Qué es y cómo funciona Hyperloop, el transporte del futuro

Hyperloop es un nuevo medio de transporte. Su diseño fue pensado intentando mejorar la velocidad de los aviones, implementándolo por tierra como si fuera un tren.

El concepto se diseñó, imaginando todos los futuros problemas e intentando reducir los tiempos al máximo. Por eso Elon Musk pensó en un tubo completamente cerrado para que pasase el medio de transporte por él y así se consiguiese una mayor seguridad y una velocidad extra.

Hyperloop estaría compuesto por cápsulas selladas capaces de alojar unas 30 o 40 personas. Durante el funcionamiento las cápsulas circulando tendrían una separación de unos 40 km. Se estimaría el transporte de miles de pasajeros por hora. Aunque todos estos datos pueden variar con el tiempo y también varían con cada compañía.

¿Quién realiza Hyperloop?

El proyecto inicial es libre de derechos y en vez de crear una patente para Hyperloop Elon Musk decidió abrir al mundo los datos para que pudiera ser un proyecto colaborativo; su ambición sigue pensando en Marte y cuando le han preguntado por ello, ha declarado que la atmosfera de Marte sería perfecta para Hyperloop.

La velocidad media supera los 900 km/hora; esto supone duplicar la velocidad del tren más rápido del mundo. En este caso hablamos del tren de levitación magnética que une Shanghái con su aeropuerto que llega a alcanzar más de 400 km/hora.

Su intención es superar los 1200 km/hora en las mejores condiciones pero lo normal será superar los 1100 km/hora. Veremos finalmente cómo evoluciona Hyperloop y qué velocidad logra finalmente alcanzar.

Como ejemplo hablan de la duración de un trayecto entre Dubai y Abu Dhabi, que por coche nos llevaría unas dos horas aproximadamente para recorrer los 140 kilómetros de separación, podría ser recorrido en tan solo 12 minutos.

Elon Musk explicó que crear un Hyperloop entre Los Ángeles y San Francisco costaría unos 6.000 millones de dólares.

¿Cómo será viajar a 1200 km/h?

La idea original es que las cápsulas salgan desde “la terminal” cada pocos minutos o segundos dependiendo de la afluencia de clientes. Este concepto desmonta por completo la competencia del resto de transportes.

No solo saldrían las cápsulas de forma constante si no que ya no existirían los problemas habituales que ocurren en los vuelos con las cancelaciones sin previo aviso. Como se puede ver en el vídeo, el sistema permite una autogestión diferente a los transportes habituales agilizando por completo el sistema informático totalmente autónomo.

Todos los tickets y el equipaje estarán controlados electrónicamente, pero la compañía asegura que los vagones están diseñados para que los pasajeros mantengan sus maletas cerca en todo momento de esta manera nos ahorraríamos el check-in y las colas para comprar billetes.

Cualquier información relacionada con el viaje se podrá consultar vía web, desde el tiempo de duración estimada hasta los precios o los horarios

Una vez seleccionada la ruta, se nos asignará una puerta de salida que nos llevará directamente a la cápsula correspondiente.

Tendremos diferentes pods a nuestro servicio desde el más económico hasta el más lujoso, pasando evidentemente por aquellas cápsulas diseñadas para mantener reuniones.

¿Y lo mejor? ¡Es ecológico!

Fuente: ComputerHoy

 

Las empresas B pueden cambiar el mundo, ¿ya las conoces?

Las empresas B nacieron en el año 2006, después de que los empresarios Bart Houlahan y Jay Coen fueran obligados a vender su empresa a la firma American Sporting Good por US$250 millones. Houlahan y Cohen querían definir un modelo de negocio basado en la sostenibilidad ambiental, pero un precedente de la Corte Suprema los obligó a cerrar el trato, en tanto la oferta era más rentable que los dividendos que pudieran generar bajo el nuevo modelo. El motivo: la razón de una empresa es generar valor para sus accionistas. Frustrados, convocaron a un ex compañero suyo de Stanford, Andrew Kassoy, para pensar cómo alentar a otros empresarios a poner el foco de su gestión en la transformación social por encima de los dividendos. Así nació el proyecto B-LAB.

