¿Cómo atraer talento millennial a las grandes empresas?

Liderazgo integral, flexibilidad y aprendizaje son las principales tendencias que estarán reinando en los próximos años dentro del mercado laboral, y los elementos que determinarán que el talento millennial decida incorporarse a una gran compañía.

De ahí que en los próximos años las empresas tendrán que competir fuertemente para atraer al mejor talento, ya que en las nuevas generaciones ha permeado el espíritu emprendedor y verán poco atractivo comprometerse con una corporación, aseguró Cristian Giraldo, director de Talento Humano de la aseguradora durante la sexta conferencia de Megatendencias, Camino al 2030, organizado por Seguros SURA México e Impact Hub.

Ante ello, continuó, es necesario que las empresas trabajen en la creación de una reputación institucional lo suficientemente atractiva para que el talento las vea como un camino hacia la realización profesional. “Las compañías deberán ser capaces de generar una oferta de valor que se compagine con los motivadores y pasiones de las nuevas generaciones y, sobre todo, brindar la oportunidad de realizar intraemprendimientos”, agregó el directivo.

¿Qué buscan los jóvenes de hoy? A decir del directivo, les atraen organizaciones que impulsen el liderazgo integral, es decir, que promuevan líderes sin sesgos, con entendimiento emocional, que conectan equipos y que destacan las cualidades intrínsecas de lo femenino. Además, les gustan las empresas flexibles que no necesariamente exijan una exclusividad laboral, que promuevan el aprendizaje y los roles dinámicos, así como ambientes colaborativos, ya que los jóvenes están muy interesados en promover su autodesarrollo.

“La empresa debe tratar a sus empleados como clientes, generando afinidad, satisfacción y haciendo que el trabajo se vuelva toda una experiencia, porque como dice Richard Branson, si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”, destacó Giraldo.

Por su parte, Patricio Bichara, director general de Collective Academy –iniciativa académica enfocada en acelerar el crecimiento y el desarrollo profesional de los jóvenes de México–, afirmó que en el futuro las corporaciones darán un mayor peso al conocimiento y herramientas aplicables que a los programas formales de educación superior, ya que los formatos educativos de las universidades no han logrado evolucionar y mantienen esquemas parecidos a las fábricas de la Revolución Industrial.

Además, señaló que mientras los planes de estudio formales se mantienen vigentes por años, la dinámica actual exige una reevaluación permanente de los contenidos, por lo que el principal reto que tienen las instituciones es la capacidad de adaptarse a los constantes cambios y ofrecer un contenido vigente.

“Esto fue lo que motivó la creación de Collective Academy, porque observamos que mientras la demanda laboral tuvo un crecimiento exponencial, la educación formal creció linealmente, y no hay una compaginación entre lo que se ofrece y lo que se necesita”, aseveró.

El emprendedor agregó que las grandes compañías que se distinguen por su innovación están dando más importancia a la transmisión de conocimiento a través de mentores de primera clase, es decir, aquellos expertos alejados de la academia pero muy cercanos a la aplicación práctica.

Megatendencias, Camino al 2030, es un ciclo de conferencias desarrollado con el fin de divulgar el modelo de Gestión de Tendencias y Riesgos de Seguros SURA México, y de hacer conscientes a los emprendedores sobre la necesidad de estudiar las tendencias del futuro para garantizar que sus modelos de negocio sean sostenibles en el tiempo. En conferencias anteriores se trataron los temas de medio ambiente, tecnología, regulación, consumo y regulación.

Fuente: Entrepreneur

10 documentales que todo CEO debe ver

Netflix se ha convertido en uno de los servicios de películas en streaming con la mayor capacidad de producción de programas propios. Así como ha lanzado en los últimos meses películas y series exclusivas, se ha convertido en promotor, difusor o productor de documentales bastante aclamados por la crítica, sobre todo en el ámbito de los negocios y la tecnología, para todos aquellos amantes de las historias de éxito empresarial.

