Seis tecnologías que útiles para las pymes en 2017

Puede que en otras épocas, los avances tecnológicos fuese una posibilidad a la que solo accedían las grandes empresas, debido a los costes que suponían, sin embargo, las nuevas las tendencias tecnológicas están cada vez más disponibles para las pymes, lo que ofrece mejores oportunidades para competir a las que, por ahora, son pequeñas y medianas marcas.

 

Según el CTO de Sage, Klaus-Michael Vogelberg: “En un momento en el que las compañías, grandes y pequeñas, se están transformando de una forma más o menos intensiva en compañías con tecnologías habilitadas, los emprendedores de hoy deben estar al tanto de las oportunidades que este desarrollo tecnológico puede aportar a sus negocios”. Es por ello que se contemplan seis tendencias tecnológicas que pueden ser de gran utilidad para las pymes y entre las que se citan:

  1. Chatbots y asistentes virtuales

“Los operadores autónomos, como los chatbots o los asistentes virtuales, se utilizarán de forma común en los diferentes dispositivos e interfaces de usuario en las que los empresarios gestionan y controlan sus negocios. Estas interfaces cambiarán drásticamente la forma en que humanos y ordenadores trabajan e interactúan entre sí. Mientras que en el pasado los usuarios utilizaban el teclado y el ratón para interactuar con los PCs, en la actualidad, éstas herramientas se irán sustituyendo por el uso del lenguaje y el control de gestos para “comunicarse” con las máquinas. La experiencia de usuario no sólo será más práctica e intuitiva, sino también más dinámica: estos sistemas trabajarán de forma autónoma y tendrán capacidades de autoaprendizaje.”

  1. Inteligencia artificial

“Con la proliferación de volúmenes de datos generados por todo tipo de sensores y dispositivos por un lado, y la potencia de los ordenadores y el software de análisis especial y los agentes inteligentes cada vez más potentes por el otro, las empresas necesitan encontrar maneras de extraer conocimiento de la riqueza actual con la que cuenta el Big Data.

Se recomienda a las compañías asociarse y colaborar entre sí, para potenciar sus equipos y la cantidad de datos que se puede recibir, así como el análisis de los mismos.

  1. Blockchain

“Los generadores de negocio deben analizar concienzudamente si la novedosa tecnología blockchain puede tener efecto en sus modelos de negocio actuales y en qué medida. Concretamente, aquellas industrias cuyo trabajo como intermediarios (como los abogados, notarios, agentes inmobiliarios o financieros) puede verse afectado por esta innovación. Contables y ejecutivos también verán afectada la forma en la que trabajarán en el futuro, ya que el blockchain cuenta con el potencial de eliminar una parte significativa de su carga de trabajo (transacciones, transferencias monetarias o pago de recibos).

La tecnología blockchain organiza las transacciones de los activos digitales de una forma radicalmente novedosa. En lugar de utilizar intermediarios como bancos, notarios, autoridades inmobiliarias o plataformas de mercado para legitimar el intercambio de ciertos activos (propiedades digitales, bienes comerciales, contratos digitales o, incluso, transacciones financieras a través de divisas digitales como bitcoins), el blockchain permite a cada individuo transferir estos bienes de una forma directa, segura e inmutable. Un libro mayor descentralizado y distribuido desde una base de datos compartida entre múltiples participantes, combinada con algoritmos criptoeconómicos constituye la base tecnológica del blockchain. Todos sus participantes (conocidos como nodos) tienen acceso a este libro contable, que contiene un inventario de todos los asientos digitales relevantes. Todos los participantes de esta red cuentan con una copia idéntica del libro y todos los cambios que en él se realicen se aplican en cada copia en cuestión de minutos o, incluso, segundos. De esta forma, el sistema es transparente y crea confianza entre todos los participantes sin necesidad de la legitimación de una tercera parte autorizada.”

  1. Revolucionar los pagos y tranferencias

La forma en la que usamos el dinero y realizamos pagos y transferencias ha cambiado radicalmente: principalmente, porque las aplicaciones de pago por móvil permiten a los usuarios realizar sus transacciones y compra de bienes con un solo click. Pero en el fondo sistemas como los software de contabilidad resultan ser menos accesibles e intuitivos para los usuarios y están menos integrados. Un ejemplo de ello es que, actualmente, las compañías no cuentan con la posibilidad de realizar pagos de facturas o gestionar sus transacciones financieras entre socios y bancos a golpe de ratón.

En 2017, surgirán soluciones que permitirán a las empresas establecer una cadena de valor de pagos integrados con sus proveedores y clientes. Estas nuevas soluciones permiten realizar pagos de forma inmediata y omnicanal, y se integrarán en los sistemas de contabilidad financiera de las empresas del mañana. Las plataformas de e-commerce, los bancos, las fintech y los socios podrán beneficiarse de los estándares API, que serán utilizados para crear nuevos servicios y permitir el procesamiento sin fisuras y totalmente automatizado de pagos y transacciones financieras.

  1. Infraestructuras basadas en plataformas

En 2017, cada vez más pymes reemplazarán sus sistemas actuales por soluciones de software integradas en la nube y se beneficiarán de las plataformas móviles.