“Vislumbramos un nuevo sector de la economía que utilice el poder del sector privado para crear beneficios para las personas y el medio ambiente. Un sector compuesto por un nuevo tipo de empresa, orientada por un propósito de bien común, que genere beneficios para todas las partes interesadas, y no solo para los accionistas”, escribieron en su primer manifiesto, al que titularon “Declaración de Interdependencia”, porque más que una proclamación de independencia reconocían que no eran nada sin las personas o el ecosistema.

El primer paso de B-LAB fue sacar adelante la Certificación B–CORP, que certifica que las empresas han modificado sus estatutos como sociedad anónima, señalando con precisión que el fin de la sociedad no será generar dividendos sino resolver una preocupación de la comunidad.

Hoy, el movimiento B-LAB está integrado por 1498 empresas certificadas en 42 países, en 130 sectores. La empresa B más importante del mundo en términos de facturación es Natura, que se certificó desde fines de 2014. La empresa de cosméticos de capital abierto con base en Sao Paulo (Brasil), con cerca de 7.000 colaboradores, 100 millones de clientes y ventas por US$3.000 millones al año, alcanzó los 108 puntos de un total de 200, en una tabla en la que se debe obtener más de 80 para calificar como Empresa B. Su estrategia en sostenibilidad ambiental es un modelo a seguir por muchas empresas.

Pero, ¿cuáles son los beneficios económicos de ser B? Entre los más destacados, están el ahorro de costos, un mejor posicionamiento, acceso a nuevos mercados, ingresar a procesos de mejora continua, posibilidad de entablar relaciones con inversionistas “verdes” y atracción de recursos humanos comprometidos con su trabajo, el medio ambiente y la sociedad.

Fuente: El Comercio

Influencers Digitales: Tips para estrechar la relación

85% de los consumidores señala sentirse influido por artículos y opiniones de expertos en internet antes de decidir su compra, según Nielsen. Esta credibilidad, sumada a su creciente alcance en los consumidores, nos dice que es fundamental que las empresas sean capaces de construir una relación con estos nuevos líderes de opinión o influencers digitales.

La relación con un influencer digital, sin embargo, va más allá de la pantalla. Crear esta relación forma parte de una estrategia que promueve varios puntos de contacto con estos líderes. Un evento, en este marco, puede convertirse en un espacio ideal para construir un vínculo de confianza con la marca y sus productos. Si bien podría parecernos algo sencillo, cada acercamiento es clave y no podemos dejar detalles al azar.

A continuación 3 tips para despertar el interés genuino de influencers digitales en un evento.

Una invitación única y una selección estratégica de influencers

Una invitación exclusiva y novedosa puede generar gran interés en el influencer digital, lo que aumentaría las posibilidades que comparta los contenidos del evento en sus redes sociales, a través de imágenes, vídeos o comentarios positivos de la marca y/o producto.

Ello podría darse a través de un detalle o kit que podría incluir o no un hashtag. Es clave conocer a los influencers para llegar con algo que sabemos les interesará. Es clave no solo cómo se hace la invitación, sino a quién invitas. Invita a los que de verdad pueden involucrarse con los temas que vas a comunicar. Recuerda que los influencers basan su credibilidad y alcance en comentar temas que realmente les interesan. Un mapeo de influencers te puede ayudar también a definir el perfil de seguidores de cada uno. No necesariamente los que más seguidores tienen son los más importantes para la marca, de modo que es clave seleccionar estratégicamente a un grupo de influencers que, en conjunto, te ayude a amplificar al máximo la conexión con tu público objetivo.

Convertir el evento en una experiencia memorable

Además, de la novedad y exclusividad que se transmiten desde la invitación, un evento debe generar bienestar y emoción. Esto abarca desde la decoración hasta las acciones programadas con el fin de transmitir una experiencia única.

