Mejoras en las estrategias de negocio basadas en ‘blockchain’

Blockchain, la tecnología en la que se basa bitcoin, pretende revolucionar el mundo financiero con el objetivo de que los intercambios dejen de producirse con billetes y monedas. Pero hay mucho más en el trasfondo de esta tecnología que ha dado paso a estrategias reseñables en el sector.

La tecnología blockchain ha demostrado en los últimos años, desde que en 2009 Satoshi Nakamoto creara este protocolo, los grandes ahorros que puede significar la aplicación de la cadena de bloques para las instituciones. Optimiza muchos procesos y, al mismo tiempo, permite crear servicios más eficaces, transparentes y convenientes para los clientes.

Estas son algunas de las  mejoras que se están produciendo en diferentes estrategias y procesos empresariales gracias a la aplicaciones del blockchain, a pesar de que hay que tener en cuenta de que es “una tecnología aún inmadura” en la que se están dando “los primeros pasos pero avanza muy rápidamente”, en opinión de Carlos Kuchkovsky, CTO de Nuevos Negocios Digitales de BBVA.

1. Eficacia e inmediatez

La aplicación de los protocolos blockchain ya se empieza a percibir en ciertas estrategias empresariales. De hecho, según Alicia Pertusa, responsable de Transformación Digital en Banca de Inversión de BBVA, “es una forma distinta de transmitir información y valor y lo hace de forma más rápida, más barata y más segura”.

Pertusa incide en el valor que aportan estos procesos, ya que permiten la inmediatez, el tiempo real. Esto redunda en una mejor experiencia de cliente, que va a ser “radicalmente distinta”, porque se gana en visibilidad cuando se realiza una operación. “Permite que haya una información muy rica” gracias al sistema de bases de datos multidistribuidos.

2. Transparencia

Un estudio de la consultora PwC señala que el 60% de los profesionales de banca aseguran estar familiarizados con el protocolo de la tecnología blockchain que podría cambiar radicalmente el sector.

Alicia Pertusa destaca la mejora de transparencia que supone este proceso, sobre todo, “en cuanto a la información que se transmite entre cliente y entidades”.

El uso de esta tecnología permitiría que las entidades redujeran sus gastos y, además, facilitaría que las transacciones se realizaran con una mayor transparencia, fomentando con ello el cumplimiento de la regulación.

Todo gracias a la propia naturaleza de blockchain. La tecnología no hace otra cosa que crear un sistema de contabilidad público que, a la vez, preserva el anonimato de sus usuarios.

3. Seguridad

El protocolo de la llamada cadena de bloques ofrece seguridad por medio de las claves privadas, ya que blockchain es una especie de libro de registro en el que cualquier apunte permanece inalterable con el tiempo y quedará anotado para siempre.

4. Intercambios de activos

Más allá del uso de criptomonedas, la tecnología de blockchain puede revolucionar esa mezcla de tecnología y finanzas que es el fintech gracias a las denominadas cadenas laterales. Es la rama de la tecnología blockchain que, precisamente, más posibilidades ofrece de cara al futuro, y a la vez la que más retos plantea al sector financiero. Al fin y al cabo, podría suponer el fin de las transacciones económicas, tal y como se han realizado tradicionalmente.

Las cadenas laterales existen para registrar las transacciones de mercados específicos ajenos a las criptomonedas, ya que los activos que se intercambian pueden ser monedas, pero también escrituras de un inmueble o, por qué no, cualquier tipo de contrato.

Fuente: BBVAOpen4u

¿Auge o caída? Proyecciones para el Bitcoin en 2018

Al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Básicamente una criptomoneda es un medio digital de intercambio que tuvo sus inicios hace casi 20 años, allá por 1998, cuando el empresario Wei Dai sugirió la creación de un nuevo tipo de dinero descentralizado, de tal forma que los bancos y los gobiernos de los países no pudieran intervenir en su operación.

Años más tarde, Satoshi Nakamoto, inspirado en la ideología de Wei Dai, se dio a la tarea de crear lo que hoy conocemos como bitcoin. A la fecha, nadie sabe si es una o varias personas, ni su rostro, sexo o edad.

Su teoría recae en la idea de que en el juego del dinero, no todos los participantes son honestos y se aprovechan de su posición en el sistema financiero para obtener grandes ganancias por manejar el dinero de las personas.

Su solución fue crear un sistema virtual con nuevas monedas y nuevas reglas, en el que no habría intermediarios y las personas pudieran tener control directo sobre su dinero.