Los temas que cubren son diversos, desde información sobre grandes innovadores como Steve Jobs o John Casablancas, hasta guerras por el mercado, estilos de liderazgo, procesos innovadores de producción, management o nuevas formas de entender lo que significa hacer empresas con propósito.

Si eres un ejecutivo camino a convertirse en un CEO, esta selección lo conducirá directo al último piso del edificio corporativo.

10 factores que influyen en el éxito de un proyecto emprendedor

La Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial SPRI ha elaborado un decálogo con los factores que influyen en el éxito de un proyecto empresarial que incluye en su Manual Práctico para Emprender:

1. Tener claros los objetivos: humildes o ambiciosos, tienes que ponerlos por escrito desde el principio y no perderlos de vista. No tomarás las mismas decisiones si quieres tener un negocio que heredarán tus hijos, que si aspiras a hacer crecer tu idea para venderla a 3-5 años vista. Tu negocio necesita foco.

2. Conocer la actividad: sin duda es de gran ayuda conocer la actividad de cerca antes de plantear un nuevo negocio relacionado.

3. Invertir tiempo antes de invertir dinero: inevitablemente hay que conocer el mercado, centrar los objetivos, estudiar las claves antes de plantearse invertir dinero. Estos son los puntos básicos para definir tu modelo de negocio.

4. Estar atentos a las necesidades cambiantes del mercado: una de las fórmulas que permiten acertar con un negocio es dar con necesidades no satisfechas. Aquí tienes algunas ideas básicas para analizar tu mercado.

5. Diferenciarse de la competencia: sin duda es una clave obligatoria. Estas son las claves para analizar a tu competencia.

6. Rápido reconocimiento de las oportunidades: buscar la oportunidad hasta encontrarla. Estas son las técnicas más eficaces para detectar nuevas ideas de negocio.

7. Olvidarse de la improvisación: hay que tener rigor y tomar decisiones meditadas y contrastadas. Aquí tienes 9 estrategias para reducir los riesgos en tu negocio.

8. Darse más de una oportunidad: quizás nuestra primera idea no es la más acertada, quizás ideas sucesivas lo puedan ser.

9. Creer en el producto y saber cómo hacerlo: es importante no olvi darse de lo básico: ¿Cómo se hace? ¿Dominamos los procesos de transformación?

10. Rasgos del emprendedor innovador: apertura a nuevas ideas y una clara voluntad de aprender, confianza en sí mismo, coraje para luchar, absoluta certeza sobre la validez de la idea, visión a largo plazo, ser consciente de las implicaciones que conlleva ser emprendedor y disfrutar siéndolo.

Fuente: Emprendedores.es

Tipos de Liderazgo: Las 5 clases de líder más habituales

Existen diferentes tipos de liderazgo en el entorno de laboral y cada uno de ellos con sus ventajas y desventajas. La cultura de la empresa, los objetivos que se persiguen o la personalidad de los empleados, entre otros factores, determinan qué estilo de liderazgo encaja mejor con la compañía. Dentro de algunas organizaciones, incluso, coexisten diferentes estilos de liderazgo según las tareas o los objetivos que se deben cumplir.

Así pues, como todo depende del contexto en el que nos encontremos, si queremos exprimir al máximo la posibilidad de tener a un buen líder o lideresa al frente de un equipo u organización, en primer lugar es necesario conocer los tipos de liderazgo, ya que no existe uno que sea claramente superior a los demás.

Tipos de liderazgo: ¿cuáles son los principales?

Es importante entender que el estilo o tipo de liderazgo que ejercen los supervisores o los altos cargos en la empresa, siempre tendrá consecuencias en los trabajadores, aunque no nos demos cuenta o confundamos estos efectos con la personalidad intrínseca de cada persona. Tener claro esto es muy importante, ya que los líderes son agentes que, por su poder de decisión, se encuentran en una posición privilegiada a la hora de influir sobre los demás, para bien o para mal.

Que llevemos muchos años en la misma organización y siempre hayamos visto a las mismas personas comportándose del mismo modo no significa que este rango de conductas no puede ser modificado: variando el tipo de liderazgo pueden aflorar dinámicas de trabajo y de relación muy diferentes, y en este cambio de mentalidad participará gran parte de la organización.