“La gran ventaja de estas plataformas es que dan acceso a las pequeñas compañías a soluciones innovadoras de software y servicios empresariales que no se podrían haber permitido hace cinco años. Además, estas plataformas Cloud están democratizando la forma en la que las compañías incrementan su acceso a las aplicaciones de última generación y tecnologías inteligentes y escalables”, afirma Klaus-Michael Vogelbert. “Estas tecnologías permiten a los generadores de negocio descubrir nuevos métodos de trabajo y dotarlos de la infraestructura necesaria para recibir cualquier tipo de datos de sus partners o del Internet de las Cosas, analizarlos y, con un estilo de “desarrollador ciudadano”, crear algo nuevo y productivo”, prosigue el CTO de Sage.

  1. El Internet de las Cosas creará nuevos servicios y perfiles profesionales

Las pymes deben poner el punto de mira en las nuevas posibilidades que emergen con la penetración del Internet de las Cosas en la vida cotidiana. A través de distintos sensores introducidos en máquinas, coches, móviles, muebles e, incluso, seres humanos (por ejemplo, para uso médico), se generará una cantidad ingente de datos que resultará ser un verdadero tesoro y permitirá crear una gran diversidad de nuevos servicios.

Fuente: Merca20

4 proyectos que prometen revolucionar la realidad virtual

La realidad virtual ya no es cosa del futuro por lo que, ahora, los esfuerzos en ese sentido se concentran en desarrollar experiencias ‘fuera de la caja’, más interesantes y diferentes al resto. Tal es el caso de estos cuatro proyectos que actualmente buscan financiamiento en la plataforma de crowdfunding Kickstarter, aunque la mayoría de estas ideas fue tan bien recibida por los fondeadores que ya superó su monto meta.

The Apollo 11 VR Experience

El 21 de julio de 1969 el astronauta estadounidense Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar la Luna, un hito histórico que muy pronto podrás vivir de cerca a través de The Apollo 11 VR Experience.

Se trata de una experiencia en realidad virtual que la startup irlandesa Immersive VR Education Ltd. creó utilizando materiales de archivo de la agencia espacial estadounidense, la NASA, para permitir al usuario “no sólo leer sobre la historia, sino vivirla”.

Gloveone

La española NeuroDigital Technologies quiso llevar la realidad virtual al siguiente nivel con su dispositivo Gloveone ya que, “hasta ahora, la mayoría de los desarrollos dentro de tal industria se han centrado sólo en el sentido de la vista”.

Este permite a quienes lo usen ‘tocar’ los objetos virtuales que ver en la pantalla de su headset y escuchan en sus auriculares. “Podrás sentir su forma, peso y otras características físicas”, promete NeuroDigital Technologies. “Incluso podrás romperlo”.

Cinera

El emprendimiento estadounidense Cinera quiere llevar la experiencia de ver películas en salas IMAX hasta donde se encuentren.

“Imagina estar parado en el centro de tu filme favorito, viendo y viviendo toda la acción a tu alrededor. Con cinera puedes verlo y escucharlo todo”, invita la startup. Lo mejor de todo es que este headset está planeado para no sólo reproducir películas, sino también espectáculos y videojuegos.

Impression π

Impression π (Impression PI) no es un headset de realidad virtual más. Ideado por un grupo de jóvenes emprendedores de distintas nacionalidades, este aparato es totalmente inalámbrico, por lo que permite al usuario moverse libremente.

Pero eso no es todo, Impression π incorpora herramientas como el control por gestos 3D, seguimiento de posiciones y realidad aumentada para ofrecer la experiencia “más interactiva y completa”. La idea es que no sólo sea utilizado con fines de entretenimiento, sino también de educación y profesionales.

Fuente: Tecreview

Peter Thiel: Cómo construir el futuro

Los consejos sobre entrepreneurship de Peter Thiel a un grupo de estudiantes de Stanford se convirtieron en un suceso viral. Recientemente plasmados en un libro, el cofundador de PayPal dialoga con Knowledge@Wharton sobre sus ideas, algunas de ellas controversiales.

Cuando el emprendedor e inversor Peter Thiel, cofundador y ex presidente ejecutivo de PayPal, dictó un curso en Stanford para ayudar a los estudiantes universitarios a pensar en su futuro, Blake Masters, uno de sus alumnos, decidió tomar notas. Esas anotaciones circularon por la Weby se viralizaron, llegando a cientos de miles de lectores. Tiempo después, Thiel y Masters se reunieron para transformar esas notas en un libro que acaba de publicarse: Zero to One: Notes on Startups or How to Build the Future.

Adam M. Grant, profesor de Management de Wharton, entrevistó a Thiel para hablar sobre su nuevo libro.

