Cómo administrar las fuerzas de las distintas generaciones en el trabajo

En una empresa conviven actualmente tres generaciones con actitudes, hábitos, intereses y motivaciones distintas.  Las  relaciones son fundamentales para la productividad de cada compañía: Baby Boomers, Generación X y Generación Y, ¿cómo se pueden administrar para lograr una integración positiva?

Mientras los Baby Boomers comienzan a salir del ambiente laboral, entran pisando fuerte los Millennials y la Generación X lidera con incertidumbre: cada uno cambia las necesidades y formas de administrar. Sea multinacional o pyme, es vital para el éxito  de la compañía considerar las diferencias generacionales. Ante los nuevos desafíos y cambios tecnológicos que enfrentan, la brecha nunca fue más relevante.

¿Cómo inspirarlos?

Los ejecutivos Baby Boomers (1946-1964) persiguen el status. Son altamente comprometidos y reciben responsabilidades gratamente si sienten que sus contribuciones son valoradas. Alentarlos a entrenar a otros fomenta su autoridad y gratificación laboral. Esperan estabilidad, seguridad.

Al contrario, la Generación X (1965-1981)  no funciona bajo presión: necesitan independencia. Son actualmente los que ocupan mayor cantidad de puestos de liderazgo. Promover la libertad y creatividad es fundamental para expandir su potencial, se motivan a sí mismos.

Los Millennials (1982-2000) son altamente sociables y tecnológicos. Demandan colaboración, un esquema flexible que les permita trabajar en red y recibir constante feedback. Priorizan el equilibrio entre su vida personal y su trabajo, disfrutando ambos. Debemos estar preparados para entender sus demandas ya que según un estudio de  PricewaterhouseCoopers el 50% de la fuerza de trabajo global, serán Millennials en 2020.

Si bien deben compartir los objetivos comunes de la empresa, las estrategias para conseguirlos pueden ser acordes a cada grupo generacional, utilizando tácticas y recompensas adaptables. Reconocer los intereses y gratificaciones es el camino para un ambiente laboral feliz y, por lo tanto, eficiente.

Cada generación tiene valores y potencial para aportar, si se las comprende es posible complementarlas: las diferencias son la riqueza oculta de las compañías.

Fuente: CIOAL

Generación Z, los futuros clientes de tu empresa

Durante el pasado IAB Conecta 2017, Facebook pidió a las empresas que hackearan el futuro y se adelantaran a lo que pueda pasar en 2020 para que durante ese año se conviertan en líderes de su sector.

Un dato que las empresas no deberán olvidar: la Generación Z, jóvenes de 16 y hasta 19 años, representará 27% de la población mundial y tendrán un poder adquisitivo de 22 millones de dólares (mdd).

Los Zillennials, conocidos como los dependientes digitales, ya que cuando nacieron la tecnología ya era algo habitual en sus hogares a diferencia de los millenials o generación Y quienes nacieron junto con la tecnología.

Estos jóvenes no han desarrollado el hábito de la paciencia. Con un Smartphone, obtienen inmediatamente todo buscando internet y no están acostumbrados a hacer investigaciones más profundas sobre un tema.

Otra de sus características es ser expertos buscadores en internet y muchas veces compiten por ser el primer en sacar o descubrir un contenido, con los que ser referencia en su círculo y marcar tendencia.

Hay que tener en cuenta que su niñera no fue la televisión sino internet y buscan ser como aquellos influencers que ven a través de la red.

Son personas autosuficientes y astutas. Ellos con internet saben que pueden aprender a hacer cualquier cosa por lo que no necesitan que les ayuden. En el aspecto de la astucia podemos ver como son muy conscientes de su privacidad de ahí el éxito de los videos cortos de 24 horas de Instagram o Snapchat, que después son borrados.

Ellos lo que buscan es inmediatez y siempre sacar un beneficio. Tardan de media 9.5 segundos en quitar un anuncio web para poder ver el contenido, mucho menos tiempo que la generación Y o X los cuales están acostumbrados a consumir publicidad.

Pocos son los anuncios que consiguen captar la atención de esta generación. Por ejemplo, la mayoría de su tiempo se lo dedican al Smartphone y ahí hacen todo. Son más receptivos a los mobile app rewards, aquellos anuncios que saltan en los juegos que consumen en su dispositivo y que a cambio de ver dicho anuncio ofrecen recompensas como vidas extras, mas monedas etc.

Ellos buscan con esto una relación ganar- ganar. Y esperar que se les ceda un poco el control porque ellos son muy conscientes de su poder a la hora de elegir. Sentirse parte importante del juego o la marca y ver como sus peticiones son tomadas en cuenta. Es decir, tener más interacción.

Una cosa que hay que tener clara, el conectar con ellos implica hacer un cambio en el marketing. Lo más importante es evitar formatos intrusivos para ellos, ya que como se mencionó anteriormente son muy reservados con su privacidad.

Según una encuesta elaborada por Millward Brown el 52% de ellos buscan marcas y personas que piensen como ellos. Hoy en día es muy difícil encontrar a alguien que piense como ellos porque se consideran únicos entonces encontrar alguien que comparta lo mismo que él, es un plus.

Del estudio de Millward Brown también se determinó que el 45% de ellos buscan y valoran un contenido que sea honesto y real. Buscan anuncios con sentido del humor, música buena y una gran narrativa.

Por lo que para conectar con la generación z y asegurar una base de clientes para un futuro, ya que ellos serán quienes dentro de unos años tengan la capacidad de decisión sobre los productos hay que tener claro tres cosas:

En primer lugar, hay que estar conectado con la tecnología y usarla a nuestro favor para captarlos. Después hay que planificar muy bien el contenido recordando que no hay que ser inclusivo y la importancia de ceder el control.  Y por último elaborar un contenido con humor, buena narrativa y música atractiva.

Fuente: Forbes