Para ello es importante definir el tipo de acciones a realizar dependiendo de lo que se quiere comunicar y tomando en consideración el tipo de influencer que asista. Lo peor que puede pasar en un evento es que no consiga conectar con los invitados o no transmita la esencia de la marca. Algo práctico pero útil: es importante considerar siempre la presencia de un hashtag para que etiqueten sus contenidos y facilitar el wifi para facilitar en la mayor medida su colaboración con las publicaciones en redes sociales.

Mantener el contacto post evento

La relación no acaba en el evento. Una forma simple de mantener el contacto es enviar un presente o agradecimiento a los influencers que tenga que ver con la acción desarrollada. Este es un detalle que puede marcar la diferencia en la relación con ellos y además, se puede convertir en un nuevo contenido o post que puedan compartir en sus redes sociales.

En este sentido, no debería realizarse una propuesta explícita ni implícita para que compartan en sus redes sociales el material enviado, ya que ello debe partir de su genuino interés por los contenidos. También es recomendable compartir los contenidos del evento o de la campaña y etiquetar al influencer en las publicaciones para facilitar la interacción en las redes sociales de la marca.

Hoy en día trabajar y relacionarse con los influencers digitales es clave para cualquier plan de comunicación del sector empresarial. Por ello, es muy importante que el influencer conozca, confíe y se interese por nuestra marca y/o productos de manera legítima y, de la misma forma, es fundamental que la marca conozca al influencer a través del monitoreo de sus redes sociales a fin de conocer cuáles son sus intereses. En más de una ocasión ha sido una sorpresa agradable descubrir que el influencer es fan de la marca y/o producto.

Las relaciones con estos líderes de opinión se construyen a largo plazo. Es una relación de poco a poco que se nutre de cada interacción, contenido o encuentro que llevamos a cabo con ellos basada en la confianza e interés mutuo, y sustentada en una estrategia genuina de colaboración.

Fuente: PuroMarketing

¿Qué es la estrategia Océano Azul?

Muchas empresas gastan la mayoría de su tiempo y recursos en competir por su posición en el mercado. Pero, ¿y si en lugar de gastar toda nuestra energía compitiendo, nos preocupamos por buscar nuevos mercados sin competencia? De esto habla la estrategia del océano azul, que comentamos a continuación.

Esta teoría nace del libro “Blue Ocean Strategy” de Chan Kim y Renee Mauborgne. Para entender lo que es un océano azul, primero hay que conocer el océano rojo. Éste representa las condiciones de un mercado en el que las empresas luchan constantemente entre ellas, con el objetivo de conquistar una posición en el mercado. Se trata de mercados saturados con muchas empresas ofreciendo servicios o productos similares.

El océano azul, sin embargo, reivindica la búsqueda de un mercado libre de competidores, donde la lucha constante por un espacio en el mercado no sea necesaria. Según la teoría del océano azul, las empresas no triunfan mediante la competición directa con otras empresas. La clave se encuentra en la búsqueda y creación de océanos azules; mercados hasta ahora vacíos, fácilmente conquistables y de rápido crecimiento. Persiguiendo la diferenciación y el “low cost” creamos nuevos mercados, haciendo que la competencia sea irrelevante.

Cuatro Acciones vs. Cinco Fuerzas

Según los autores del libro “Estrategia de los océanos azules”, la clave para encontrar un océano azul es tener en cuenta el “marco de las cuatro acciones”. Este marco se utiliza para reconstruir los elementos de valor del cliente y crear una nueva curva de valor. El marco plantea cuatro preguntas clave:

  • Elevar: ¿Qué factores deben elevarse muy por encima del estándar de la industria?
  • Eliminar: ¿Qué factores, por las que la industria ha competido mucho, deben ser eliminadas?
  • Reducir: ¿Qué factores deben reducirse muy por debajo del estándar de la industria?
  • Crear: ¿Qué factores, que la industria nunca ha ofrecido, deberíamos crear?

