Qué es la “economía gig”, por qué está creciendo tan rápido y cuáles son sus riesgos

Digamos que estás sin empleo. Y que ves una oportunidad en trabajar con Uber llevando pasajeros en tu automóvil. También puedes arrendar tu departamento a través de la plataforma digital Airbnb. Y vender algunas de tus cosas en Facebook sin intermediarios; y quizás ofrecer tus servicios profesionales por algunas horas.

Al final del mes te haces un sueldo y entonces la combinación de estas opciones te permite vivir sin tener un empleador. Te conectas directamente con otros usuarios en Internet. Eres libre, eres tu propio jefe.

Suena muy bien, quizás, pero no tienes protección social ni estás ahorrando para tu jubilación. Te enfermas y el asunto se complica. Vacaciones pagadas, ni lo sueñes. Lo que sonaba perfecto, parece que no lo es tanto.

Esa es una cara de la moneda. La otra, es la de los profesionales altamente calificados que trabajan de manera independiente para varias compañías, organizan su tiempo y desarrollan habilidades que les permiten insertarse en distintos equipos de trabajo.

Muchos son emprendedores, pueden trabajar desde la casa o el avión y generan ingresos superiores a los que podrían conseguir en un trabajo fijo con un solo empleador. Se mueven en el mundo digital como peces en el agua y nunca dejan de estudiar.

Los dos perfiles forman parte de la economía gig, también conocida como economía colaborativa, o economía de los freelance, que ha generado una gran cantidad de empleos en la última década.

Crece en la medida que se crean nuevos desarrollos tecnológicos que generan plataformas para que los usuarios intercambien bienes y servicios al margen de las empresas tradicionales.

¿Independencia o precariedad del empleo?

El nombre gig proviene, según una de las versiones más difundidas, de la época en que los músicos de jazz se ganaban la vida con el dinero recibido en cada presentación. Algo que persiste hasta el día de hoy en el mundo artístico y que se ha hecho extensivo al resto de los sectores laborales.

Este modelo de trabajo le ha dado buenos resultados a los innovadores tecnológicos que, con sus start-ups, crean las plataformas necesarias para el intercambio colaborativo, operando con mínimos costos y convirtiéndose en mediadores dominantes de un sector, lo cual les permite quedarse con un porcentaje de cada transacción.

Un estudio de la consultora McKinsey arrojó que un 27% de los trabajadores en Estados Unidos y Europa forma parte de esta tendencia.

En el caso de Estados Unidos, una encuesta realizada por el Sindicato de Freelancers y la organización Upwork detectó 55 millones de personas que trabajan por cuenta propia. Pero no sólo eso. Dos tercios de los encuestados dijeron que eran independientes porque no tenían otra opción.

Una visión distinta del fenómeno tiene Diane Mulcahy, investigadora que recientemente publicó un libro sobre la economía gig en Estados Unidos.

“Muchos trabajadores independientes eligen esta forma de empleo porque valoran su autonomía, el control que tienen sobre su trabajo y la flexibilidad que les entrega”, dijo Mulcahy.

Sus investigaciones sobre el tema muestran que el fenómeno no se reduce a los conductores de Uber. Su análisis plantea que se trata de un cambio sustancial en el mundo del trabajo.

“Hay plataformas disponibles para el trabajo de codificadores, doctores, abogados, diseñadores gráficos y muchos otros profesionales. La economía gig cruza todas las industrias, salarios y niveles de educación”, dijo Mulcahy.

El concepto gig pareciera ser tan amplio que en él cabe un desempleado que busca una opción para sobrevivir, un empleado que busca ocasionalmente una segunda fuente de ingresos o un joven profesional de Silicon Valley que desarrolla proyectos creativos.

América Latina se suma a la tendencia

Según César Buenadicha, especialista líder del Fondo de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN), la economía colaborativa a nivel mundial crecerá desde US$14 mil millones en el 2014 a US$335 mil millones en 2025.