Liderazgos “buenos” y “malos”

Un tipo de liderazgo positivo puede mejorar el rendimiento de los empleados, su bienestar o aumentar los benéficos de la empresa. Por el contrario, un estilo negativo o perjudicial puede crear estrés o burnout en los subordinados, bajar su autoestima o provocar pérdidas para la empresa.

Han sido muchos los investigadores que han prestado atención a este fenómeno y son muchas las teorías que hablan sobre ello. A continuación, os presentamos los tipos de liderazgo más habituales.

1. Liderazgo laissez-faire

El tipo de liderazgo laissez-faire, también conocido como liderazgo delegativo, es un estilo de no intervención y falta de feedback regular. El nombre hace referencia a la palabra francesa “dejar pasar” o “dejarlo ser”. El líder laissez-faire interviene solo cuando es necesario y con la menor cantidad de control posible. Es un estilo no autoritario que se basa en la teoría de que los empleados con mucha experiencia, entrenamiento y motivación, necesitan menos supervisión para ser productivos. Ya que estos trabajadores son expertos y poseen las competencias para rendir de manera independiente, son capaces de cumplir con las tareas con muy poca vigilancia.

Ventajas

Para algunos empleados, la autonomía es liberadora, mejora la creatividad y ayuda a sentirse más satisfecho con el trabajo que se realiza. Este tipo de liderazgo puede ser usado en situaciones donde los subordinados son apasionados y gozan de una alta motivación intrínseca.

Desventajas

De todas formas, no todos los empleados poseen esas características. Este estilo no es apropiado cuando se trabaja con empleados que no poseen las competencias arriba mencionadas. Muchas personas no son buenas a la hora de asignarse sus propios plazos de entrega, gestionarse sus propias tareas y resolver los problemas que puedan ir surgiendo. En estas situaciones, los proyectos o las fechas de entrega pueden no cumplirse cuando los miembros del grupo no son dirigidos correctamente o no se benefician del feedback apropiado.

Muchos estudios parecen demostrar que el tipo de liderazgo laissez-faire puede llevar a una falta de control, un incremento de los costes de la compañía y una productividad pobre.

2. Liderazgo autocrático

El liderazgo autocrático permite que los supervisores tomen decisiones y fijen las directrices sin la participación del grupo. El líder concentra todo el poder y nadie desafía sus decisiones. Es un ejercicio de liderazgo unidireccional, lo único que tienen que hacer los subordinados es obedecer las directrices que marca el líder.

Ventajas

Puede ser efectivo en ambientes de trabajo en los que las decisiones necesitan tomarse rápidamente. También parece ser altamente efectivo con empleados que requieren una vigilancia estrecha sobre las actividades, ya que al eliminar la tendencia de los trabajadores a relajarse, puede aumentar la productividad y velocidad en las tareas.

Desventajas

Las desventajas del líder autocrático son evidentes. No tiene en cuenta la opinión de los trabajadores y los empleados son simplemente personas que deben acatar órdenes. Algunos empleadospueden sentirse infravalorados y suelen mostrar poco compromiso afectivo hacia la compañía, pudiendo llegar a abandonar la empresa o rendir menos. Es un estilo de liderazgo que, poco a poco, está siendo desterrado de las empresas punteras.

3. Liderazgo democrático

Habitualmente llamado liderazgo participativo, este tipo de liderazgo se caracteriza por crear entusiasmo entre los trabajadores al priorizar la participación de todo el grupo. El líder promueve el diálogo entre sus seguidores para tener en cuenta las opiniones del grupo, pero la decisión final la toma el superior.

Ventajas

Este tipo de líder se gana al equipo porque los empleados contribuyen en el proceso de decisión. Por tanto, los empleados suelen sentirse como parte de la compañía y de los cambios que puedan producirse en la organización, mejorando su afiliación y compromiso con la empresa, del mismo modo que su productividad y capacidad de innovación.