Nunca es fácil encontrar respuesta a estas cuatro cuestiones, pero planteárnoslas nos ayudará a analizar todos los factores sobre los que compite la industria. Dándonos cuenta de todas las suposiciones inconscientes que hacemos cuando competimos, al mismo tiempo que nos empuja a la búsqueda de la diferenciación y el “low cost”.

La teoría de los océanos azules está en directa oposición con la teoría de las Cinco Fuerzas elaborada por Michael Porter. Dicha teoría se centra en dar claves a las empresas para saber cómo competir en su mercado, en lugar de cómo buscar un nuevo mercado donde posicionarse (un océano azul). El modelo de Michael Porter se basa en cinco factores específicos que ayudan a determinar si las empresas son rentables, basándose en otras empresas que compiten en el mismo mercado.

Esta fórmula de las Cinco Fuerzas ha sido muy criticado por los autores de la estrategia de los océanos azules, ya que las cinco fuerzas nos incitan a quedarnos siempre en océanos rojos gastando todas las energías en competir directamente, en lugar de buscar la diferenciación. Es importante no obsesionarnos con la competencia y dedicarnos a buscar alternativas.

Ejemplos y casos de éxito de la estrategia de océanos azules

Un ejemplo que se suele utilizar mucho para explicar esta estrategia de océanos azules es el Cirque du Soleil. Este mítico espectáculo, en lugar de competir contra el circo número uno del mundo (Ringling Bros. And Barnum & Bailey) reinventó su espectáculo, creando un nuevo concepto de circo y consiguiendo unos ingresos que sus competidores habían tardado más de cien años en alcanzar.

El Circo del Sol, en lugar de luchar por los clientes de Ringling buscó su propio océano azul. Crearon un nuevo espacio en el mercado del espectáculo, donde no había competidores. Este nuevo espacio comenzó a atraer consumidores que hasta ahora no consumían circo, se generó una nueva demanda en un nuevo nicho de mercado, todo mediante la revisión del concepto de circo. Nació un nuevo océano azul.

Lo mismo sucedió con el lanzamiento de la Wii de Nintendo. En un mercado saturado de oferta (PlayStation, Xbox…) la empresa japonesa supo diferenciarse y crear su propio concepto de videojuego. Introduciendo nuevas características, como el control intuitivo de movimientos mediantes sensores, surgieron nuevos conceptos de videojuegos que ampliaban el target de sus clientes, incluyendo otros perfiles que hasta ahora no consumían videojuegos; ciudadanos adultos, amas de casa, etcétera.

En definitiva, no desperdicies todas tus fuerzas en la lucha constante contra tus competidores. Párate un momento, trata de pensar en las cuatro preguntas que antes hemos planteado y diferénciate. Crea tu propio océano azul, inventa tu propio mercado y olvídate de competir. Porque más vale dedicarnos a mejorar e innovar en nuestra empresa.

Fuente: IEBS School

Radio Pasillo: ¿Se puede evitar?

Atención, los rumores pueden acabar con las organizaciones sino son abordadas a tiempo.

Así lo manifiestan referentes de empresas españolas en una nota recientemente publicada en el El País, donde se califica a los rumores como asesinos organizacionales.

Al efecto, se explica la necesidad de estar informados por parte de todos los miembros, ya sea cuando ocurren cambios que pueden afectar a la empresa o a los puestos de trabajo.

“Si la organización no es capaz de atender esa necesidad, las noticias brotarán deformadas o exageradas por otros canales”, explica Marc Vigilante, director asociado de Humannova.

Por lo que, dejar que los rumores tomen el control puede ser devastador para la imagen y credibilidad de una persona, marca o compañía de manera irremediable, advirtió.

Para Paco Muro, presidente de Otto Walter International, “Casi todo se termina por saber dentro de las empresas y el rumor es mucho más rápido que cualquier otro medio de comunicación, especialmente cuando se trata de expandir algo malo”.

