Las 15 cosas que debes evitar al hacer un pitch

Estamos seguros que ya has leído una serie de consejos sobre lo que debes hacer a la hora de presentar tu pitch. Pero, ¿has leído sobre los errores más frecuentes? A continuación te dejamos con la lista de los 15 errores capitales según lo expuesto por el Gerente de Negocios de Wayra Chile, Claudio Barahona.

A continuación, los grandes errores a evitar al hacer un pitch.

  1. No tener un objetivo: Lo primero que tienes que hacer es identificar qué quieres. ¿Quieres levantar capital? ¿Quieres salir en algún programa de televisón? ¿Quieres convencer a un socio? Una vez que tengas esto claro, podrás armar un pitch que te ayude a cumplir tu objetivo.
  2. No contar una historia: Tu pitch debe ser igual que una buena historia. Tiene que tener una introducción cautivante, un climax que retenga y un desenlace emocionante.
  3. Hablar en un lenguaje poco claro: Las frases complejas llenas de conceptos abstractos no te hacen ver más inteligente, sólo confunden a las personas que te están escuchando. Lo único que logras es que ellos pierdan el interés en tu presentación.
  4. Ser demasiado técnico: Nos alegra saber que te encanta lo que haces y que tienes claro cómo funcionan las cosas. Lo que no nos gusta es escucharte hablar de los detalles más técnicos, cuando de verdad no los entendemos ni son el foco de la presentación.
  5. No hablar del negocio: Céntrate en lo que de verdad importa, el negocio. Demuéstrale al inversionista que vale la pena “poner plata” en tu negocio.
  6. No hablar de la competencia: Investiga el mercado, es muy poco probable que tu idea no exista en el mundo. Además, un inversionista se demorará menos de 4 minutos en encontrar si realmente tienes o no competencia y será muy mal visto si no la mencionas.
  7. Rellenar: Céntrate en lo importante. Cuando rellenas y tratas de “pintar” todo color de rosas se nota y no es atractivo.
  8. No respetar la regla 10/20/30: Prepara un máximo de 10 slides. Presenta en 20 minutos. Letra tamaño 30 (como mínimo). Nada más que decir.
  9. “Muerte por PowerPoint”: O aquel slide que tiene más texto que espacios en blanco. No deberías escribir TODO lo que vas a decir. La presentación la haces tú, no el PPT.
  10. El gráfico de la muerte: es muy probable que tengas incluso menos de 20 minutos para presentar, ¿de verdad vas a desaprovechar tiempo necesario en explicar un gráfico? Manten las cosas simples.
  11. No practicar: ¿Recuerdas cuando tenías que recitar un poema en enseñanza básica? Esto es lo mismo. Practica hasta que que recuerdes hasta la última coma. Lo más importante es que te sientas cómodo presentando y sólo lo vas a lograr si tienes claro lo que vas a decir. (Tip: Arma un guión y define el tiempo que te demoraras en explicar cada slide.)
  12. No estar listo para lo que sea: Puede que el pasa slide esté malo, o que se haya echado a perder el VGA. No importa lo que pase, tienes que estar preparado. No te decimos que tienes que andar con un bolso al estilo Mary Poppins, pero nunca está mal llevar repuestos, o saber ingeniártelas.
  13. No practicar el Q&A: Es poco probable que te topes con una pregunta que nunca te han hecho luego de terminar tu pitch, po eso practica las respuestas, para que sean completas y simples.
  14. No mostrar la oportunidad de negocio: No importará lo genial que sea tu idea, si no eres capaz de explicarle al inversionista cuál es el mercado y la posibilidad de que esto sea un éxito.
  15. Las mentiras del emprendedor: ¿Cuántas veces te has escuchado diciendo…?
    • “Un producto bueno se vende solo”.
    • “Apúrate, porque estamos cerrando la ronda de inversión”.
    • “Nadie está haciendo lo que nosotros hacemos”.
    • “La multinacional X con la que competimos es muy grande y lenta. Nosotros somos mejor”.

    Si dijiste algo así y tienes claro que no es cierto, adivina, el inversionista también lo sabe.

Como último consejo, te recomendamos que incluyas un slide que presente a los miembros de tu equipo. Recuerda que un gran proyecto lo hacen las personas que trabajan en él.

Fuente: Fayerwayer

Estrategias de oratoria para defender tus ideas en la oficina

Planifica la exposición de tu proyecto, contemplando los pros y contras, las preguntas que pueden surgir y de qué manera vas a sostener la argumentación de tu discurso. ¡Sigue leyendo para más tips!

1. Planifica tu discurso con cuidado

Estudia con cuidado la situación y planifica lo que vas a decir. Planifica la exposición de tu proyecto, contemplando los pros y contras, las preguntas que pueden surgir y de qué manera vas a sostener la argumentación de tu discurso.

2. Cuéntaselo a un amigo o familiar

En las grandes compañías de teatro y escuelas de todo el mundo se practica el “role playing” para que la persona que lo practique sienta el ímpetu necesario y la frecuencia de voz y movimientos que más sirvan para lograr su propósito.

Además, que alguien te vea mientras ensayas lo que va a decir te dará nuevos puntos de vista y te ayudará a pulir los aspectos más importantes de tu presentación o requerimiento.

3. Capta la atención de tu audiencia

No importa si estás a solas con tu jefe en un gran despacho, frente a un grupo enorme o con un cliente muy importante, aquí lo verdaderamente valorable es que mantengas un contacto visual con los receptores, hables en un tono moderado y pausado, y expliques tu idea o hagas tu pedido acompañado de material fehaciente que sirva de pruebas para convencerlos de tu propósito.

4. Hazte escuchar

En ciertos rubros o sectores se observa que muchas personas con un talento impresionante y con opiniones bien formadas en diversos campos de la actividad comercial, suelen quedar tapadas por compañeros más extrovertidos y con ganas incontrolables de hablar.

Esta actitud pasiva de la comunicación puede ser un problema cuando se deciden cuestiones importantes, y no pudimos hacernos escuchar realmente. Para ello es importante que puedas expresarte de forma natural y explicativa, sin ahondar mucho en rodeos, pero sí dando a conocer tus puntos de vista.

5. Aprende a negociar

En el trabajo hay miles de situaciones que obligan a ceder, negociar y reconsiderar ciertos aspectos. Ejercita tu capacidad de escuchar para que aprendas a actuar de la mejor manera posible. Así evitarás sobresaltos e inconvenientes.

Defender tus ideas de manera respetuosa y con fundamentos tiene que ver con capacidad de liderazgo.

Fuente: PQS