¿Por qué dice que la competencia es para los perdedores?
En realidad, ése fue el título (“Competition is for Losers”) con el que el Wall Street Journal publicó un fragmento de nuestro libro. El título original del capítulo al que corresponde ese fragmento es “All Happy Companies Are Different” (Todas las compañías felices son distintas”), algo ligeramente más moderado que lo que se publicó. Siempre creemos que la competencia es para los ganadores, y el ganador es alguien que es mejor y más intenso cuando está compitiendo. Los verdaderos talentos son los que compiten mejor. Las compañías “Zero to One” son aquellas que nacen de cero, es decir, que no existían antes. El próximo Bill Gates no creará un sistema operativo. El próximo Larry Page no pondrá en marcha un motor de búsqueda. Y el próximo Mark Zuckerberg no fundará una compañía de redes sociales. Si uno copia lo que han hecho, no está aprendiendo de ellos. Si se compite contra ellos, o se piensa que se está compitiendo contra ellos, en realidad se está intentando copiarlos y, otra vez, no se estará aprendiendo de ellos. 

Ahora, si miramos el otro lado de la misma moneda, usted plantea que deberíamos ver al monopolio como algo bueno. ¿Por qué?
En realidad, el fundador siempre aspira a que su empresa sea un monopolio. Quiere ofrecer algo al mundo que nadie más esté ofreciendo y, por consiguiente, el negocio obtiene márgenes de ganancia muy altos. Desde esa mirada,yo diría que el monopolio siempre es bueno y es lo que todo emprendedor debería intentar construir. Ahora bien, desde el punto de vista de la sociedad en su conjunto, los monopolios se merecen su mala reputación cuando las cosas son estáticas. Es como el famoso juego de mesa Monopoly,de Parker Brothers —el jugador simplemente reorganiza los bienes—; como la oficina de correos, o cualquier entidad en la que el monopolio se limite a recaudar rentas o dinero de los peajes. Pero si es algo dinámico,como el caso de Apple cuando desarrolló su primer teléfono inteligente y se formaron filas de una cuadra de personas ansiosas por comprarlo, estamos en presencia de un monopolio que no crea escasez artificial. Se está creando algo nuevo, y también se está haciendo algo bueno para la sociedad.

Si combinamos esas ideas, ¿significaría entonces que Mark Zuckerberg no debería haber lanzado Facebook porque ya existían Friendster y MySpace, o que Google no debería haber existido porque Larry Page y Sergey Brin ya tenían la competencia de AltaVista, Ask Jeeves y otras empresas?
Se trata de una discusión que siempre surge: ¿qué dimensión es realmente nueva y diferente? Yo podría argumentar que con Google y el negocio de los buscadores, esa dimensión fue el algoritmo de clasificación de páginas. Una forma de automatizar la búsqueda y computarizarla de un modo novedoso, que transformó radicalmente el acto de buscar en ese espacio gigantesco, algo que nadie había pensado que era así antes de que surgiera la empresa en la década de los ’90. 
De manera similar, diría que Facebook fue la primera en descifrar el código para hacer que la identidad personal fuera real. Uno de mis amigos, Reid Hoffman, que participó del lanzamiento de LinkedIn, había creado una empresa llamada SocialNet en los años ’90. Ya llevaba la designación de red social en el nombre, y su modelo planteaba que tendríamos avatares en Internet. Ya había actividades de ese mundo virtual, de esa realidad simulada y de redes sociales; pero se trataba, en esencia, de personas diferentes de las que realmente eran. Facebook fue la primera en capturar la identidad real. En ocasiones, las empresas son iteraciones de cosas en las que hay un cambio revolucionario en una dimensión clave. 

¿Por qué el software fue tan lucrativo y por qué se ha avanzado tanto, en los últimos tiempos, en la tecnología digital?
Hay varias razones para ello, pero en los últimos 40 o 50 años hubo un enorme nivel de innovación en el mundo de los bits, y un poco menos en el mundo de los átomos: tecnología limpia, energía, transporte, biomedicina. Muchas de esas áreas parecen haber sido bastante más difíciles. Una de las cosas que a mi juicio es cierta es que una gran empresa tiene que construir algo que sea valioso para el mundo, pero además debe poder capturar alguna fracción de eso que crea. Hay que generar X cantidad de dólares en valor y obtener un porcentaje Y de X. X e Y son variables totalmente independientes. En la mayoría de los casos, Y está cerca del 0%. Este es un elemento perturbador en la historia de la innovación: muchos innovadores descubrieron cosas pero no lograron obtener nada de ellas. Nikola Tesla, conocido por sus contribuciones al diseño del moderno sistema de suministro eléctrico de corriente alterna, fue superado por Thomas Edison, aunque la tecnología de Edison era inferior. Los hermanos Wright crearon el primer avión pero no se hicieron ricos. En la ciencia suele ocurrir algo incluso peor. Albert Einstein descubrió la teoría de la relatividad pero no se convirtió en multimillonario; ni siquiera en millonario. Siempre está implícito el tema de cómo capturar una porción de valor de lo que se está creando. Y para responder a su pregunta, lo cierto es que hay algo muy poco común en las empresas de software: muchas tienen una cualidad tan cercana al monopolio que les permite capturar una enorme cantidad de valor. Esta es una dimensión muy poco explorada. El costo marginal de producir software es cero, razón por la cual tienen increíbles economías de escala. Es un monopolio clásico, un negocio monopólico natural. 