Entre los principales temas que pueden llevar al chismerío, resaltaron la perspectiva de un ajuste salarial, un cambio en los horarios o una reestructuración de departamentos, ya que generarán inevitablemente especulaciones entre sus posibles afectados, a menos que la empresa tome la delantera.

Falta de información

Por su parte, la socia directora del Centro de Estudios del Coaching (CEC), Miriam Ortiz de Zárate, indica que los rumores sólo encuentran sitio cuando los canales oficiales callan. “Son como vasos comunicantes: cuando no hay comunicación formal, se dispara la informal”, comentó.

En tanto que Nacho Rodríguez Velasco, director de comunicación de ING Bank España y Portugal, indica que una buena manera de neutralizar los chismorreos es ocupar esos espacios.

“Cuando la comunicación fluye de forma abierta y transparente y todo el mundo está informado de la evolución de los proyectos, cambios y movimientos, se da menos pábulo al rumor. Porque la gente sabe que enseguida podrá acudir a la fuente oficial para informarse”, explica.

Así es que los expertos coinciden en que lograr una empresa libre de habladurías es poco menos que imposible. Pero sí se puede intentar minimizar su impacto, por lo que Vigilante aconseja “ser muy claros en la comunicación interna y no dar nunca por sabido que el mensaje ha llegado y ha sido entendido”.

Recomendaciones

Si aun así se producen malas interpretaciones, será importante reaccionar con celeridad. “En el momento en que se detecta un rumor, hay que aclararlo”, sostiene Isabel López Triana, socia de Canvas Estrategias Sostenibles.

Permanecer callado o ignorarlo no serán buenas opciones ya que “dañarán la transparencia de la empresa y sólo se conseguirá que la crisis continúe creciendo”, añadió.

“El error nos hace más humanos, reales y creíbles. Se valora más a una empresa que reconoce sus errores y dificultades que a una que aparenta no tenerlos aunque se estén viendo claramente”, añadió.

Pero, en todo proceso de comunicación es inevitable que se produzcan distorsiones, solo hay que aprender a convivir con ellas y tratar de mitigarlas con más comunicación de forma más transparente y espíritu crítico para reconocerlo, amplió Rodríguez Velazco.

Nuevos Canales

Los nuevos canales como los blogs o las redes sociales corporativas juegan un papel destacado en esa gestión del teléfono cortado, porque ayudan a democratizar el flujo comunicativo.

“Pasaron los tiempos en los que la comunicación interna era un PDF con el comunicado oficial de la compañía. Ahora el diálogo es abierto y bidireccional. Las personas pueden preguntar y la empresa explicarse de un modo más ágil y espontáneo”, aseguró el director de comunicación de ING Bank.

Los empleados más tóxicos suelen ser los primeros sospechosos cuando se busca el origen de la cadena de rumores y Ortiz de Zárate recomienda cortarlos de raíz.

En ocasiones excepcionales puede que la propia empresa ponga en circulación un rumor con fines interesados, filtrando una posible supresión de la jornada reducida o un cambio en la política de incentivos, y en función a la reacción, se decide si se hace o no, contempló la coach de CEC.

Que una cultura organizativa aliente más o menos la circulación de rumores dependerá en gran medida de la credibilidad que esa compañía sea capaz de generar entre sus trabajadores, recalcó Paco Muro.

“El problema es que muchos empleados no han visto nunca al primer ejecutivo de su empresa, ni siquiera en vídeo. Y así resulta más difícil confiar en alguien” puntualizó.

Fuente: Comunidad RH

Los 4 mantras que pueden ayudarte en los negocios

El emprendedor novato deben encontrar la motivación constante si definitivamente considera que lo suyo es tener su negocio propio. ¿Cómo lograrlo?

Un mantra, aplicado al ámbito empresarial, es una frase corta que expresa el sentido que se desea dar a la empresa y cómo va a servir a sus clientes. ¿Parece fácil no? Probablemente no.

