales. La tecnología ha logrado una gran productividad y eficiencia, y lo seguirá haciendo, de formas que los seres humanos no pueden lograr, pero nunca reemplazará el rol que juegan los intereses de las personas.

La segunda revolución industrial, que se centró en la producción en masa, es un gran ejemplo de esto. Durante ese período, los avances tecnológicos permitieron que las máquinas pudieran descomponer los procesos de producción en tareas simples, con operarios que trabajaban en una línea de montaje realizando un número reducido de pasos individuales dentro de un proceso mayor. Al comienzo, esto se consideró una maravilla en términos de estrategia comercial y productividad potencial, pero pronto se hizo evidente que los trabajadores no se sentían a gusto realizando un trabajo de montaje repetitivo y riguroso. Se produjo un altísimo grado de rotación y ausentismo de los trabajadores. Con el tiempo, los campeones de la producción en masa, como Henry Ford, tuvieron que desarrollar estrategias para mejorar la moral y la motivación del trabajador, entre ellas, la participación en las ganancias, el acceso de los trabajadores a la educación y a la vivienda.

 

De la misma manera, en la tercera revolución industrial, a principios de la década de 1990, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones impulsaron la idea de una “reingeniería de los procesos empresariales” (RPE). Su objetivo principal era utilizar los avances tecnológicos para redefinir de manera radical la forma de trabajar, lo que incluía la necesidad de eliminar reglas implícitas, derribar compartimentos estancos y erradicar procesos que generaban costos innecesarios y excesivos. Este movimiento se atribuye al experto en gestión Michael Hammer, cuyas ideas tuvieron una ferviente aceptación.

Pero pocos años después, la RPE se convirtió en sinónimo de reducción drástica. Muchas estrategias de la RPE no lograron los resultados esperados, debido a que ejecutivos y trabajadores veían a la tecnología solo como una forma de reducir la fuerza laboral (es decir, como un conjunto de iniciativas tendiente a la reducción de los costos, en contraste con las iniciativas orientadas al crecimiento de los ingresos). Impulsar la tecnología se convirtió en el objetivo por excelencia, y las empresas ignoraron el componente humano necesario para volver a pensar los procesos de manera efectiva y desarrollar nuevos enfoques. Hammer, al advertir que sus ideas se estaban desvirtuando, intentó recordarles a los expertos en administración de empresas que todo proyecto tecnológico es, en esencia, un proyecto pensado para las personas.

Mientras nos preparamos para el encuentro en Davos, las empresas ya están utilizando las tecnologías exponenciales de la actualidad para promover el logro de ventajas competitivas, y uno de los resultados que más ansían es la creación de nuevos mercados. La aplicación de nuevas tecnologías solo puede darle a una empresa una mayor ventaja competitiva durante un largo plazo. No obstante, las barreras de acceso se pueden derribar rápidamente. Una vez más, son las personas, y no la tecnología, quienes funcionan como agentes clave para ayudar a identificar nuevos mercados y ofrecer a las empresas una ventaja competitiva sostenible.

Es innegable que las deslumbrantes innovaciones y herramientas tecnológicas actuales ya están generando un impacto, y en esta revolución industrial en particular, las tecnologías resultan más deslumbrantes que nunca. Pero las empresas verdaderamente exitosas que surjan de la revolución industrial que vivimos hoy serán aquellas que reconozcan que las nuevas tecnologías les permiten pensar a las personas más allá de lo que tienen frente a sus ojos. Ya sea la línea de montaje o la inteligencia artificial, siempre se trata de las personas. Ninguna tecnología puede reemplazar la necesidad de los líderes empresariales de escuchar y recurrir a sus trabajadores cuando determinan el éxito logrado por sus organizaciones.

Fuente: WeForum

Los 7 beneficios del Mindfulness para emprendedores y directivos

¿Por qué en las empresas más punteras e innovadoras del mundo hay un gran auge de las técnicas de mindfulness? Apple, Google, la NASA, eBay, Twitter, General Mills y Huffington Post están aplicando programas de mindfulness de manera amplia y con enorme éxito. En Google ya han pasado por su curso de mindfulness más de 4.000 empleados. En General Mills el programa formativo Mindful Leadership (liderazgo atento o consciente) está teniendo un gran impacto en sus directivos.

Pero ¿qué significa realmente mindfulness y qué beneficios aporta a un emprendedor o directivo? Yo defino siempre el mindfulness como un entrenamiento mental de la atención. Atención al momento presente, al aquí y ahora, evitando juicios, y con una actitud de apertura y aceptación. La atención plena y sin juicios al momento presente implica estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en los objetivos marcados, utilizar todo el potencial creativo que tenemos. Mindfulness nos ayuda no sólo a manejar el estrés de forma efectiva, nos ayuda a convertirnos en personas de alto rendimiento. Por eso el interés es creciente, y seguirá aumentando en los próximos años en el mundo de la empresa.