¿Habrá una nueva revolución digital en las próximas décadas? Y si es así, ¿en qué sector se producirá?
Los contextos han ido cambiando gradualmente del hardware y los semiconductores al software, Internet y el mundo móvil, pero particularmente creo que el espacio es un buen lugar para empezar a observar. Aunque hemos estado explorando constantemente en otros tipos de terrenos tecnológicos —el espacio, la biotecnología, la genómica, la energía—, la mayor parte de nuestro foco sigue estando en el software, precisamente por su naturaleza. 

Hablemos de las personas que están detrás del software. Me resulta intrigante algo de lo que usted dice en Zero To One: que no confía en los CEO tecnológicos que usan traje.
Bien, ese comentario aludía al contexto de muchas compañías de tecnología limpia de la década de los ’90, cuando todos tenían un aspecto en común. No hay reglas de sastrería estrictas. Pero, en Silicon Valley, si alguien vestía de traje en una reunión de presentación, daba la impresión de que era malo para las ventas y peor para la tecnología. Era una señal muy específica. 

Entonces, ¿usted no diría abiertamente que se debe dejar de usar traje en todos los negocios?
Depende del contexto. Estas cosas siempre tienen que ver con cada ambiente en particular. Una regla de oro, que para mí es muy cierta, es que las compañías suelen funcionar bien si las personas se conocen desde hace mucho tiempo o existen buenos antecedentes. Cuando hablo con individuos que fundaron una compañía suelo preguntarles cuándo se conocieron y durante cuánto tiempo trabajaron juntos antes de fundar la empresa. Una mala respuesta es: “Nos conocimos hace una semana, en un evento de networking, y lanzamos la empresa porque los dos queremos ser emprendedores”. En cambio, una buena respuesta es: “Asistimos juntos a la universidad, y durante cuatro o cinco años trabajamos en el proyecto. Yo me inclino hacia el negocio, y mi socio se dedica más a las cuestiones tecnológicas”, o una respuesta por el estilo. 

Ése fue uno de los secretos que dieron sustento a PayPal. ¿Sabía por aquel entonces que era tan importante fundar una compañía con gente a la que conocía bien y en la que confiaba?
No creo que se necesite conocerla a fondo. Pero ayuda, porque así uno descubre las fortalezas y debilidades de las personas. Se puede ser más honesto en las conversaciones con ellas. En las empresas suele haber grandes altibajos y, como es obvio, nadie quiere que todo estalle en uno de los momentos adversos. 

En su libro dice que usted no es un billete de lotería. ¿Qué significa eso?
En el mundo de los negocios siempre se plantean dos preguntas esenciales: cuál es el papel que cumple la suerte, y cuánto hay de buena o de mala suerte en lo que hacemos. Son interrogantes difíciles de responder, porque el experimento nunca se hace dos veces. Como capitalista de riesgo, cuando invierto dinero en un negocio y lo considero como si fuera un billete de lotería, sabiendo que quizá funcione o quizá no, y lo hago así muchas veces, me voy preparando psicológicamente para perder dinero. Descubrí que me va mucho mejor cuando tengo una firme convicción y estoy dispuesto a poner mucho capital para respaldar una idea. En cambio, cuando digo que es un billete de lotería, lo que suele suceder es que me vuelvo un poco perezoso y no pienso a fondo en las fortalezas y debilidades de un determinado negocio. Aunque existe lo que llamamos suerte, y es importante en muchos sentidos, creo que exageramos su importancia. A menudo, cuando utilizamos la palabra suerte, en realidad deberíamos pensar los temas con mayor detenimiento. 

Sin embargo, en el libro también plantea que, de algún modo, usted está jugando a la lotería porque, en promedio, la inversión más exitosa en un fondo superará al resto de los fondos.
Siempre hay resultados extremos en los que algunas de las compañías terminan siendo mucho más exitosas que otras. La distribución es muy desigual. No todas las compañías son iguales, y algunas pueden ser más desiguales que lo que nos dice la intuición sobre ellas. La parte relacionada con el billete de lotería es la siguiente: “¿Le va a ir bien a esta compañía?; ¿funcionaráo fracasará?”. Hay compañías a las que les va razonablemente bien. A algunas les va mucho mejor que a otras. En tanto todas triunfen, para el inversor no habrá problemas; pero creo que también es importante tener en cuenta que a algunas les va mucho mejor que a otras. Esta realidad cambia nuestra forma de pensar de muchas maneras. Por ejemplo, a alguien le podría resultar más beneficioso ser el Nº 100 de Google que el CEO fundador de la mayoría de los startups de Silicon Valley respaldados por capital de riesgo. Esto es posible porque los resultados son tan absolutamente dispares que sobrevaluamos a las personas que fundan una empresa y subvaluamos al preguntarnos si hay una compañía realmente valiosa a la que podríamos intentar unirnos. 

