Cómo operar una empresa “lean”

Este tipo de metodología es la opción para las empresas que desean disminuir gastos en equipo, tiempos muertos y obtener más ganancias.  Sí, la palabra lean está de moda pero esta filosofía de negocios es mucho más que eso: puede ayudarte a maximizar cada peso que inviertas en tu empresa y hacerla más eficiente.

Lo que debes hacer

1. Resuélvelo tú mismo. Elabora tus propios formatos. Recoge tú mismo los suministros que encargas a tus proveedores. Pon manos a la obra.

2. Revende lo que ya no se usa. Desprendete del equipo o mobiliario viejo. Cada centavo cuenta.

3. Da el ejemplo. Si quieres que tu personal apague las luces y renegocie con los proveedores, sé el primero en hacerlo.

4. Aprovecha cada descuento. Con membresías a asociaciones de negocios podrías obtener buenos precios en rubros costosos, como viajes o seguros.

5. Recorta. Replantéate cada nueva compra y contratación. Pregúntate: ¿lo necesitamos?

6. Ponlo por escrito. Los acuerdos en papel evitan las sorpresas, Y revisa los presupuestos para asegurarte de que se están respetando.

7. Ponte creativo. Asóciate con otros negocios para compartir promociones y recursos o para intercambiar servicios que ambos necesiten.

8. Monitorea los gastos pequeños. Cuando las salidas de dinero crecen, los problemas también.

Lo que NO debes de hacer

1. No compres nuevo. Si compras equipos en tiendas de segunda mano puedes ahorrar hasta un 60 por ciento.

2. No contrates a demasiada gente. Tu personal debe resolver las principales necesidades del negocio. Terceriza lo demás.

3. No te olvides de negociar. Solicita descuentos por volumen o por pronto pago.

4. No tires tu dinero. Compra a granel, reutiliza el papel y los materiales de embalaje, y rellena los cartuchos de impresión.

5. No escatimes en abogados o contadores. Ellos te ayudarán a tomar mejores decisiones y proteger tu negocio.

6. No pierdas tus recibos. Solicita facturas de todos tus gastos, incluidos los almuerzos de negocios.

7. No uses cualquier tarjeta de crédito. Podrías perder una tasa de interés más baja o recompensas como reembolsos o descuentos en viajes.

8. No olvides preguntar “¿por qué?”. Examina los procesos y evita hacer negocios “como siempre”. Vigila las pérdidas de tiempo, dinero y recursos.

Fuente: Entrepreneur

Cinco formas en que el coaching puede potenciar tu emprendimiento

Algunos emprendedores están optando por este tipo de dinámica más personalizada, pragmática y enfocada en el desarrollo tanto del negocio como del líder.

La necesidad de contar con verdaderos líderes que gestionen proyectos de manera autónoma y asertiva en las empresas actuales ha generado un boom en el ámbito del coaching para emprendedores.

Pero, ¿qué es exactamente un coaching dirigido a emprendedores? Se trata de una modalidad de trabajo entre el dueño de un emprendimiento y un profesional externo que permite:

  • Identificar, ajustar y potenciar la visión estratégica del negocio.
  • Desarrollar las habilidades directivas del dueño o director de la startup.
  • Actuar como catalizador y facilitador de un entorno que permita mejores resultados y mayor rentabilidad del negocio.

Si bien se trata de una aproximación que surgió hace relativamente poco tiempo, lo cierto es que existen múltiples emprendedores que están optando por este tipo de dinámica más personalizada, pragmática y enfocada en el desarrollo tanto del negocio como del líder a cargo.

El portal experto PsicologosOnline.cl compartió estas cinco formas en que puedes sacar el máximo provecho a la experiencia de contratar los servicios de un coach:

1. La química sí es un factor entre el coach y el emprendedor

Aunque parezca un elemento superficial y difícil de explicar racionalmente, lo cierto es que una buena sintonía entre tú y este nuevo interlocutor resulta esencial para que la comunicación fluya.

Por esto, al momento de buscar a uno de estos profesionales en el mercado laboral te recomendamos incluir tu intuición dentro de los criterios de selección, además de evaluar si dicha persona cuenta con habilidades blandas suficientes y una buena red de contactos, así como con requisitos tradicionales como tener un buen currículum con experiencias de relevancia en tu sector.