La idea del bitcoin se lanzó apenas semanas después de la quiebra de Lehman Brothers, cuando casi todo el sistema estuvo a punto de colapsar. En ese momento se hicieron notorias las fallas del dinero fiduciario y la gente deseaba otra alternativa.

La primera criptomoneda que se creó fue el bitcoin, lanzado oficialmente el 3 de enero de 2009, la cual es una moneda encriptada y codificada.

Su oferta está basada en la compraventa, en el crecimiento de los usuarios antiguos, los nuevos y las transacciones que se hacen diariamente.

El origen del bitcoin

Cuando Nakamoto creó el bitcoin también creó lo que conocemos como blockchain o cadena de bloques: un libro contable que hace que bitcoin sea público.

Este sistema le dio el poder a cada individuo de crear su propio banco, sin pedirle a nadie autorización para usarlo.

Su fórmula de cadena de bloques fue tan revolucionaria que de inmediato atrajo la atención de los dinosaurios económicos de Wall Street y de los principales bancos del mundo.

Una transacción en bitcoins tarda menos de un segundo para que se vea reflejada en su “wallet”. Sin embargo, a pesar de que se vea reflejada, aún no está verificada y los fondos no están disponibles para su uso.

La transacción es verificada por los mineros, robots que, a través de fuerzas matemáticas y de cálculo:

  • Verifican y encriptan la operación y;
  • Comprueban que realmente se hayan enviado bitcoins.

Al sumar varias operaciones se forma un bloque, el cual será integrado a la cadena de bloques, un sistema prácticamente irrompible.

Ecosistema creciente

Desde la creación de la primera criptomoneda y hasta la fecha han surgido alrededor de 900 distintas monedas virtuales, con diferentes protocolos y características.

La de mayor relevancia y confiabilidad continúa siendo el bitcoin.

Un principio fundamental de su protocolo es que solo puede llegar a una cantidad máxima de 21 millones de monedas.

Actualmente ya circulan alrededor de 16 millones.

El valor del mercado pasó de US$ 12 billones (US$ 12.000 millones en términos castizos) que tenía hace aproximadamente un año, a más de US$ 100 billones (US$ 100.000 millones) hasta julio pasado: un incremento cercano al 870%.

Para darnos una idea de cómo se mueve este mercado, se podría decir que el bitcoin duplicó su valor en agosto pasado: de US$ 2.000 a US$ 4.000 en unas cuantas semanas.

Aceptación creciente

Esto ha ido cambiando poco a poco; al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Esta nueva forma de intercambio fue muy bien recibida por los millennials: su mayor atractivo radicaba en que las operaciones y el monitoreo se puede realizar vía internet, incluso pueden realizar acciones desde sus dispositivos móviles.

Pero desde 2013, tras una serie de escándalos y ante la volatilidad de las criptomonedas, los bancos y gobiernos están diseñando ya una estrategia para participar.

Y es que los números sin duda son alentadores. A principios de este mes, el bitcoin se posicionó por encima de los US$ 7.000 por primera vez en su historia, tras septuplicar su valor desde que comenzó el año.

El bitcoin ha generado enormes ganancias en lo que va del año y ha duplicado su valor en las últimas siete semanas.

La semana pasada alcanzó un máximo de US$ 7.066,44 en la bolsa de Bitstamp de Luxemburgo.

Proceso de adopción

En México aún existen muy pocos establecimientos de compraventa y empresas que acepten bitcoins como forma de pago.

Sin embargo es cuestión de tiempo para que esto cambie.

En Estados Unidos cada día son más. Incluso existen organizaciones que pagan parte de su nómina en esta modalidad.

Los analistas han pronosticado que el bitcoin podría llegar hasta US$ 7.500 en 2018.

Hace unos años el bitcoin era una conversación de pasillo, hoy es una opción financiera sobre la que no podemos quedar fuera.

Fuente: CIOAL

La tecnología ‘blockchain’ permitirá a las pymes ser más competitivas

Si Internet supuso, en su día, una revolución en los pilares de nuestro día a día, parece que la tecnología blockchain -o cadena de bloques- será la siguiente revolución digital. El blockchain se basa en un registro de transacciones verificable, imborrable e inmutable, de acceso abierto y basado en un modelo descentralizado. De hecho, según apunta Alfonso Dopico, consultor sénior de GFI España, “la idea es la creación de una red global que no pueda ser hackeada“.