¿Qué cambia cuando participa como fundador de una compañía respecto de cuando lo hace como inversor? Pienso, por ejemplo, en Palantir, a la que hoy muchos consideran una aplicación “killer”, utilizada para luchar contra el terrorismo. En ese caso, usted fue uno de los fundadores. En otros, en cambio, invirtió para conseguir solo un papel secundario. ¿Cuándo decide involucrarse por completo?
Actualmente trabajo mayoritariamente como inversor. En Palantir soy el presidente del directorio, por lo que tengo nivel de decisión, pero no me ocupo del día a día ni estoy a cargo de una gerencia operativa. En la mayoría de los casos, lo ideal es involucrarse por completo en el proyecto o no participar. Nadie puede hacer una buena contribución con una dedicación part-time. Como inversor, en cambio, siempre es necesaria cierta humildad, en el sentido de que una vez que firmó el cheque solo se tiene un control muy limitado respecto de lo que puede hacer. Por lo tanto, hay que pensar mucho antes de entregar un cheque. 

Retomemos por un momento el tema del libro. Usted dictaba clases en la Facultad de Derecho de Stanford y allí había un alumno, Blake Masters, que tomaba notas, y esas notas se convirtieron de repente en un fenómeno viral. ¿En qué momento decidió que quería plasmarlas en un libro y por qué?
En realidad era una clase de grado en el departamento de Ciencias de la Computación. Blake Masters, que en ese momento estudiaba en la facultad de Derecho, participó de la clase. Tomó nota de lo que yo decía y, de un día para otro, se produjo el fenómeno viral. Entre 300.000 y 400.000 personas leyeron las notas en Internet. Fue entonces cuando advertimos que había mucho interés en temas relacionados con el entrepreneurship, y pensamos que no teníamos que limitarnos a difundirlos solo en Stanford. Decidimos depurar esos pensamientos en un formato más atractivo, y la mejor forma que encontramos fue escribir un libro. Y eso es lo que hicimos.

Cuando usted piensa en la mejor manera de lograr que la gente adopte sus ideas más radicales, ¿hay algún punto en el que no quiere que demasiada gente las siga? Por ejemplo, al considerar la idea de crear un monopolio, no todos deberían hacerlo.
No creo que haya un enfoque que les sirva a todos, un enfoque universal. No creo que todos deban ir a la universidad. No creo que todos deban abandonar la universidad y fundar una empresa. Pienso en términos de lo que hacemos con nuestras vidas, con nuestras carreras… y no hay una única respuesta correcta. 

Usted tomó uno de esos caminos. Asistió a la facultad de Derecho, trabajó en el mundo financiero, y después se las ingenió para salir de allí. ¿Por qué decidió dar ese salto?
Pienso en mí como alguien que tuvo la crisis de la mediana edad a los 20 años. Estudié en la facultad de Derecho de Stanford. Trabajé en un estudio jurídico y en un banco de Wall Street. Fue una dinámica muy extraña. Todos los que estaban afuera de ese mundo querían entrar. Pero los que estábamos adentro queríamos salir. Tuve que volver a pensar qué quería hacer realmente, qué era lo que me apasionaba. Entonces me mudé a California, y durante el boom tecnológico de finales de los años ’90 terminé creando PayPal. Ahora pienso que si tuviera que darle un consejo a mi yo más joven, le diría que vaya a Stanford y a la facultad de Derecho, pero también que se formule muchas preguntas sobre por qué lo hace. ¿Por estatus y prestigio, o porque está verdaderamente interesado en hacerlo? 

UNA CONFESIÓN 

Cuando se le pregunta si, como inversor, hay alguna decisión de la que se arrepiente, Thiel no duda: “El error más grande que cometí en la última década fue no participar en la ronda B de Facebook. Había invertido en la A, de 2004. En aquel entonces, la valuación era mucho más alta: la acción tenía un precio casi 12 veces mayor que ocho meses después, cuando fue el momento de la ronda B. Lo pensé con detenimiento. Pero, en los papeles, mi apuesta ya era grande. Sin embargo, habría sido una buena inversión”. 

“El próximo Bill Gates no creará un sistema operativo. El próximo Larry Page no pondrá en marcha un motor de búsqueda. Y el próximo Mark Zuckerberg no fundará una compañía de redes sociales. Si uno copia a esas personas, no está aprendiendo de ellas”.

“No creo que haya un enfoque que les sirva a todos; un enfoque universal. No creo que todos deban ir a la universidad. No creo que todos deban abandonar la universidad y fundar una empresa.” 

“Un emprendedor siempre quiere que su compañía sea un monopolio: ofrecer algo al mundo que nadie más ofrece y, por consiguiente, obtener márgenes de ganancia muy altos. Desde esa mirada diría que el concepto de monopolio es bueno, y que todos los emprendedores deberían intentar construir”

“Aunque existe lo que llamamos suerte, y es importante en muchos sentidos, creo que exageramos su importancia. A menudo, cuando utilizamos la palabra suerte, en realidad deberíamos pensar las cosas con mayor detenimiento”.

Fuente: Emprendedores News

Watch, la nueva plataforma con que Facebook busca competir con Netflix y YouTube

Facebook anunció este miércoles la ampliación de su oferta de video con una nueva plataforma: Watch.

Se trata del paso más importante que la compañía ha dado hasta la fecha para competir en el mercado de televisión.