2. El coach no es otro consultor en tu camino

Un problema típico que aparece al comienzo de los programas de coaching es la confusión conceptual por parte del emprendedor, quien muchas veces genera expectativas poco realistas sobre esta iniciativa o piensa que el coach será otro consultor que llega a resolver sus problemas por él.

La realidad, sin embargo, es que el proceso de coaching necesita la implicación real y constante tanto del emprendedor como del coach, ya que se trata de un sistema usualmente basado en el aprender haciendo.

3. El cara a cara frecuente es requisito fundamental

Todo lo anterior nos debería dar pistas de que el coaching para emprendedores no es una tarea que se pueda realizar en la modalidad de teletrabajo, vía correo electrónico o con dos llamadas telefónicas mensuales.

Por el contrario, este tipo de programas está profundamente basado en la comunicación cara a cara, y normalmente requiere de una frecuencia mínima de una reunión semanal para tener un impacto significativo.

Sabemos que en la vida del emprendedor siempre hay una buena excusa para reagendar compromisos y cancelar reuniones por emergencias de último minuto, pero la recomendación es que intentes ser lo más responsable y riguroso posible en las sesiones con tu coach.

4. Debes estar dispuesto al cambio (y a no siempre tener la razón)

De nada vale que hayas seguido al pie de la letra todo lo que te hemos dicho hasta ahora si no estás verdaderamente dispuesto a generar cambios en tu organización, por muy pequeña o familiar que sea.

El coaching es la oportunidad perfecta para identificar los elementos que podrían amenazar el negocio, al igual que las áreas débiles de tu propio desempeño, con el fin de fortalecer tu emprendimiento. Por tanto, cualquier actitud a la defensiva es mejor dejarla fuera de la reunión.

En otras palabras: aunque seas tú el jefe de la startup, debes ser consciente de tus habilidades mejorables y entender que las propuestas que surjan de estas sesiones siempre apuntarán a una mejora en términos globales, estratégicos y a largo plazo.

5. Trabaja en metas a corto plazo para no agobiarte

Y, si bien tu coach hablará constantemente de las metas de largo plazo, también es necesario volver a la realidad inmediata de vez en cuando.

Esto lo pueden hacer en conjunto a través de:

  • Tareas o encargos que debas realizar cada semana. No tiene por qué ser algo complejo: basta con una acción del tipo “pensar en 5 logros significativos y 5 hechos decepcionantes ocurridos en mi emprendimiento durante los últimos años”.
  • La técnica clásica de ensayo y error. Un buen coaching no se sostiene sólo con teoría: es imprescindible que, a lo largo de las sesiones, el emprendedor tenga la oportunidad de experimentar lo que surja en la conversación a través de casos concretos de su negocio.
  • Un informe quincenal o mensual elaborado por el coach. El feedback del profesional es clave para identificar a tiempo diversos aspectos que quedarían en el tintero si no se hiciera una evaluación periódica del programa. Esto puede ayudar a reajustar objetivos o a focalizar parte de la energía en ámbitos antes ignorados.

Fuente: Pulso Social

Los cinco errores que llevan al cierre de tu emprendimiento antes de su primer año de vida

Buenas ideas, fondos de financiamiento, iniciativa y motivación no son suficiente para que un emprendimiento sea un negocio exitoso.

Buenas ideas, fondos de financiamiento, iniciativa y motivación, son algunas de las características que podemos encontrar en el mundo del emprendimiento hoy. Sin embargo, no es suficiente para que un negocio sea exitoso. Según la compañía de oficina virtual VirtualBusiness, nueve de cada 10 Pymes cierran antes de cumplir su primer año.

“Uno de los problemas comunes que se observa en las Pymes y emprendimientos, es su falta de profesionalización. Esto implica un enfoque más serio de la empresa para lograr una alta calidad del producto y servicio que se ofrece”, asevera Vanessa Jiménez, directora de VirtualBusiness.

Para evitar que otros emprendedores comentan los mismos errores, Vanessa enumera los cinco más comunes y cómo se pueden evitar:

1. Falta de liderazgo de sus dueños

Para crear un emprendimiento no basta tener una buena idea. Muchos pueden tenerla. Lo importante es poder llevarla a cabo y mantenerla en el tiempo. Para ello se necesita trabajar en equipo y dirigirlo para que se puedan cumplir metas. En este ítem, muchos emprendedores tienen grandes dificultades ya que se concentran en detalles que no son relevantes para el negocio y no saben delegar, ya que prefieren hacerlo todo ellos.