La dificultad de escribir un mantra reside en que todo el mundo espera que sea corto e impactante, cosa que hace más interesante su elaboración por su belleza expresiva.

Así que la mejor manera para ello es respirar hondo, concentrarse y preguntarse qué sentido va a tener el negocio para las personas a las que se dirige. No en vano muchos emprendedores tienen un problema común: se consideran creadores pero no vendedores.

Por eso si van a invertir en un negocio, tienen que considerar igualmente la estrategia de comercialización. Esto no significa que las ventas tengan que ser aburridas, al contrario: hay que incorporar estrategias inteligentes, pensamiento rápido y el tipo de actividades que los emprendedores aman.

Así que te ofrecemos estos mantras que proyectan mucha fuerza y emoción:

1. Generar confianza

Existe una gran diferencia entre lograr que a alguien le guste el producto y efectivamente conseguir que lo compre. Los  clientes necesitan sentirse seguros que es lo indicado para ellos. Así que se debe retar a los consumidores a criticar el producto, ya que cuando no logren encontrar fallas significativas, tendrán más confianza en lo que compran.

2. Reforzar lo positivo

Durante una conversación de ventas, se debe poner especial atención a los comentarios de los clientes que refuerzan la postura. Tal vez ellos digan: “nunca lo había  pensado de esa manera” o “ahora entiendo cómo eso podría ayudarnos”. Entonces, hay que ver la forma y asegurar que se pueda lograr que compartan la manera de pensar del emprendedor.

3. Dejar que el cliente sea el vendedor

Hay que verlo de esta manera: en lugar de vender a los clientes, se debe proporcionar la evidencia suficiente para que se convenzan ellos mismos. Por eso se sugiere preguntar a los compradores potenciales lo que buscan en un producto similar al que se vende.

4. Seguir satisfaciendo las necesidades

La gente compra con el fin de sentir la satisfacción de que sus exigencias se cumplieron. Esto es una regla. Así que el producto puede cumplir con lo que necesitan, cierto, pero los clientes también están buscando contacto a nivel personal. Si a un comprador potencial no le gusta algo del producto, hay que ponerse en en contacto con él inmediatamente.

Fuente: Entrepreneur.com

 

¿Cuáles son los países de América Latina con las empresas tecnológicas más exitosas?

En América Latina hay nueve unicornios tecnológicos.

Son empresas jóvenes que crecido a pasos agigantados en muy pocos años, hasta llegar a alcanzar una valoración que supera los mil millones de dólares, algo raro en el mundo de las startups.

Su crecimiento puede compararse al de empresas emergentes globales como Uber, Xiaomi, Airbnb o Snapchat.

La mayoría de ellas nacieron antes o poco después de que explotara la burbuja de internet en 2001 y basan su actividad en el mundo web. Son digitales y emprendedoras, y con huella internacional.

“Por primera vez en la historia, América Latina está generando empresas de base tecnológica en escala”, le dice a BBC Mundo Ignacio Peña, fundador de la consultora de innovación Surfing Tsunamis.

“Apenas es el comienzo de una transformación profunda”, agrega el experto.

Su empresa, junto a un equipo de NXTP Labs -el fondo de inversión en tecnología más activo en la región- y con el apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN-BID) acaba de publicar “Tecnolatinas”, el primer estudio en analizar las firmas tecnológicas de la región.

Para ello, más de 20 expertos de diferentes países identificaron 5.000 compañías en América Latina y, después, redujeron la lista a aquellas con un valor mínimo de US$25 millones.

El resultado fueron 124 empresas de ocho países que representan un mercado de al menos US$38.000 millones.

TecnolatinasFuente: Tecnolatinas Report

“Desde América Latina y de emprendedores latinos han surgido muchas innovaciones: desde la primera maleta inteligente (Bluesmart) o una constelación de nanosatélites (Satellogic), hasta mercados que facilitan el acceso a empleo a trabajadores no calificados o plataformas que permiten la inclusión financiera”, le cuenta a BBC Mundo Marta Cruz, cofundadora y directora de NXTP Labs.

Los países que encabezan el club de startups tecnológicas latinoamericanas son Brasil y Argentina.

De hecho, de los nueve unicornios, cuatro están en Argentina (Despegar.com, Globant, MercadoLibre y OLX), dos en Brasil (B2W y Totvs), otros dos en México (KIO Networks y Softtek) y uno en Chile (Crystal Lagoons).

Todos ellos representan el 61% del valor del ecosistema de empresas tecnológicas en América Latina y, según Peña, “están entre los mayores jugadores del mundo a partir de innovaciones en sus modelos tecnológicos”.

El país que encabeza el ranking de las “tecnolatinas” es Brasil (con un 48%), seguido por Argentina (19%), México (14%), Chile (8%) y Colombia (7%).

¿Cómo lograron crecer tanto?

“Pool” de talentos

“Brasil y Argentina tienen más ‘tecnolatinas’ debido en parte al tamaño de pool de talentos del que disponen”, dice Peña.

“A eso se suma el liderazgo de algunos emprendedores pioneros que fueron clave para mostrar que era posible tener éxito creando empresas de internet y software”.

Marta Cruz coincide.

“Ambos países han sido el escenario de desarrollo de las empresas de mayor valor lideradas por talentos que destacan de resto de la región“, asegura la argentina, quien trabajó por más de ocho años en MRM Worldwide como directora regional de Latinoamérica, manejando cuentas como HP, Intel, Coca-Cola, GM o MasterCard.

Cruz asegura que los emprendedores a la cabeza de esas firmas tecnológicas “se convirtieron en los modelos a seguir” de otros empresarios en el sector.

Pero la especialista dice que existen diferencias socioculturales en la región y distintas iniciativas de cada país, las cuales han generado “un ambiente propicio para el desarrollo de empresas de alto impacto”.

“Aunque, muchas veces, las condiciones adversas, como ocurrió en Israel, son impulsoras para la creación de soluciones de alcance global, o al menos regional”.

“Es buen negocio innovar”

Y, cuando esto ocurre y una empresa logra llegar alto, el primer impacto es la creación de valor, dice Peña, quien tiene 15 años como consultor de administración en proyectos para Brasil, México, Chile y Argentina.

“A eso se suma la generación de empleos y oportunidades. Un ejemplo es MercadoLibre [una empresa argentina dedicada a compras online], que en apenas 16 años de vida logró tener más de 3.500 empleados y permitir que más de 100.000 pasen a vivir de vender productos en su sitio web”.

“Tal vez el mayor impacto sea demostrar que América Latina puede ser parte de la revolución tecnológica y promover un nuevo paradigma de lo que significa ser empresario en la región”, admite.

Sin embargo, dice Peña, “es temprano para hablar de impacto global”.

Y que ocurre con los países que quedaron a la cola? ¿Cómo pueden mejorar?

“Tienen una gran oportunidad: analizar cómo se fueron desarrollando los ecosistemas de emprendimiento e innovación más exitosos, aprender de los errores que éstos hayan cometido y empezar a opoerar”, dice Cruz.

Para Peña, “lo primero es darse cuenta de que es posible y es buen negocio innovar desde América Latina.

Lo mejor que tenemos no son las materias primas, sino nuestra gente”, dice el experto.

“Lo segundo es percibir que, muchas veces, los países chicos tienen mayor capacidad de cambio y aprender de ellos”.

“Basta con ver los casos de Israel, Estonia, Singapur o Finlandia”.

“A partir de ahí, es lanzarse a la pileta sin pudor y persistir e iterar con inteligencia hasta triunfar“, sostiene el argentino.

“La clave es darse cuenta de que se trata de una maratón y no de una carrera de 100 metros, pero que el esfuerzo vale la pena”.

Fuente: BBC Mundo