Watch estará disponible inicialmente para un grupo limitado de usuarios de Estados Unidos en el sitio en internet y en aplicaciones para teléfonos móviles y televisión de Facebook.

Y los usuarios verán anuncios personalizados antes y durante los programas.

La plataforma ofrece así una nueva fuente de ganancias tanto para Facebook como para los creadores de los programas.

La red social alcanzó en junio la marca de dos mil millones de usuarios activos mensuales, cerca de un cuarto de la población mundial, apenas 13 años después de su fundación.

“Experiencia compartida”

La pestaña de video de Facebook ya estaba disponible desde el año pasado y desde hace meses la empresa daba pistas sobre su intención de convertirse en fuente de videos originales profesionales, no sólo de programas realizados por usuarios.

Watch será un servicio personalizado que permitirá a los usuarios descubrir nuevos shows en base a las preferencias de sus amigos en la red social.

También será posible ver comentarios y conectar con amigos para ver programas.

“Ver un show no tiene por qué ser una experiencia pasiva”, señaló Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook.

“Puede ser una oportunidad para disfrutar una experiencia compartida y para reunir a personas que tienen los mismos intereses”.

Baloncesto, ciencia y safaris

Los programas disponibles en Watch incluirán videos de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (WNBA), un show para padres de Time Inc , el programa de la NASA “Science @ NASA” y un espacio sobre safari en vivo de National Geographic.

La selección inicial de programación también incluye la Liga MX de Univision Deportes y partidos de las Grandes Ligas del Béisbol de Estados Unidos.

En mayo, Reuters informó que Facebook firmó acuerdos con generadores de contenido noticioso y de entretenimiento enfocado en “millenials” como Vox Media, BuzzFeed, ATTN y Group Nine Media, con el fin de producir programas, tanto con guión como improvisados.

Mercado saturado

Facebook ingresa con el lanzamiento de Watch a un mercado muy competitivo, saturado con ofertas de cadenas tradicionales de televisión y empresas de internet como Netflix y YouTube.

E incluso Disney anunció esta semana que a partir de 2019 ya no brindará más contenidos a Netflix y ofrecerá su propio servicio de streaming de video.

El anuncio significa que Capitán América y las series animadas de Marvel, entre otras, dejarán de emitirse por Netflix a partir de 2019.

Disney señaló que también espera lanzar a comienzos de 2018 una plataforma para emitir en directo ESPN, una de sus mayores fuentes de ingreso y la señal deportiva más popular en Estados Unidos y América Latina.

Análisis de Leo Kelion, experto en tecnología de la BBC

Facebook espera, según afirmó, que su selección de programas responda tanto a nichos en el mercado como al público más amplio.

Teniendo en cuenta la selección inicial anunciada por la compañía, el enfoque de Watch estará en el entretenimiento factual, por ejemplo, en programas de fitness, viajes o cocina.

Estos programas son más adecuados a la pantalla de un celular que las series como House of Cards o Juego de Tronos, que tienen un mayor costo de producción y se ven mejor en TV.

Daniel Danker, director de productos de video de Facebook (y exejecutivo de la BBC), me dijo que su meta era que cualquier medio pueda hacer shows para Watch.

Por ahora, sólo un grupo pequeño de productores pueden incluir anuncios, aunque la lista se ampliará.

Es un elemento que puede ser clave para atraer a creadores de contenido digital en Youtube.

Por el momento, Youtube sigue siendo la vía más simple para que vlogueros (videoblogueros) y otros creadores de contenido fuera de las grandes productoras obtengan ganancias con sus videos.

Danker dio a entender que Facebook se tomará tiempo para explorar qué funciona en Watch.

Y no quiso comprometerse ni siquiera a que Watch esté disponible más allá de Estados Unidos antes de fin de año.

Fuente: El Mostrador

¡Emprendedor! Encuentra a tu socio ideal.

     Emprender un negocio no es tarea simple aunque puede ser mucho más sencilla si tienes a tu lado a las personas adecuadas. Un buen socio o compañero puede ser muy producente para el futuro de tus ideas, puede marcar la diferencia entre una “idea” y una “compañía”, aquí te aportamos diversos consejos de cómo encontrar el socio ideal:

    Trabajar juntos antes de ser socios: De ser posible, trabaja con esa persona antes de empezar tu negocio juntos, esto te dará la oportunidad de conocer bien a la otra persona, su estilo y forma de hacer las cosas, podrás ver sus capacidades, actitudes y aptitudes y si pueden ser compatibles a la hora de solucionar problemas o solventar cualquier inconveniente que se pudiese presentar. Vas a pasar bastante tiempo junto a esta persona en un ambiente estresante como el que puede ser iniciar un negocio, empresa, así es mejor que disfrutes de su compañía.

    Conéctate con la familia: Es muy común escuchar que debes ser bastante precavido a la hora de hacer negocios en familia, pero para muchos emprendedores ya exitosos, ha sido una ventaja poder tener una relación personal y familiar ya que puedes conectarte de una manera más precisa. Compartir valores es mucho más importante que casi cualquier otra unidad métrica, esto lleva conseguir una importante concordancia a la hora de establecer la misión y visión de tu compañía. Los valores llevan a las personas a realizar cosas extraordinarias, tomar riesgos, sacrificios y trabajar aún más y mejor por los cometidos deseados.