Desventajas

Pese a que existe cierto consenso a la hora de afirmar que este tipo de liderazgo tiene muchas ventajas, algunos investigadores piensan que también tiene sus desventajas. Por ejemplo, muchas veces no se pueden superar los desacuerdos entre dos o más partes del grupo o el camino se hace más lento a la hora de alcanzar una meta, en comparación con otros estilos de liderazgo. Además, este tipo de liderazgo requiere que el líder posea gran habilidad para mantener la motivación y la colaboración de quienes le siguen, así como plena confianza en sí mismo. De lo contrario, el equilibrio de un conjunto de individuos se podría quebrar. .

4. Liderazgo transaccional

El liderazgo transaccional se basa en transacciones, es decir, en procesos de intercambio entre los líderes y sus seguidores. Los seguidores reciben premios por su desempeño laboral y el líder se beneficia porque ellos cumplen con las tareas.

Ventajas

Es un tipo de liderazgo orientado a los objetivos y, por tanto, los seguidores son motivados con recompensas por los resultados conseguidos. El líder transaccional crea estructuras claras, donde queda bien definido lo que requiere de sus subordinados y las recompensas que van a percibir.

Desventajas

El perfil de seguidor del líder transaccional es un individuo racional, motivado por el dinero y otros beneficios o recompensas, cuyo comportamiento es bastante predecible. Los líderes transaccionales se centran en el presente y son muy buenos para conseguir que la organización funcione sin problemas y con eficiencia. Sin embargo, aunque el liderazgo transaccional implica seguir ciertas reglas y funciona muy bien en momentos de estabilidad, en el mundo cambiante que nos encontramos hoy en día, donde el éxito de las compañías muchas veces depende de los cambios continuos, existen estilos de liderazgo más efectivos.

5. Liderazgo transformacional

Los líderes transformadores emplean niveles altos de comunicación para conseguir los objetivos y aportan una visión de cambio que consiguen transmitir a los empleados.

Ventajas

De esta manera, motivan y aumentan la productividad y la eficiencia del grupo. Poseen una fuerte visión y personalidad, gracias a la cual lideran el cambio dentro de la organización y son capaces de cambiar las expectativas, percepciones y motivaciones del equipo. Cuando estos líderes y sus seguidores trabajan juntos, llegan a un nivel superior de moral y motivación. La clave está en el impacto que tienen sobre los seguidores, ya que dichos líderes se ganan la confianza, respeto y admiración de los mismos.

¿Desventajas?

El liderazgo transformacional, en lugar de analizar y controlar transacciones específicas utilizando reglas, instrucciones e incentivos, se concentra en cualidades intangibles, como la visión, los valores compartidos y las ideas, con el propósito de crear relaciones, de dotar de mayor significado a las actividades independientes y de ofrecer una visión compartida que permita funcionar conjuntamente con los seguidores en el proceso de cambio.

Fuente: Psicologia y mente

Los 7 beneficios del Mindfulness para emprendedores y directivos

¿Por qué en las empresas más punteras e innovadoras del mundo hay un gran auge de las técnicas de mindfulness? Apple, Google, la NASA, eBay, Twitter, General Mills y Huffington Post están aplicando programas de mindfulness de manera amplia y con enorme éxito. En Google ya han pasado por su curso de mindfulness más de 4.000 empleados. En General Mills el programa formativo Mindful Leadership (liderazgo atento o consciente) está teniendo un gran impacto en sus directivos.

Pero ¿qué significa realmente mindfulness y qué beneficios aporta a un emprendedor o directivo? Yo defino siempre el mindfulness como un entrenamiento mental de la atención. Atención al momento presente, al aquí y ahora, evitando juicios, y con una actitud de apertura y aceptación. La atención plena y sin juicios al momento presente implica estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en los objetivos marcados, utilizar todo el potencial creativo que tenemos. Mindfulness nos ayuda no sólo a manejar el estrés de forma efectiva, nos ayuda a convertirnos en personas de alto rendimiento. Por eso el interés es creciente, y seguirá aumentando en los próximos años en el mundo de la empresa.