2. Estandarizar las operaciones

Para ser productivos y responder a tiempo a las necesidades de los clientes, es fundamental estandarizar las operaciones; sin embargo, a los emprendedores les cuesta adquirir estas metodologías, ya que están acostumbrados a realizar el proceso a su propio estilo. 

3. Minimizar la importancia de la imagen

Una buena idea no basta para cautivar a los clientes, es  fundamental entregar una imagen de profesionalismo. No sólo con el packaging del producto o el diseño del sitio web, sino también como empresa. Para ello es necesario comunicar una dirección comercial, dar a conocer un teléfono fijo y que cada uno de estos aspectos funcionen corporativamente. Con la tecnología y el fácil acceso a la información, si la empresa no es identificable a través de Internet, no existe.

4. Planificación de las acciones a realizar

Cada paso que se realiza al comenzar un emprendimiento se debe planificar ¿La razón? No se tienen los recursos económicos para hacer gastos que no sean necesarios para el negocio. Al realizar una estrategia o plan para cada acción, tendremos mayor control y podremos analizar los resultados.

5. Análisis de los resultados

Hoy con el marketing digital es fácil analizar el resultado de cada acción que se realice. Si bien un gran número de emprendedores es ajeno a estas tecnologías, es necesario que se asesoren o puedan aprender nociones básicas de esta área. De esa forma podrán saber si sus estrategias para darse a conocer o tener más clientes, están dando resultado. Sin estas métricas no se puede saber si se están haciendo las cosas bien o no.

Fuente: Pulso Social

Los 7 hábitos que todo freelancer debe cambiar para mejorar su trabajo

Cada vez son más los que deciden abandonar la rutina de la oficina y abocarse al trabajo sin relación de dependencia en busca de mayor libertad y un mejor panorama económico. Sin embargo, adentrarse en ese mundo involucra adaptarse a otra dinámica de trabajo que muchas veces suele devenir en una serie de hábitos que resultan nocivos para el freelancer.

Por esto, Freelancer.com, la web de trabajo independiente, elaboró una lista con los siete errores más comunes que suelen cometer los trabajadores independientes y que identificarlos y cambiarlos a tiempo pueden significarles un cambio significativo en su negocio.

1. Tomar más trabajos de los que puedes manejar.

Este es un error común que cometen muchos freelancers. No te comprometas con muchos proyectos sin analizar si tienes suficiente tiempo para completarlos con la calidad que tu cliente espera. Antes de ofrecerte para un nuevo proyecto, calcula cuánto tiempo y recursos tomará y cómo aceptarlo impactará en tus actuales proyectos.

2. No informar a tus clientes sobre el status de los trabajos

La comunicación es clave en cualquier relación, personal o profesional. Para evitar tener problemas con tu cliente, debes mantener una comunicación abierta. Enviándoles nuevos reportes del proyecto, no solo recibirán actualizaciones de status sino que mostrarás lo profesional que eres. Hacer esto permite que ambos estén en la misma página.

3. Utilizar expresiones inadecuadas

Aunque tengas una relación de cercanía con tu empleador, siempre mantené la distancia que los separa. Evita las expresiones de mucha confianza cuando les hables. Sé educado y profesional.

4. No conocer a tus empleadores lo suficiente

¿Mantienes un registro de cada proyecto en el que trabajaste y de los empleadores con los que colaboraste? Conocer a tus empleadores podría reportarte algún beneficio. Podrías utilizarlos como referencias para futuros proyectos, o tal vez ofrecerles una sociedad cuando tu negocio crezca.

5. Enviar propuestas sin personalizar

A los clientes no les gusta recibir propuestas en las que el copiar y pegar sea evidente. Las propuestas sin personalizar hacen creer que no estás interesado en el proyecto. Escribe una propuesta a medida si no quieres hacer enojar a los empleadores o ser eliminado de la lista. ¡Muestra determinación para ganar los proyectos!

6. Posponer constantemente los plazos de entrega

Así como tienes que analizar un proyecto antes de postularte, tienes que analizar cuánto va a tomar antes de comprometerte con un deadline. Si ganas el proyecto y no puedes estimar el tiempo correctamente, posponer los deadlines va a causar malas calificaciones y feedback negativo de tus clientes.