    Tener en claro las metas y compartirlas: Estar alineados en lo que se quiere llegar a ser como compañía es crucial. ¿Cuál es nuestra meta principal? acaso  es crear un estilo de vida negocios o solo generar ingresos y vender. Al principio todo tipo de negocio puede parecer muy similar para los emprendedores pero se pueden desviar rápidamente si los destinos y deseos de los socios no concuerdan. Si puedes discutir de forma constructiva los valores y metas que deseas alcanzar con tu posible compañero  y así poder organizar algo con los aspectos positivos de ambos puntos de vista, seguramente, tienes al frente un buen asociado.

    Encuentra talentos complementarios: Idealmente, tu equipo a la hora de empezar un negocio debe tener diversos talentos con variados rangos de experiencia, incluyendo socios que complementen tus habilidades. Tener diferentes fortalezas y debilidades hará una sociedad mucho más productiva y le dará a tu compañía la experiencia que necesita para crecer y desarrollarse de manera adecuada. Por ejemplo, si estás empezando una compañía de productos deportivos, eres un genio en administración pero no conoces bien el tema de deportes, alguien que sí lo haga y además conozca de mercadeo puede ser un excelente compañero para ti, ya que podrán satisfacer y atacar las necesidades de la demanda de forma adecuada.

Investiga sobre la estabilidad financiera: Cada vez que haya un patrimonio compartido, imagínate que se trata de matrimonio. Es irreductible saber si los socios potenciales son tolerantes al riesgo, pero también, si son económicamente capaces de embarcarse en el mismo. Como con una esposa, es importante discutir sobre finanzas de manera adelantada y así evitar cualquier sorpresa en el futuro.

Estrés en tu negocio y cómo manejarlo.

     No puedo pensar en algún trabajo con un salario alto y decente que no traiga consigo una cantidad considerable de estrés. Para nosotros los emprendedores se vuelve un poco más interesante ya que puedes encontrarlo ya sea porque estés ocupado, creciendo y ganando dinero o porque eso precisamente no está sucediendo. Si necesitas ayuda o tal vez unos consejos para manejar el estrés de forma productiva, aquí tienes varias ideas:

    Identifica el problema: Muchos emprendedores suelen decir que solo necesitan más ventas o mayor crédito. Para otros expertos y al observar las compañías ejemplo, ese es solo un síntoma, es más factible que el problema radique en un mercadeo errado, gerencia de personal o financiero inadecuado (errores a la hora de asignar precios y cobrar por servicios, entre otros). Puede que se necesite a algún experto en la materia para analizar la situación e identificar las debilidades y posibles soluciones. Unirse a un grupo de negocios, reunirse con nuevos contadores o utilizar grandes empresas y sus estructuras como ejemplo pueden hacer una gran diferencia.

    Separa el miedo de la ansiedad: El miedo es racional, una emoción saludable que nos mantiene alejados de cometer acciones imprudentes y a mantenernos enfocados. Algunos pueden decir que empezar tu propio negocio es bastante insensato, pero si sabes o tienes idea de cómo hacerlo, es más un riesgo calculado. En los negocios, tienes que dominar los miedos, no mires hacia abajo, siempre hacia delante, enfócate y toma acción. La ansiedad por otra parte, es preocupación injustificada e irracional. Haz lo mejor que puedas para reconocer cuando se trata de esta y eliminarla así de tus pensamientos. Es fácil decirlo y no hacerlo, pero es irreductible.

    Perdónate: Los negocios no son fáciles, no hay forma ni manera alguna que puedas hacerlos sin equivocarte o cometer errores. Malgastar energías en mirar atrás y sentirte culpable es algo en lo que no puedes perder tu tiempo.

    Mantén la perspectiva: Mira a tus alrededores, la vida no es justa. Cosas horribles suceden a diario en nuestro entorno. Autocompasión es el punto débil para todo emprendedor. Todos aquellos que han logrado el éxito, lo han hecho, no solo con trabajo duro e inteligencia sino con tenacidad.

    Acepta responsabilidades: No hay nadie a quien pueda señalar por errores. Todo depende de ti, por si no sabías esto cuando decidiste empezar tu propia compañía. Ahora es momento de encontrar soluciones y hacer que las cosas funcionen como deseas.

    Piensa en positivo: Tienes que hacerlo, si piensas en negativo es muy factible que fracases. Si uno de tus proyectos va tan mal que se te hace imposible mantener una actitud positiva sin importar lo que hagas, tal vez sea hora de tirar la toalla. No hay vergüenza alguna en fallar, intentaste y no funcionó, supéralo y continúa con el siguiente, mientras más rápido lo superes más pronto avanzarás.

    Emprender no es fácil y no es para todo el mundo, si crees que tienes lo necesario, hazlo, atrévete, vale la pena. Puede brindarte los mayores logros y comodidades. No olvides que con el pasar del tiempo y trabajo se vuelve mucho más sencillo si trabajas de una forma adecuada.