Lo más importante, en mi opinión, del entrenamiento mindfulness es que las habilidades que desarrollamos con la práctica continuada se trasladan de forma natural a la vida y el trabajo. Es exactamente igual al entrenamiento físico mediante el deporte. Cuando entrenamos el cuerpo en el gimnasio estamos fortaleciendo nuestros músculos y nuestra resistencia física. Este fortalecimiento no desaparece cuando salimos por la puerta del gimnasio, como es obvio. Con el mindfulness funciona igual, pero con la mente. Si practicas este entrenamiento mental de forma continuada, notarás en tu trabajo como emprendedor o directivo los siguientes:

7 beneficios del Mindfulness

  1. Estarás más focalizado y concentrado en tus metas.
  2. Tendrás mayor claridad mental para tomar mejores decisiones.
  3. Te notarás mucho más sereno y que gestionas mejor el estrés.
  4. Mejorarás tu capacidad para gestionar los cambios y la incertidumbre.
  5. Aumentarás tu receptividad cerebral para captar oportunidades interesantes para tu negocio o trabajo.
  6. Mejorarás tu capacidad creativa e innovadora.
  7. Desarrollarás tu liderazgo personal.

Para lograr todo esto, hay que entrenar. Si quieres correr con éxito una maratón, no puedes quedarte sentado en el sofá comiendo patatas fritas. ¿Verdad? Pues si quieres convertirte en una persona de alto rendimiento, focalizada al máximo en tus objetivos y con el equilibrio emocional necesario para gestionar todas las dificultades, cambios y estrés que supone alcanzar el éxito, tienes que entrenar tu mente a través del mindfulness.

Fuente: Javier Carril para Emplea y Emprende

Las 5 cosas que más estresan a los emprendedores

No se habla mucho de lado oscuro del emprendedurismo, pero Toby Thomas, el CEO de EnSite Solutions habla de ello utilizando una metáfora: emprender es como montar un león. Todos te miran y piensan “qué valiente jinete”, pero a ratos lo único que ese jinete atina a pensar es “¿Por qué rayos me monté en este león? Y, ¿cómo consigo que no me coma?”

Este león es una metáfora de las múltiples fuentes de estrés a las que puede verse sometido un emprendedor. Aquí mencionamos las cinco más importantes:

1. Cumplir con las expectativas.

Al emprender tenemos nuestras propias expectativas de cuándo alcanzaremos el éxito. Encima quizás tenemos un padre o un hermano que nos prestó dinero para emprender, y una esposa e hijos que dependen del éxito de nuestro proyecto.

Por todo esto, cuando el éxito no llega tan pronto como esperábamos, manejar el estrés de no cumplir las expectativas puede ser muy duro y se vuelve peor si nuestra posición de liderazgo nos lleva a hacer promesas: a un cliente, a un inversionista o a un miembro de nuestro equipo, y sabemos que hay que cumplirlas para mantener en alto la credibilidad de nuestro negocio.

2. El capital limitado.

Es común que la inexperiencia nos lleve a subestimar el capital que necesitamos para levantar una startup. Un mal cálculo, la dificultad para encontrar inversionistas o un préstamo denegado por el banco pueden llevar a un déficit en el flujo de caja que a su vez puede amenazar la producción, el pago de la nómina y por ende la sostenibiliad del negocio.

Si además nuestra empresa tiene alguna deuda, el estrés monetario puede llegar a ser verdaderamente insoportable.

3. Pretender ser todólogo.

Cuando concebimos una idea y la hemos visto germinar desde cero, es normal que sintamos que nadie entiende el proyecto mejor que nosotros, pero eso no significa que debamos caer en la tentación de ser todólogos y querer ocuparnos de todo el proceso productivo, pues esto puede ser muy estresante.

Hay que aprender a delegar y a confiar en el talento de nuestro equipo, así evitaremos tener la impresión de que somos un “cuello de botella” y de que, si nosotros no hacemos nuestra parte, el proyecto no avanzará hacia ningún sitio.