Es precisamente esta característica la que aporta un especial valor a sus usuarios. Así, para Dopico, “tiene interesantes aplicaciones prácticas en cadenas de suministros, transacciones financieras o gestión de activos, entre otros”. Unas ventajas de las que se pueden beneficiar, y mucho, las pequeñas y medianas empresas -todavía lejanas a esta tecnología, por lo que habría que esperar todavía a la consolidación de esta realidad-. Aún así, Alex Preukschat, autor de LibroBlockchain.com, explica que esta tecnología permitirá a las pymes “competir con las grandes organizaciones”.

La misma idea lanza Alex Puig, responsable de la vertical de Criptodivisas de la Asociación Española de Fintech e Insurtech, quien señala que el blockchain “abre una puerta a modelos de negocio hasta ahora reservados para los grandes capitales”, y añade que “se podrá dotar a la pyme de las mismas herramientas que, a día de hoy, tienen las grandes empresas y podrán compartir y colaborar con el desarrollo de las mismas. Esto llevará a procesos más ágiles, seguros y eficientes en compras, logística, financiación, etc.”.

Otro de los aspectos diferenciadores de este instrumento es la garantía que aporta frente a ataques online. Y es que, como asegura Preukschat, “es más difícil que la información descentralizada sea atractiva económicamente para robarla”. Además, Puig señala que “la descentralización conlleva, de por sí, herramientas más seguras que las pymes podrán utilizar. Se trata de un nuevo Internet con canales más seguros y evitando puntos centrales de fallos, para que el empresario se preocupe por su negocio, no por la ciberseguridad”.

Sin embargo, no hay que olvidar que “no hay ningún sistema perfecto y el blockchain no es solución para todos los ataques”, como cuenta Salvador Casquero Algarra, experto en banca digital, innovación financiera y tecnología financiera del IEB y fundador de 2gether Bank.

Una vez que se tienen claras estas cuestiones, Dopico recomienda “valorar las distintas plataformas existentes en el mercado, realizar un análisis de viabilidad y estudiar cómo se realizará la integración de los distintos sistemas blockchain”.

Barreras de entrada

Todavía son pocas las pymes que hacen uso del blockchain, y es que como apunta Puig las barreras de entrada “son aún altas”. Entre los motivos se encuentra, sobre todo, el desconocimiento. “No es una tecnología complicada, simplemente es muy nueva, ha habido poco conocimiento y por pura oferta-demanda los expertos estaban muy cotizados”, explica Casquero, quien añade que “la necesidad de recursos económicos no debería ser un problema, ya que es una tecnología open-source, abierta a todos”.

En definitiva, la apuesta por la innovación y las tecnologías digitales será el punto clave para que las empresas -pequeñas y grandes- puedan seguir desarrollándose y creciendo en esta época de cambios y fugacidad.

Fuente: El Economista

Seis tecnologías que útiles para las pymes en 2017

Puede que en otras épocas, los avances tecnológicos fuese una posibilidad a la que solo accedían las grandes empresas, debido a los costes que suponían, sin embargo, las nuevas las tendencias tecnológicas están cada vez más disponibles para las pymes, lo que ofrece mejores oportunidades para competir a las que, por ahora, son pequeñas y medianas marcas.

 

Según el CTO de Sage, Klaus-Michael Vogelberg: “En un momento en el que las compañías, grandes y pequeñas, se están transformando de una forma más o menos intensiva en compañías con tecnologías habilitadas, los emprendedores de hoy deben estar al tanto de las oportunidades que este desarrollo tecnológico puede aportar a sus negocios”. Es por ello que se contemplan seis tendencias tecnológicas que pueden ser de gran utilidad para las pymes y entre las que se citan:

  1. Chatbots y asistentes virtuales

“Los operadores autónomos, como los chatbots o los asistentes virtuales, se utilizarán de forma común en los diferentes dispositivos e interfaces de usuario en las que los empresarios gestionan y controlan sus negocios. Estas interfaces cambiarán drásticamente la forma en que humanos y ordenadores trabajan e interactúan entre sí. Mientras que en el pasado los usuarios utilizaban el teclado y el ratón para interactuar con los PCs, en la actualidad, éstas herramientas se irán sustituyendo por el uso del lenguaje y el control de gestos para “comunicarse” con las máquinas. La experiencia de usuario no sólo será más práctica e intuitiva, sino también más dinámica: estos sistemas trabajarán de forma autónoma y tendrán capacidades de autoaprendizaje.”

  1. Inteligencia artificial

“Con la proliferación de volúmenes de datos generados por todo tipo de sensores y dispositivos por un lado, y la potencia de los ordenadores y el software de análisis especial y los agentes inteligentes cada vez más potentes por el otro, las empresas necesitan encontrar maneras de extraer conocimiento de la riqueza actual con la que cuenta el Big Data.