Las manos detrás de Google.

     Todo emprendedor ha escuchado de Sergey Brin. De no ser así, estoy convencido de que la gran mayoría de seres humanos han oído de y/o utilizado el motor de búsqueda “Google”. Basta saber que Sergey es el co-fundador de esta empresa, para muchos considerada la más exitosa del mundo. Vamos a conocer un poco más de este ejemplo de emprendimiento.

    Es un científico tecnológico y emprendedor americano, que con la ayuda de Larry Page, co-fundó Google Inc en 1998. Brin emigró a los Estados Unidos proveniente de la Unión Soviética, a una edad muy temprana. A pesar de sus grandes dotes y talentos en la matemática Sergey siempre estuvo inclinado por las artes y deportes pero por influencia de su padre fue a la escuela de ciencias matemáticas antes de cursar sus estudios en la prestigiosa universidad de Stanford, en la que demostró su pasión e interés en la informática, estudios de internet y motores de búsqueda, creando y participando en diversos ensayos y escritos relacionados con métodos de extracción de información desde fuentes sin estructura y extracción de información en grandes colecciones de texto y data científica. Creó también diversos software, por ejemplo, uno que convertía trabajo experimental creado utilizando un procesador de palabras TeX en formato HTML y otro que estaba diseñado a entrar en el sitio web de la renombrada revista Playboy, descargar las últimas imágenes disponibles y poder utilizarlas como fondo de pantalla, pero como se pueden imaginar, esto le trajo algunos problemas.

    Fue en marzo de 1995 cuando conoce a Lawrence “Larry” Page en la convención de primavera de los prospectos a PhD en ciencias de la computación, quien luego se convertiría en su socio y CEO de Google. De forma curiosa, ambos no se llevaron muy bien en un principio, ya que discutían sin parar sobre cómo solventar diversos problemas desde distintos ángulos y perspectivas, dichas discusiones los lleva a descubrir que ambos estaban interesados de manera extrema en el problema de extraer información de equipos de gran data, esto los llevó a ser grandes amigos e incluso a escribir juntos la tesis de PhD.

Posteriormente, empezaron a trabajar juntos en un proyecto de investigación diseñado para mejorar los métodos de búsqueda de información en la Internet, presumían que la data más popular era la más útil, por ello estos jóvenes científicos tenían la hipótesis de que un motor de búsqueda que analizara la relación entre sitios web y los clasificara con respecto a su popularidad pudiese ser mucho más eficiente que la forma en la que funcionaban otros software que dependían de la frecuencia con la que una palabra aparecía el sitio web. Convencidos que el factor más importante era los retroenlaces más no las letras, deciden hacer de este tópico su proyecto, lanzan BackRub con dicho algoritmo llamado “PageRank”, que chequeaba números y relevancia de los enlaces para estimar la utilidad y credibilidad del contenido inmerso en la página web, estaba disponible para los estudiantes de Stanford exclusivamente, pero fue bastante costoso y poco práctico por la cantidad de computadoras necesarias para procesar tantos datos.

    En busca de un nombre mucho más atractivo buscaron ayuda de su compañero Sean Anderson, que sugirió el nombre Googolplex, que luego de discusiones fue acortado a Googol, la palabra indica el dígito 1 seguido de 100 ceros. Se termina llamando Google tras un error de transcripción y al ver que estaba disponible lo registraron de esa forma, Google.com.

    Después de ver el éxito que yace sobre sus manos, este grupo de emprendedores decide arriesgarlo todo e ir tras su pasión, al poner sus estudios universitarios en pausa, consiguen más tiempo para enfocarse en su proyecto, su primera sede fue en un garaje de una casa que alquilaron de Susan Wojcicki, hermana de la novia de Sergey, localizada en California. Tras el rápido éxito se vieron en la necesidad de contratar a su primer empleado, Craig Silverstein. A medida que pasa el tiempo la demanda y capacidad debe incrementar para satisfacer a sus usuarios, así que se mudan a una nueva oficina en Palo Alto.

    El crecimiento desde entonces ha sido exponencial, la forma en que han expandido y en la que satisfacen a sus consumidores, con innovaciones, productos y servicios que hacen cada día más sencilla la vida de los profesionales, emprendedores, comerciantes y público en general es impresionante.

    Con mucho esfuerzo y dedicación, estos genios de la informática utilizaron sus conocimientos y destrezas para satisfacer una necesidad, crearon un plan a la mano de la tecnología, atacaron las metas a corto y largo plazo sin perder la visión de lo que siempre quisieron hacer, éxito autosustentable es lo que han conseguido.

    Si quieres conocer de otros ejemplos de liderazgo y emprendimiento, debes chequear esto:

https://robertomelo.net/2016/11/15/liderazgo-tecnologia-y-emprendimiento-juntas-significan-exito/

    Si quieres emprender tu propio negocio, aquí te ayudamos a hacerlo:

https://robertomelo.net/2016/10/17/quieres-emprender-tu-negocio-no-sabes-donde-empezar/