“En América Latina todavía no hay datos consolidados del crecimiento a la fecha , pero algunos datos de AirBnB y Uber en sectores clave como Brasil y México (y en menor medida Argentina), permiten estimar un aumento sustantivo del sector en la región”.

Según Buenadicha, la economía gig o colaborativa, entendida como una nueva forma de de interrelación entre consumidores y productores a través de plataformas digitales, crece velozmente en la región y plantea enormes oportunidades y retos.

“Hay que analizar y entender en detalle las implicancias laborales, fiscales, sociales, y en el ámbito de la competencia, de la economía colaborativa”, comentó.

Algunos de los riesgos que puede traer el crecimiento del sector se relacionan con el posible aumento de la informalidad laboral.

En este sentido, Buenadicha cree que debe existir una regulación oportuna para fomentar la inclusión social y, al mismo tiempo, la innovación en los países de la región.

Otros, en cambio, piensan que uno de los aspectos positivos de la economía gig es que no ha sido regulada, creando un espacio más democrático para que los propios usuarios tomen decisiones.

Fuente: BBC

Cómo encontrar al mejor socio

Encontrar a una persona que comparta tu visión y tus hábitos de trabajo no es fácil, pero sí fundamental para crear una empresa exitosa.

Las sociedades de negocios, al igual que las relaciones románticas, pueden ser muy difíciles y, estadísticamente, están destinadas a fracasar. Sin embargo, una sociedad saludable y funcional puede ayudar a ambos o más socios a encontrar mayor y más rápido éxito que si trabajaran en solitario.

Mi empresa de equipamiento de audio, OrigAudio, ha conseguido grandes objetivos y ha encontrado el éxito en muy pocos años. Muchos de los logros pueden atribuirse a la relación de negocios que se ha construido entre mi socio, Mike Zsymczak, y yo.

¿Y cómo puedes elegir a un socio que llevará a tu empresa al siguiente nivel, y no a hundirla al igual que el Titanic? Estos son mis cinco tips a considerar:

1. Hábitos laborales similares
Es importante que la sociedad sea igualitaria, especialmente en lo concerniente a los hábitos de trabajo. Si trabajas de 6 a.m. a 9 p.m. y a tu socio le urge salirse a las 5 p.m., entonces estás en problemas. Establecer horarios, expectativas y responsabilidades desde el comienzo puede ayudar a reducir la posibilidad de que una parte se sienta explotada y la otra no contribuya lo suficiente.

2. Estabilidad financiera y emocional
Aunque pudiera parecer invasivo, necesitas saber la situación económica de cualquier persona con la que pretendas hacer negocios. Investiga si pagan sus cuentas a tiempo y cuánto tiempo podrían sobrevivir sin recibir ganancias. Alguien en una situación financiera precaria es más probable que sacrifique el éxito a largo plazo por obtener ingresos inmediatos.

Además, sobra decir que tu socio debe ser emocionalmente estable. Pasarás mucho tiempo con esta persona, así que debes disfrutar la experiencia. Tu socio también representará y liderará tu empresa, así que asegúrate que sea capaz de soportar la presión, así como los fracasos y los éxitos.

3. Habilidades complementarias
Nunca elijas a un socio idéntico a ti. Las habilidades de tu socio deben complementar a las tuyas. La meta es encontrar a alguien cuyos talentos y habilidades puedan expandir lo que tú haces. Piensa en algunas de las sociedades más famosas que conoces (Beto y Enrique, Mario y Luigi, Capitán Kirk y Spock); todas son equipos legendarios porque cuentan con habilidades complementarias que permiten que confíen el uno en el otro.

4. Visión similar
Es fácil concordar en el principio, ¿pero qué pasa con los objetivos en el largo plazo? Asegúrate que el futuro que visionas esté en la misma línea que el de tu socio.

5. Confianza
Cualquiera buena relación está fundamentada en la confianza, pero esto se dificulta aún más cuando hay dinero involucrado. Si no puedes confiar en tu socio para que cuide a tu hijo recién nacido, para darle el número de tu tarjeta o las llaves de tu casa, entonces no te asocies con él o ella.