4. Agenda llena.

Reuniones con clientes e inversionistas, presentaciones de negocios, investigación… Nunca se acaba la lista de tareas para un emprendedor y aprender a coordinar el tiempo puede ser difícil y estresante.

Además, algunas de estas actividades (como las citas con inversionistas) pueden poner en juego el futuro de la empresa y esto añade una gota más al cóctel del estrés para los emprendedores.

5. Mantener la imagen de líder ante el equipo.

Pese a todas estas presiones, se espera que el emprendedor se mantenga firme, como una fuente imperturbable de inspiración y motivación para su equipo.

A veces es duro estar montado en el león y no poder mostrarle a nadie nuestras dudas y vulnerabilidades. Por eso es importante que, independientemente de cuál sea la fuente de nuestro estrés, recordemos que antes de emprendedores somos personas y como tal tenemos derecho a compartir lo que nos preocupa sin miedo a ser juzgados por nuestras aparentes debilidades.

 

 

5 consejos para incorporar la inteligencia emocional en los negocios

Atrás quedaron los tiempos en los que el liderazgo empresarial era sinónimo de rigidez y de un manejo exclusivamente racional de los recursos. Desde que en 1995 el psicológo estadounidense Daniel Goleman popularizó la inteligencia emocional, este concepto ha permeado cada vez en más ámbitos, incluyendo el de los negocios.

La inteligencia emocional consiste en una serie de habilidades que permiten controlar y gestionar las emociones propias y ajenas para sacarles el mejor partido posible.

Si consideramos que una empresa está compuesta por personas, y que todas las personas actuamos motivadas por las emociones, no es de extrañar que los líderes que mejor gestionan sus propias emociones y las de su equipo tiendan a ser mucho más exitosos. Algunos estudios muestran incluso que un gerente entrenado en inteligencia emocional puede incrementar la productividad de su equipo hasta en un 18.1%.

Claro que es más fácil hablar de inteligencia emocional que llevar este concepto a la práctica, por eso aquí exponemos cinco sencillos consejos para incorporar la inteligencia emocional al ámbito de nuestra empresa.

1. Analízate

¿Te molestaste por un pequeño comentario que hizo tu socio? Lo más fácil seguramente es armar un altercado o devolverle le ofensa, pero la gente con altos niveles de inteligencia emocional es capaz de hacer una pausa antes de permitir que un pequeño incidente se transforme en un gran problema.

En esta pausa, podemos analizar los motivos de nuestra reacción y llegar a una solución más conciliadora y asertiva.

2. Mantén un equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Es común que las personas que trabajan demasiado pierdan contacto con la realidad y sus relaciones personales, y el cansancio y la desconexión con nuestra vida puede volvernos irritables y propensos a incurrir en pequeños tropiezos y a tomar malas decisiones, tanto en la empresa como en nuestra vida personal. Por eso es importante mantener el equilibrio y separarnos del trabajo para recargar nuestras energías.

3. No pierdas de vista el objetivo final

Cuando pensamos a corto plazo, es fácil desanimarse por las dificultades diarias y los pequeños fracasos, pero la gente con niveles altos de inteligencia emocional piensa siempre en metas a largo plazo, ya que es más sencillo hacer una negociación o tomar una decisión que parece difícil si recordamos que el objetivo final es una meta más grande y no el resultado de una negociación específica.

4. Mantente creativo

La creatividad es la clave para mantener el cerebro “ventilado”, y una mente fresca puede ser la diferencia entre cometer un error y tomar una decisión asertiva, por eso no te dejes absorber por la rutina de las obligaciones diarias y date la oportunidad de explorar otras soluciones y perspectivas.

5. Aprende a escuchar y sé empático

No es sencillo dejar de prestarse atención a uno mismo para escuchar genuinamente al otro, por eso sólo las personas emocionalmente inteligentes son capaces de hacer una escucha activa. Esta escucha, combinada con la empatía, es el elemento clave para tratar con los miembros de nuestro equipo, no sólo al momento de limar alguna dificultad, sino también al momento de estar abierto a nuevas ideas y perspectivas.