Se recomienda a las compañías asociarse y colaborar entre sí, para potenciar sus equipos y la cantidad de datos que se puede recibir, así como el análisis de los mismos.

  1. Blockchain

“Los generadores de negocio deben analizar concienzudamente si la novedosa tecnología blockchain puede tener efecto en sus modelos de negocio actuales y en qué medida. Concretamente, aquellas industrias cuyo trabajo como intermediarios (como los abogados, notarios, agentes inmobiliarios o financieros) puede verse afectado por esta innovación. Contables y ejecutivos también verán afectada la forma en la que trabajarán en el futuro, ya que el blockchain cuenta con el potencial de eliminar una parte significativa de su carga de trabajo (transacciones, transferencias monetarias o pago de recibos).

La tecnología blockchain organiza las transacciones de los activos digitales de una forma radicalmente novedosa. En lugar de utilizar intermediarios como bancos, notarios, autoridades inmobiliarias o plataformas de mercado para legitimar el intercambio de ciertos activos (propiedades digitales, bienes comerciales, contratos digitales o, incluso, transacciones financieras a través de divisas digitales como bitcoins), el blockchain permite a cada individuo transferir estos bienes de una forma directa, segura e inmutable. Un libro mayor descentralizado y distribuido desde una base de datos compartida entre múltiples participantes, combinada con algoritmos criptoeconómicos constituye la base tecnológica del blockchain. Todos sus participantes (conocidos como nodos) tienen acceso a este libro contable, que contiene un inventario de todos los asientos digitales relevantes. Todos los participantes de esta red cuentan con una copia idéntica del libro y todos los cambios que en él se realicen se aplican en cada copia en cuestión de minutos o, incluso, segundos. De esta forma, el sistema es transparente y crea confianza entre todos los participantes sin necesidad de la legitimación de una tercera parte autorizada.”

  1. Revolucionar los pagos y tranferencias

La forma en la que usamos el dinero y realizamos pagos y transferencias ha cambiado radicalmente: principalmente, porque las aplicaciones de pago por móvil permiten a los usuarios realizar sus transacciones y compra de bienes con un solo click. Pero en el fondo sistemas como los software de contabilidad resultan ser menos accesibles e intuitivos para los usuarios y están menos integrados. Un ejemplo de ello es que, actualmente, las compañías no cuentan con la posibilidad de realizar pagos de facturas o gestionar sus transacciones financieras entre socios y bancos a golpe de ratón.

En 2017, surgirán soluciones que permitirán a las empresas establecer una cadena de valor de pagos integrados con sus proveedores y clientes. Estas nuevas soluciones permiten realizar pagos de forma inmediata y omnicanal, y se integrarán en los sistemas de contabilidad financiera de las empresas del mañana. Las plataformas de e-commerce, los bancos, las fintech y los socios podrán beneficiarse de los estándares API, que serán utilizados para crear nuevos servicios y permitir el procesamiento sin fisuras y totalmente automatizado de pagos y transacciones financieras.

  1. Infraestructuras basadas en plataformas

En 2017, cada vez más pymes reemplazarán sus sistemas actuales por soluciones de software integradas en la nube y se beneficiarán de las plataformas móviles.

“La gran ventaja de estas plataformas es que dan acceso a las pequeñas compañías a soluciones innovadoras de software y servicios empresariales que no se podrían haber permitido hace cinco años. Además, estas plataformas Cloud están democratizando la forma en la que las compañías incrementan su acceso a las aplicaciones de última generación y tecnologías inteligentes y escalables”, afirma Klaus-Michael Vogelbert. “Estas tecnologías permiten a los generadores de negocio descubrir nuevos métodos de trabajo y dotarlos de la infraestructura necesaria para recibir cualquier tipo de datos de sus partners o del Internet de las Cosas, analizarlos y, con un estilo de “desarrollador ciudadano”, crear algo nuevo y productivo”, prosigue el CTO de Sage.

  1. El Internet de las Cosas creará nuevos servicios y perfiles profesionales

Las pymes deben poner el punto de mira en las nuevas posibilidades que emergen con la penetración del Internet de las Cosas en la vida cotidiana. A través de distintos sensores introducidos en máquinas, coches, móviles, muebles e, incluso, seres humanos (por ejemplo, para uso médico), se generará una cantidad ingente de datos que resultará ser un verdadero tesoro y permitirá crear una gran diversidad de nuevos servicios.

Fuente: Merca20