Mike y yo hemos sido exitosos porque nos tomamos tiempo para ser honestos entre nosotros acerca de las finanzas, metas y expectativas, entre otros temas. No olvides que las relaciones requieren trabajo constante, así que asegúrate de invertir tiempo, dinero y energía para forjar una sociedad.

Fuente: Entrepreneur

3 etapas que todo emprendimiento debe superar para ser exitoso

Por más de que permanentemente escuchamos que este el mejor momento para comenzar a emprender o que actualmente están dadas las condiciones para iniciar un negocio, la realidad es que empezar a transitar este camino no es tan sencillo como lo hacen parecer. Para no fracasar en el intento, ten en cuenta estas 3 etapas que todo emprendimiento debe superar.

Si hubiera alguna forma de saber las palabras que más veces al día se dicen, se escriben o se leen en todo el mundo, de seguro “emprender”aparecería ubicada entre las primeras posiciones. Es que sí, ser emprendedor no sólo parece estar de moda, sino que también son muchos quienes afirman que estamos en el mejor momento para iniciarnos en este mundo.

Entonces, ante estas condiciones, la interrogante que surge es por qué siguen siendo pocas las personas que se animan a iniciar un negocio. Luego de analizar varios datos sobre emprendedurismo encontramos que, aunque pueda ser el mejor momento, arrancar un negocio no es sencillo, no en vano 4 de cada 5 negocios fracasan antes de los dos años.
Lejos de querer que pierdas las ganas de ser tu propio jefe, la finalidad de este artículo es brindarte algunos datos imprescindibles para ser un emprendedor exitoso. Para ello nos basamos en un artículo del portal Profesionistas que comparó el emprender con un chiste de tres actos. ¿De qué se trata cada uno?

1- Quiero ser emprendedor

Esta decisión debe sustentarse en competencias como el autoconocimiento, confianza en ti mismo, además de eficiencia personal. De no estar presentes estas cualidades lo más probables es que tus razones para emprender no sean las adecuadas e incluso puede que estés buscando una alternativa para escapar de algún defecto profesional, como por ejemplo: querer emprender porque no quieres tener jefe puede estar escondiendo que tienes serias dificultades para seguir instrucciones.

2- Tengo una gran idea

A simple vista son muchas las ideas que pueden parecer una genialidad. Sin embargo, para comprobar que ésta realmente puede convertirse en una iniciativa exitosa es fundamental someterla a una serie de preguntas básicas. Por ejemplo: ¿es realmente viable?, ¿existe verdadera demanda para tal iniciativa?, ¿comprendes todos los por menores que supone llevar a la práctica esa idea? Si logras encontrar respuestas positivas para estas interrogantes, entonces estás listo para dar el siguiente paso.

3- Convertir la idea en realidad

Aun habiendo superado las dos instancias previas, estás expuesto al riesgo de que tu emprendimiento fracase, especialmente si la toma de decisiones al momento de empezar a ejecutar la idea no es la más indicada. Estos son algunos errores que es importante evitar: no poner a prueba el plan de negocios, no tener los conocimientos ni las habilidades necesarias para iniciar, no ser capaz de trabajar en equipo, no establecer procesos al momento de tomar decisiones, entre otros.

Fuente: Profesionistas

Cómo operar una empresa “lean”

Este tipo de metodología es la opción para las empresas que desean disminuir gastos en equipo, tiempos muertos y obtener más ganancias.  Sí, la palabra lean está de moda pero esta filosofía de negocios es mucho más que eso: puede ayudarte a maximizar cada peso que inviertas en tu empresa y hacerla más eficiente.

Lo que debes hacer

1. Resuélvelo tú mismo. Elabora tus propios formatos. Recoge tú mismo los suministros que encargas a tus proveedores. Pon manos a la obra.