7. Cambiar el precio de un proyecto después de obtenerlo               

Imagina que estás en un negocio y encuentras un producto increíble con descuento. Decides que es una gran compra y lo quieres llevar. Pero cuando vas a pagar, el precio volvió a ser el regular. Esto resulta muy desalentador. Esto mismo sucede con los empleadores cuando cambias tu precio luego de obtener un proyecto. Tip: Los proyectos a veces resultan más complejos de los que pensabas, por eso debes conversar sobre ellos detenidamente antes de aceptarlos.

Fuente: Apertura

Generación Z, los futuros clientes de tu empresa

Durante el pasado IAB Conecta 2017, Facebook pidió a las empresas que hackearan el futuro y se adelantaran a lo que pueda pasar en 2020 para que durante ese año se conviertan en líderes de su sector.

Un dato que las empresas no deberán olvidar: la Generación Z, jóvenes de 16 y hasta 19 años, representará 27% de la población mundial y tendrán un poder adquisitivo de 22 millones de dólares (mdd).

Los Zillennials, conocidos como los dependientes digitales, ya que cuando nacieron la tecnología ya era algo habitual en sus hogares a diferencia de los millenials o generación Y quienes nacieron junto con la tecnología.

Estos jóvenes no han desarrollado el hábito de la paciencia. Con un Smartphone, obtienen inmediatamente todo buscando internet y no están acostumbrados a hacer investigaciones más profundas sobre un tema.

Otra de sus características es ser expertos buscadores en internet y muchas veces compiten por ser el primer en sacar o descubrir un contenido, con los que ser referencia en su círculo y marcar tendencia.

Hay que tener en cuenta que su niñera no fue la televisión sino internet y buscan ser como aquellos influencers que ven a través de la red.

Son personas autosuficientes y astutas. Ellos con internet saben que pueden aprender a hacer cualquier cosa por lo que no necesitan que les ayuden. En el aspecto de la astucia podemos ver como son muy conscientes de su privacidad de ahí el éxito de los videos cortos de 24 horas de Instagram o Snapchat, que después son borrados.

Ellos lo que buscan es inmediatez y siempre sacar un beneficio. Tardan de media 9.5 segundos en quitar un anuncio web para poder ver el contenido, mucho menos tiempo que la generación Y o X los cuales están acostumbrados a consumir publicidad.

Pocos son los anuncios que consiguen captar la atención de esta generación. Por ejemplo, la mayoría de su tiempo se lo dedican al Smartphone y ahí hacen todo. Son más receptivos a los mobile app rewards, aquellos anuncios que saltan en los juegos que consumen en su dispositivo y que a cambio de ver dicho anuncio ofrecen recompensas como vidas extras, mas monedas etc.

Ellos buscan con esto una relación ganar- ganar. Y esperar que se les ceda un poco el control porque ellos son muy conscientes de su poder a la hora de elegir. Sentirse parte importante del juego o la marca y ver como sus peticiones son tomadas en cuenta. Es decir, tener más interacción.

Una cosa que hay que tener clara, el conectar con ellos implica hacer un cambio en el marketing. Lo más importante es evitar formatos intrusivos para ellos, ya que como se mencionó anteriormente son muy reservados con su privacidad.

Según una encuesta elaborada por Millward Brown el 52% de ellos buscan marcas y personas que piensen como ellos. Hoy en día es muy difícil encontrar a alguien que piense como ellos porque se consideran únicos entonces encontrar alguien que comparta lo mismo que él, es un plus.

Del estudio de Millward Brown también se determinó que el 45% de ellos buscan y valoran un contenido que sea honesto y real. Buscan anuncios con sentido del humor, música buena y una gran narrativa.

Por lo que para conectar con la generación z y asegurar una base de clientes para un futuro, ya que ellos serán quienes dentro de unos años tengan la capacidad de decisión sobre los productos hay que tener claro tres cosas:

En primer lugar, hay que estar conectado con la tecnología y usarla a nuestro favor para captarlos. Después hay que planificar muy bien el contenido recordando que no hay que ser inclusivo y la importancia de ceder el control.  Y por último elaborar un contenido con humor, buena narrativa y música atractiva.

Fuente: Forbes