Lo más importante, en mi opinión, del entrenamiento mindfulness es que las habilidades que desarrollamos con la práctica continuada se trasladan de forma natural a la vida y el trabajo. Es exactamente igual al entrenamiento físico mediante el deporte. Cuando entrenamos el cuerpo en el gimnasio estamos fortaleciendo nuestros músculos y nuestra resistencia física. Este fortalecimiento no desaparece cuando salimos por la puerta del gimnasio, como es obvio. Con el mindfulness funciona igual, pero con la mente. Si practicas este entrenamiento mental de forma continuada, notarás en tu trabajo como emprendedor o directivo los siguientes:

7 beneficios del Mindfulness

  1. Estarás más focalizado y concentrado en tus metas.
  2. Tendrás mayor claridad mental para tomar mejores decisiones.
  3. Te notarás mucho más sereno y que gestionas mejor el estrés.
  4. Mejorarás tu capacidad para gestionar los cambios y la incertidumbre.
  5. Aumentarás tu receptividad cerebral para captar oportunidades interesantes para tu negocio o trabajo.
  6. Mejorarás tu capacidad creativa e innovadora.
  7. Desarrollarás tu liderazgo personal.

Para lograr todo esto, hay que entrenar. Si quieres correr con éxito una maratón, no puedes quedarte sentado en el sofá comiendo patatas fritas. ¿Verdad? Pues si quieres convertirte en una persona de alto rendimiento, focalizada al máximo en tus objetivos y con el equilibrio emocional necesario para gestionar todas las dificultades, cambios y estrés que supone alcanzar el éxito, tienes que entrenar tu mente a través del mindfulness.

Fuente: Javier Carril para Emplea y Emprende

3 claves para practicar el mindfulness para líderes

De acuerdo a un estudio de Harvard, nuestras mentes se pierden en pensamientos casi 47% del tiempo.

La mayoría de estos pensamientos tienen que ver con nuestras experiencias en el pasado – las cuales pueden generarnos sentimientos de culpa, resentimiento, depresión o frustración – y nuestras expectativas en el futuro– lo que nos lleva a un estado de constante ansiedad.

La atención plena, también llamada Mindfulness, es un concepto de origen budista que hace referencia al esfuerzo intencional de estar consciente en la experiencia presente, aceptando la realidad como es y sin emitir juicios de valor.

La práctica de diversas técnicas de meditación, es la mejor vía para llegar a estados de Mindfulness, sin embargo, erróneamente se cree que dichas técnicas son exclusivas de personas que acuden a centros budistas o practican yoga.

Actualmente, la atención plena es considerada como una herramienta altamente efectiva para que los líderes desarrollen ciertas habilidades que no les enseñarán en ninguna escuela de negocios.

El mismo Steve Jobs, fue uno de los pioneros en el uso de este tipo de “tecnología para la mente”,  para reducir su estrés, ganar mayor claridad y mejorar su creatividad.

Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia Emocional, describe a la atención plena como un medio para escuchar con mayor profundidad y guiar nuestras acciones a través de intenciones claras, en lugar de hacerlo mediante caprichos emocionales y patrones reactivos.

La mayoría de los conflictos nacen de nuestra incapacidad para dominar nuestros impulsos y diseñar formas más efectivas de reaccionar ante situaciones adversas.

Viktor Frankl, creador de la Logoterapia y autor del libro El hombre en busca de sentido, menciona que “entre el estímulo y la respuesta, existe un espacio; y que en ese espacio se encuentra nuestro poder para elegir nuestra respuesta. Es ahí en donde radica nuestro crecimiento y libertad”.

A través de la práctica de Mindfulness, podemos dar un paso atrás para convertirnos en un observador objetivo de nuestros problemas y de los pensamientos que los generan. La clave está en no engancharnos con ninguno de ellos y sobre todo en no juzgarlos.

En su libro El Poder del Ahora, Eckhart Tolle, nos brinda una guía de meditación para concentrarnos en el momento presente, aprovecharlo y sobre todo, disfrutarlo.

A continuación te damos tres claves para practicar un estado de Mindfulness:

1. Enfocarte en tu respiración

De acuerdo con Tolle, la respiración consciente es una meditación poderosa que nos pondrá en contacto con nuestro cuerpo y nos traerá de vuelta al presente.

2. El uso creativo de la mente

Siempre que necesites una respuesta, una solución o idea creativa, deja de pensar por un momento enfocando tu atención en todo tu cuerpo (a través de la respiración) y toma consciencia de la quietud que existe ahí adentro.

3. El arte de escuchar

Cuando escuches a otra persona, no escuches solo con la mente, escucha con todo tu cuerpo. Esto apartará la atención del pensamiento y creará un espacio de calma que te permitirá escuchar sin que tu mente interfiera demasiado.

Un líder que incorpora la atención plena como parte de sus estrategias de crecimiento y mejora, desarrolla una mayor consciencia de sí mismo, de los demás y de su entorno, para responder de manera adecuada ante los retos que se le presentan en el día a día.

Fuente: Entrepreneur

8 cualidades de las mujeres líderes

Lyndsay Markley es una abogada de Chicago que ha vivido y superado la poca equidad de género que existen en muchas industrias. En Silicon Valley, por ejemplo, las mujeres ganan menos que los hombres. Y es algo que, Markley subraya, no es exclusivo de la industria de la tecnología, sino de todas Sigue leyendo

Consejos para líderes de Colin Powell

Colin Powell es el ex- Secretario de Estado de Estados Unidos durante la Presidencia de George Bush.
Como General y Jefe del Estado Mayor Conjunto lideró la Operación Tormenta del Desierto en la Guerra del Golfo Pérsico.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: