Las 15 cosas que debes evitar al hacer un pitch

Estamos seguros que ya has leído una serie de consejos sobre lo que debes hacer a la hora de presentar tu pitch. Pero, ¿has leído sobre los errores más frecuentes? A continuación te dejamos con la lista de los 15 errores capitales según lo expuesto por el Gerente de Negocios de Wayra Chile, Claudio Barahona.

A continuación, los grandes errores a evitar al hacer un pitch.

  1. No tener un objetivo: Lo primero que tienes que hacer es identificar qué quieres. ¿Quieres levantar capital? ¿Quieres salir en algún programa de televisón? ¿Quieres convencer a un socio? Una vez que tengas esto claro, podrás armar un pitch que te ayude a cumplir tu objetivo.
  2. No contar una historia: Tu pitch debe ser igual que una buena historia. Tiene que tener una introducción cautivante, un climax que retenga y un desenlace emocionante.
  3. Hablar en un lenguaje poco claro: Las frases complejas llenas de conceptos abstractos no te hacen ver más inteligente, sólo confunden a las personas que te están escuchando. Lo único que logras es que ellos pierdan el interés en tu presentación.
  4. Ser demasiado técnico: Nos alegra saber que te encanta lo que haces y que tienes claro cómo funcionan las cosas. Lo que no nos gusta es escucharte hablar de los detalles más técnicos, cuando de verdad no los entendemos ni son el foco de la presentación.
  5. No hablar del negocio: Céntrate en lo que de verdad importa, el negocio. Demuéstrale al inversionista que vale la pena “poner plata” en tu negocio.
  6. No hablar de la competencia: Investiga el mercado, es muy poco probable que tu idea no exista en el mundo. Además, un inversionista se demorará menos de 4 minutos en encontrar si realmente tienes o no competencia y será muy mal visto si no la mencionas.
  7. Rellenar: Céntrate en lo importante. Cuando rellenas y tratas de “pintar” todo color de rosas se nota y no es atractivo.
  8. No respetar la regla 10/20/30: Prepara un máximo de 10 slides. Presenta en 20 minutos. Letra tamaño 30 (como mínimo). Nada más que decir.
  9. “Muerte por PowerPoint”: O aquel slide que tiene más texto que espacios en blanco. No deberías escribir TODO lo que vas a decir. La presentación la haces tú, no el PPT.
  10. El gráfico de la muerte: es muy probable que tengas incluso menos de 20 minutos para presentar, ¿de verdad vas a desaprovechar tiempo necesario en explicar un gráfico? Manten las cosas simples.
  11. No practicar: ¿Recuerdas cuando tenías que recitar un poema en enseñanza básica? Esto es lo mismo. Practica hasta que que recuerdes hasta la última coma. Lo más importante es que te sientas cómodo presentando y sólo lo vas a lograr si tienes claro lo que vas a decir. (Tip: Arma un guión y define el tiempo que te demoraras en explicar cada slide.)
  12. No estar listo para lo que sea: Puede que el pasa slide esté malo, o que se haya echado a perder el VGA. No importa lo que pase, tienes que estar preparado. No te decimos que tienes que andar con un bolso al estilo Mary Poppins, pero nunca está mal llevar repuestos, o saber ingeniártelas.
  13. No practicar el Q&A: Es poco probable que te topes con una pregunta que nunca te han hecho luego de terminar tu pitch, po eso practica las respuestas, para que sean completas y simples.
  14. No mostrar la oportunidad de negocio: No importará lo genial que sea tu idea, si no eres capaz de explicarle al inversionista cuál es el mercado y la posibilidad de que esto sea un éxito.
  15. Las mentiras del emprendedor: ¿Cuántas veces te has escuchado diciendo…?
    • “Un producto bueno se vende solo”.
    • “Apúrate, porque estamos cerrando la ronda de inversión”.
    • “Nadie está haciendo lo que nosotros hacemos”.
    • “La multinacional X con la que competimos es muy grande y lenta. Nosotros somos mejor”.

    Si dijiste algo así y tienes claro que no es cierto, adivina, el inversionista también lo sabe.

Como último consejo, te recomendamos que incluyas un slide que presente a los miembros de tu equipo. Recuerda que un gran proyecto lo hacen las personas que trabajan en él.

Fuente: Fayerwayer

El tiempo de los emprendedores

Para el emprendedor uno de los recursos fundamentales es el de la gestión de su tiempo, ya que literalmente el tiempo es oro. Al fin y al cabo cada vez que priorizamos una actividad por considerarla importante o urgente lo que realmente hacemos es aumentar el tiempo disponible para ella, reduciéndolo de las que son menos relevantes.

Gestionar correctamente nuestro tiempo significa ser capaces de llenarlo de las actividades que nos llevarán directamente a conseguir resultados. Por el contrario si llenamos nuestras horas de actividades que no nos acercan a nuestra meta, tendremos la sensación de pérdida de tiempo y no conseguiremos otra cosa que desmotivarnos.

El primer paso consiste en sentarse a reflexionar para identificar y priorizar las actividades importantes de las que no lo son. Como emprendedores esto cobra todavía mayor sentido ya que es muy común acompañar nuestra actividad profesional con un “sacrificio” de nuestro tiempo personal. Así, es habitual y más en los tiempos que corren, que el reto de emprender nos induzca a una actitud equivocada dedicando 10 o 12 horas al día a nuestro proyecto, como sí por ser nuestra empresa el tiempo propio redujera su valor.

No por dedicarle más horas nuestro negocio va a funcionar mejor, sino que las horas que dediquemos deben estar llenas de sentido y dirigirnos hacia el éxito.

Este sería un pequeño guión de los pasos que hay que realizar para gestionar adecuadamente el tiempo disponible.

  1. Tener muy claro el sentido de dirección. Cuáles son los objetivos prioritarios de mi actividad. Cómo voy a conseguir vender mi producto o servicio.
  2. Identificar las actividades que nos llevan a conseguir estos objetivos. Desglosarlas en acciones concretas que debemos realizar para asegurarnos llegar al destino.
  3. Planificar en qué momentos del día vamos a realizar estas actividades que marcan nuestro éxito y realizarlas pase lo que pase, independientemente de las urgencias o interrupciones que se nos presenten. Planificar es uno de los puntos clave y sin embargo solemos dedicarle muy poco tiempo, porque nos quema pasar a la acción lo antes posible.
  4. Responsabilizarnos de nuestro tiempo durante la jornada laboral. Comprender que todo lo que hagamos y no hagamos con él marcará nuestro éxito o nuestro fracaso como emprendedor.
  5. Exigirnos a nosotros mismos trabajar por objetivos. Ponernos retos con plazos límite que cumplir.
  6. Identificar para eliminar o reducir las actividades a las que dedicamos parte de nuestro tiempo y que no nos dan valor: e-mails, teléfono, reuniones,…
  7. Establecer unos límites claros entre nuestro tiempo de trabajo y nuestro tiempo personal, de ocio y familiar. Ser conscientes de que no establecer unas rutinas de tiempo correctas no nos lleva a un mejor rendimiento si no a sacrificar las cosas que realmente nos permiten disfrutar de la vida.

La clave en el buen uso de nuestro tiempo al ser nuestros propios jefes se basa en la responsabilidad personal, en comprender que cada una de nuestras horas, minutos y segundos podemos emplearlas en actividades productivas que nos aporten beneficios o por el contrario, perderlas en actividades secundarias que no aportan un resultado tangible a nuestra empresa.

Fuente: Emprenderalia

¿Tienes madera de emprendedor? ¡Descúbrelo aquí!

Emprender es una actividad que ha tenido un repunte sustancial en los últimos años, esto puede deberse a que las últimas generaciones (Millennials y Generación Z), están empeñados en cambiar la manera de trabajar de generaciones pasadas como la Generación X o los Baby Boomers, donde en vez de pertenecer a una empresa y hacer carrera en la misma, se busca iniciar una empresa o negocio propio.

Muchos profesionales sueñan con iniciar su propia empresa y ser exitosos en ella. Están dispuestos a sacrificar su tiempo, a arriesgarse y salir de su zona de confort. Todos poseemos aptitudes que nos hacen capaces de realizar distintas actividades que pueden o no, llevarnos a un triunfo ineludible. Sin embargo, emprender no es simplemente creer que se puede iniciar un negocio o empresa desde cero. Para llevarlo a cabo, se requieren varias características y habilidades que permitan, desde el comienzo, un crecimiento y éxito continuo. Por eso, hoy queremos brindarte una lista preguntas que seguramente podrán ayudarte a reconocerte como emprendedor.

Ser emprendedor es estar cargado de una energía optimista. En tu mente solo debe caber la premisa del éxito y el aprendizaje. Creer en ti y en tus proyectos es lo que lidera tu autoestima. Entonces, ¿confías en tu potencial y en tus ideas?

Si quieres ser emprendedor, debes saber que la clave está en no rendirse. Un emprendedor no tiene en mente darse por vencido. La pasión por tus sueños es mayor que el miedo al fracaso ni a los obstáculos. ¿Cuál es tu clave para lograr el éxito? ¿Acaso es la persistencia?

Tu ímpetu debe llevarte a ver oportunidades en cualquier lugar. Recibir recompensa financiera por tu esfuerzo no lo es todo, piensas a futuro y trabajas por los frutos que recibirás luego. Tu mente solo sabe crear ideas, no se detiene, de todo lo que observas ves un punto de partida para comenzar a crecer. Si todos los demás ven ruinas y caos, tú debes ver fortuna y potencial. Entonces, ¿sabes reconocer las oportunidades?

Relacionarte con otros nunca ha sido un problema para ti. Te gusta expresar tus ideas y dar a conocer tu forma de ser, no temes al “qué dirán”. Ser sociable y expresivo te han llevado a construir relaciones de manera sencilla. ¿Acaso tienes las habilidades comunicacionales necesarias?

Un verdadero emprendedor sabe que el límite no es la edad. Si desde niño tenías la habilidad de crear, por ejemplo: montar un pequeño negocio en la escuela o ayudar a tus padres con sus trabajos; son actitudes que te perfilaron como un líder nato. ¿Desde cuándo emprendes tú?

Si todas tus respuestas fueron afirmativas: ¡Felicidades! Realmente tienes madera de un emprendedor. Si al contrario, tus respuestas fueron negativas, debes saber que el emprendedor se dedica a alcanzar la libertad, a ser independiente y relacionarse con personas que aporten a su futuro. Entonces, ¿qué esperas para poner tus habilidades y conocimientos a prueba? ¡Es tu hora!

Los 4 mantras que pueden ayudarte en los negocios

El emprendedor novato deben encontrar la motivación constante si definitivamente considera que lo suyo es tener su negocio propio. ¿Cómo lograrlo?

Un mantra, aplicado al ámbito empresarial, es una frase corta que expresa el sentido que se desea dar a la empresa y cómo va a servir a sus clientes. ¿Parece fácil no? Probablemente no.

La dificultad de escribir un mantra reside en que todo el mundo espera que sea corto e impactante, cosa que hace más interesante su elaboración por su belleza expresiva.

Así que la mejor manera para ello es respirar hondo, concentrarse y preguntarse qué sentido va a tener el negocio para las personas a las que se dirige. No en vano muchos emprendedores tienen un problema común: se consideran creadores pero no vendedores.

Por eso si van a invertir en un negocio, tienen que considerar igualmente la estrategia de comercialización. Esto no significa que las ventas tengan que ser aburridas, al contrario: hay que incorporar estrategias inteligentes, pensamiento rápido y el tipo de actividades que los emprendedores aman.

Así que te ofrecemos estos mantras que proyectan mucha fuerza y emoción:

1. Generar confianza

Existe una gran diferencia entre lograr que a alguien le guste el producto y efectivamente conseguir que lo compre. Los  clientes necesitan sentirse seguros que es lo indicado para ellos. Así que se debe retar a los consumidores a criticar el producto, ya que cuando no logren encontrar fallas significativas, tendrán más confianza en lo que compran.

2. Reforzar lo positivo

Durante una conversación de ventas, se debe poner especial atención a los comentarios de los clientes que refuerzan la postura. Tal vez ellos digan: “nunca lo había  pensado de esa manera” o “ahora entiendo cómo eso podría ayudarnos”. Entonces, hay que ver la forma y asegurar que se pueda lograr que compartan la manera de pensar del emprendedor.

3. Dejar que el cliente sea el vendedor

Hay que verlo de esta manera: en lugar de vender a los clientes, se debe proporcionar la evidencia suficiente para que se convenzan ellos mismos. Por eso se sugiere preguntar a los compradores potenciales lo que buscan en un producto similar al que se vende.

4. Seguir satisfaciendo las necesidades

La gente compra con el fin de sentir la satisfacción de que sus exigencias se cumplieron. Esto es una regla. Así que el producto puede cumplir con lo que necesitan, cierto, pero los clientes también están buscando contacto a nivel personal. Si a un comprador potencial no le gusta algo del producto, hay que ponerse en en contacto con él inmediatamente.

Fuente: Entrepreneur.com

 

Los 7 mejores libros para emprender

Leer es una de las actividades favoritas de muchos emprendedores. Por mi parte, me considero un lector ávido de libros de emprendimiento y gestión. Realmente me apasiona aprender nuevos conocimientos para luego aplicarlos en mis proyectos empresariales.

Si al igual que a mi, a ti también te apasiona la lectura; quiero compartirte los 7 mejores libros de emprendimiento desde mi propia experiencia.

Aunque posiblemente haya omitido algún libro importante para emprender, por eso me gustaría invitarte a que en los comentarios del blog compartas cuáles son esos libros que te han ayudado a ti como emprendedor.

1. EL LIBRO NEGRO DEL EMPRENDEDOR

El libro negro del emprendedor

Todo mundo quiere emprender pero no se han dado cuenta lo que existe detrás de ésta pregunta ¿Quieres Emprender?.

El autor Fernando Trías de Bes en  este libro ofrece una perspectiva extremadamente realista de las situaciones en la que se enfrenta un emprendedor cuando va empezar una startup y ofrece una lista de los errores más comunes que se acometen al momento de emprender.

Este autor habla sobre los factores clave del fracaso (FCF) y puntualiza  que un emprendedor debe enfocarse en estos  en vez de los factores claves del Éxito (FCE) pues sencillamente porque para que los factores de éxito puedan tener alguna oportunidad de ser aplicados;  el terreno tiene que estar previamente libre de factores de fracaso.

2. EL METODO LEAN STARTUP: CÓMO CREAR EMPRESAS DE ÉXITO UTILIZANDO LA INNOVACIÓN CONTINUA

Libro método lean startup

Lean Startup es una metodología que fue desarrollada originalmente en 2008 por Erick Ries para crear innovación de forma permanente.   El método Lean Start up es un conjunto de buenas prácticas  para ayudar a los emprendedores a incrementar sus posibilidades de éxito al crear una startup.

Lean Startup está diseñado para crear una startup a través de la experimentación. La corriente tradicional de creación de productos está basada en asunciones, creencias y planes complejos, en su lugar este maravilloso método utiliza el circuito de feedback llamado Crear-Medir-Aprender que es la pieza fundamental de este método para crear hipótesis que tendrán que ser validadas para obtener un aprendizaje validado a raíz de datos empíricos que se obtienen de consumidores reales.

3. EL MANUAL DEL EMPRENDEDOR: LA GUÍA PASO A PASO PARA CREAR UNA EMPRESA

Libro el manual del emprendedor

Customer Development o Desarrollo de Clientes se basa en la premisa que La mayoría de las startup fracasan por una falta de un proceso establecido para  el descubrimiento de sus posibles mercados, localizar sus primero clientes y validar sus hipótesis. La diferencia de aquellas que tienen éxito es por el uso de esta metodología.

Customer Development o Desarrollo de Clientes es un metodología creada por Steve Blank ¡ en su libro “the  four steps to the ephiphany” la cual  ha ampliado a detalle en su siguiente libro titulado El Manual de Emprendedor.

La metodología de Customer Development está diseñada para corregir algunos problemas en la creación de productos cuando se utiliza el  modelo tradicional de creación de productos. La flexibilidad de esta metodología es la que hace tener éxito a las startup en sus primeros inicios y está compuesta de cuatro dinámicas fases: descubrimiento del cliente, validación del cliente, creación del cliente y construcción de la empresa.

4. GENERACIÓN DE MODELOS DE NEGOCIO

Libro generación de modelos de negocios

Este libro es una guía práctica donde explica de manera clara, sencilla, visual y sin tantos rodeos lo que realmente es un modelo de negocios.

Para esto  el autor Alex Osterwalder desarrolló una herramienta denominada business model canvas. (Lienzo de modelo de negocios); que permite crear o innovar un modelo de negocio existente.

El Lienzo de modelos de negocios es una representación gráfica y sencilla que está dividida en nueve módulos que tratan explicar cómo se puede ser capaz de generar ingresos y valor para la empresa y el cliente.

Actualmente este libro es un referente en materia de gestión estratégica y empresarial tanto para empresas consolidadas así como para emprendedores que pretenden iniciar una startup.

5. DISEÑANDO LA PROPUESTA DE VALOR: COMO CREAR PRODUCTOS Y SERVICIOS QUE TUS CLIENTES ESTÁN ESPERANDO

Libro tu modelo de negocios

La esencia de este libro radica en la aplicación de herramientas para la búsqueda de propuestas de valor para el cliente.

Este libro utiliza el  lienzo de la propuesta de valor que te ayuda a comprender el perfil de los clientes así como la descripción de como generarás valor para ellos. Este lienzo se integra perfectamente con el lienzo de modelo de negocios para encontrar el encaje producto-cliente.

Las herramientas de esta guía permiten reducir el riesgo e incertidumbre de tus ideas de propuestas de valor permitiéndolas probar paso a paso haciendo que las propuestas de valor sean visible y tangibles para que así sean más fáciles de analizar y gestionar.

6. TÚ COMO MODELO DE NEGOCIOS

Tú como modelo de negocios es un libro creado por tim Clark y es una adaptación del libro de Alex Ostewarlder “Generación de Modelos de Negocios”.

Este libro presenta el Lienzo de modelos de negocios  como una herramienta personal para reinventarse uno mismo por medio de la identificación de habilidades, talentos e intereses del emprendedor para adaptarlas a un proyecto empresarial que vaya de acuerdo a su perfil.

Seguramente no sentiremos más felices estar en el lugar adecuado, en el momento correcto y con la gente correcta y haciendo lo que nos apasiona.

7. LEAN CANVAS: ITERAR HASTA TENER UN PLAN QUE FUNCIONA.

Libro Lean Canvas

El Lean Canvas es una metodología que fusiona la metodología Lean Startup con  el lienzo de modelo de negocios. Su autor Ash Maurya.

El análisis de la idea es la clave, ideas y posibilidades de negocios hay miles, caen de los árboles como naranjas que no han sido recogidas por el exceso de producción.

Analizar la idea es sintetizar o simplificar y el lean canvas es un excelente herramienta para ello.

El lean canvas nos ayuda a realizar hipótesis de quien son los clientes, que necesitan y como solucionamos sus problemas, como buscamos más clientes, conseguimos ingresos y controlamos los costes para ser rentables, midiendo nuestros avances y creando ventaja ante la competencia.

¿Cuál otro libro consideras imprescindible para todo emprendedor?

Fuente: Negocios y emprendimiento

Conflictos o soluciones para emprender

Este concepto analiza los procesos del emprendimiento en Panamá, y cuáles son las fugas que existen en cada tubo

En el estudio del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) —el más prestigioso y extenso estudio sobre el estado del emprendimiento a nivel mundial— que se reveló hace un par de semanas me llamo mucho la atención el concepto de la tubería empresarial.

Este concepto analiza los procesos del emprendimiento en Panamá, y cuáles son las fugas que existen en cada tubo, es decir, empezamos con un tubo más grande y a medida que avanza hacia al próximo tubo este se va reduciendo hasta que el tubo queda lo más pequeño posible, lo que provoca que en cada unión se registre una fuga, lo que a su vez evita la fluidez del proceso.

Un ejemplo del resultado del GEM aplicado a Panamá es que el 57% de la población acepta la cultura sobre la actividad empresarial, pero cuando pasamos al siguiente tubo, la encuestas revela que solo el 39% de los encuestados tiene un potencial para ser empresario realmente, demostrando una disminución y esa fuga se debe a la falta de confianza de las mismos encuestados.

Al seguir adelante, apreciamos que del porcentaje anterior cerca del 13% tienen la intención de poner su empresa, luego un 9% son empresas nacientes, un 5% son nuevos empresarios y al final del tubo queda el 4% de los empresarios establecidos.

Pero cuáles son esas posibles fugas que identificó el GEM: La primera fuga es la falta de confianza, no conocer a fondo su mercado sin conocer cuáles son sus consumidores y acceso a financiamiento, entre otros. La idea es crear políticas adecuadas para evitar las diferentes fugas y que el proceso sea mas fluido.

¿Por qué las mujeres en Panamá no emprenden?

Si ustedes pueden observar las mujeres tienen el porcentaje más alto en un aula de clases, y en los lugares de trabajo por mencionar algunos, pero este nivel de emprendimiento está siendo obstruido por cientos factores que revela el GEM como lo son: la educación y la formación existe una real preocupación sobre todo en la etapa inicial o temprana (primaria y secundaria), le sigue falta de apoyo financiero y de políticas gubernamentales. Igualmente, no podemos dejar de resaltar que la sociedad también influye porque la mujer ocupa varios papeles y el tiempo es su gran obstáculo. Otros puntos transcendentales de este estudio en cuanto al impacto del emprendimiento femenino es que ellas aspiran un crecimiento y una orientación internacional.

El emprendimiento por oportunidad es el más efectivo, ya que indica un estudio y análisis previo, riesgos y mejoras en el producto o servicio. Si es un emprendimiento por necesidad fracasará no tendrá crecimiento, debido a que surgió para llevar comida o algún sustento para seguir, lo importante es asegurar que el producto o servicio impacte a la comunidad.

Fuente: La Estrella de Panamá

3 tips para ser un empleado emprendedor

Los profesionistas pueden aprender de los empresarios y convertirse en una opción alimentar y cuidar tu red de contactos es el primer consejo del autor ‘The start-up of you’.

¿Qué tienen en común un empresario y el candidato a un empleo? Ambos deben aplicar el emprendimiento para cautivar al cliente y convertirse en una opción “rentable” y deseable ante los ojos del mercado que adquiera sus servicios, afirmó Ben Casnocha, autor del best seller ‘The Start-Up of You’.

Hay un concepto al que la gente debe dedicar tiempo: emprendedurismo interior, dice el autor. “Todos los profesionales pueden gestionarse como una empresa” y el primer paso es crear una red de personas que apoyen sus motivaciones, agregó el mentor de la incubadora TechStars.

Empleado y empresa se enfrentan a un mismo escenario: competencia por ganarse un lugar entre clientes -comprador o empleado- en constante cambio. Ambos comparten la incertidumbre del mercado económico y su reto es destacar, entonces ¿por qué no actuar como emprendedor y traer las lecciones de negocios a la vida profesional?, cuestionó Casnocha, también asesor de la firma de capital Wasabi Ventures.

Si se habla de gente exitosa no importa si tienes un negocio propio o si te empleas en una organización, los dos deben dominar una regla: observar, escuchar y actuar. Hay que darse cuenta de qué necesita el otro para tener un argumento exitoso de venta respecto a tu competencia, mencionó Roberto Vola–Luhrs, vicepresidente de la consultora Voyer International y especialista en desarrollo de talento.

“Tuve un profesor que nos hizo aprender de memoria la campaña de Apple ‘Think Different’ con la idea de entender que tú puedes convertirte en un empresario de la vida, es decir, pensar diferente, luchar por causar un impacto con tu tarea, desafiar lo establecido”, relató Casnocha, participante en el World Business Ideas (Wobi).

La persona que quiere destacar necesita adoptar la visión del mundo empresarial en lo que hace, no sólo al iniciar un negocio. LinkedIn es una plataforma que permite a toda la gente gestionarse como si fuera una empresa, ejemplificó Ben Casnocha.

El creador de la empresa de tecnología Comcate, dio los siguientes consejos para aplicar técnicas de los empresarios a la vida profesional:

1. Ponte serio con los contactos. ¿Cuántos conocidos tienes en LinkedIn, o en otras redes sociales, que aproveches para fines profesionales?” Responder a esa pregunta es aplicar la primera estrategia emprendedora, afirmó Casnocha.

El espíritu emprendedor implica dedicar tiempo en hacer y reforzar la red de contactos porque en los negocios es importante hacer aliados. El profesionista o empleado, también, debe convertirse en un “obsesionado” de las redes. Es importante tener colegas a quien recurrir no sólo para pedir empleo, estos también son fuente de asesoría sobre cómo actuar ante una situación, o para actualizarse.

Cuando se trata de tener nuevos trabajos, sin embargo, los amigos cercanos no son lo único. Hay que apostar por los “vínculos débiles”, es decir, aquellas personas que no son tan conocidas, viven en lugares diferentes, no se parecen a ti en nada, ese tipo de conexiones son las que suelen dar otra visión a la carrera profesional, lo que resulta de mayor valor para el candidato.

Un networking exitoso es aquel donde se mezclan aliados fuertes (los contactos cercanos) con los vínculos débiles, gente que no sabe mucho de ti, pero que si se trata de aportar nueva información ayuda muy bien. Esta fórmula se aplica a los negocios, destacó Ben Casnocha.

2. Aplica el “precompromiso”. Un emprendedor suele comprometerse todo el tiempo, y no sólo con su proyecto de negocio, adelante dinero a proveedores, asegura la nómina, así como sus insumos. Lo importante es que se comprometa todo el tiempo.

Si quieres ascender, moverse a otra organización, hacer un giro laboral, hay que preparar el escenario. “Me comprometo a tomar un curso, a incrementar mis contactos este mes, ahorrar para pagarme un boleto y conocer a un contacto o estudiar un curso. Esa actitud de anticipación obliga a dar continuidad a un reto hasta ver su realización”, añadió el autor.

3. Sé implacable en cuestión de talento. Un empresario sobresaliente ¿qué hace? Generalmente reconoce dónde están sus debilidades y se rodea de quien cubra sus carencias. Ése es el perfil de un líder que dice “no importa que tenga un equipo bueno, busco afuera, estoy al pendiente de lo que otros innovadores opinen de mi sector y, de paso, valoro nuevos talentos que pueda atraer”, precisó Casnocha.

Empleado: dejar la actitud de sentirte el epicentro de la compañía, el único que sabe resolver las cosas, o bien, aislarse y pensar que sólo tú tienes un empleador pésimo. Busca a otros empleados que consideres tu competencia, o gente con gran desempeño, comparte ideas o conviértelos en tus mentores.

Un empleado que puede abrirse a otros contactos, sin temor a ser criticado por sus ideas o carencias, es el que termina adaptándose mejor a problemas en su organización.

Fuente: Expansión