2. Revende lo que ya no se usa. Desprendete del equipo o mobiliario viejo. Cada centavo cuenta.

3. Da el ejemplo. Si quieres que tu personal apague las luces y renegocie con los proveedores, sé el primero en hacerlo.

4. Aprovecha cada descuento. Con membresías a asociaciones de negocios podrías obtener buenos precios en rubros costosos, como viajes o seguros.

5. Recorta. Replantéate cada nueva compra y contratación. Pregúntate: ¿lo necesitamos?

6. Ponlo por escrito. Los acuerdos en papel evitan las sorpresas, Y revisa los presupuestos para asegurarte de que se están respetando.

7. Ponte creativo. Asóciate con otros negocios para compartir promociones y recursos o para intercambiar servicios que ambos necesiten.

8. Monitorea los gastos pequeños. Cuando las salidas de dinero crecen, los problemas también.

Lo que NO debes de hacer

1. No compres nuevo. Si compras equipos en tiendas de segunda mano puedes ahorrar hasta un 60 por ciento.

2. No contrates a demasiada gente. Tu personal debe resolver las principales necesidades del negocio. Terceriza lo demás.

3. No te olvides de negociar. Solicita descuentos por volumen o por pronto pago.

4. No tires tu dinero. Compra a granel, reutiliza el papel y los materiales de embalaje, y rellena los cartuchos de impresión.

5. No escatimes en abogados o contadores. Ellos te ayudarán a tomar mejores decisiones y proteger tu negocio.

6. No pierdas tus recibos. Solicita facturas de todos tus gastos, incluidos los almuerzos de negocios.

7. No uses cualquier tarjeta de crédito. Podrías perder una tasa de interés más baja o recompensas como reembolsos o descuentos en viajes.

8. No olvides preguntar “¿por qué?”. Examina los procesos y evita hacer negocios “como siempre”. Vigila las pérdidas de tiempo, dinero y recursos.

Fuente: Entrepreneur

Los cinco errores que llevan al cierre de tu emprendimiento antes de su primer año de vida

Buenas ideas, fondos de financiamiento, iniciativa y motivación no son suficiente para que un emprendimiento sea un negocio exitoso.

Buenas ideas, fondos de financiamiento, iniciativa y motivación, son algunas de las características que podemos encontrar en el mundo del emprendimiento hoy. Sin embargo, no es suficiente para que un negocio sea exitoso. Según la compañía de oficina virtual VirtualBusiness, nueve de cada 10 Pymes cierran antes de cumplir su primer año.

“Uno de los problemas comunes que se observa en las Pymes y emprendimientos, es su falta de profesionalización. Esto implica un enfoque más serio de la empresa para lograr una alta calidad del producto y servicio que se ofrece”, asevera Vanessa Jiménez, directora de VirtualBusiness.

Para evitar que otros emprendedores comentan los mismos errores, Vanessa enumera los cinco más comunes y cómo se pueden evitar:

1. Falta de liderazgo de sus dueños

Para crear un emprendimiento no basta tener una buena idea. Muchos pueden tenerla. Lo importante es poder llevarla a cabo y mantenerla en el tiempo. Para ello se necesita trabajar en equipo y dirigirlo para que se puedan cumplir metas. En este ítem, muchos emprendedores tienen grandes dificultades ya que se concentran en detalles que no son relevantes para el negocio y no saben delegar, ya que prefieren hacerlo todo ellos.

2. Estandarizar las operaciones

Para ser productivos y responder a tiempo a las necesidades de los clientes, es fundamental estandarizar las operaciones; sin embargo, a los emprendedores les cuesta adquirir estas metodologías, ya que están acostumbrados a realizar el proceso a su propio estilo. 

3. Minimizar la importancia de la imagen

Una buena idea no basta para cautivar a los clientes, es  fundamental entregar una imagen de profesionalismo. No sólo con el packaging del producto o el diseño del sitio web, sino también como empresa. Para ello es necesario comunicar una dirección comercial, dar a conocer un teléfono fijo y que cada uno de estos aspectos funcionen corporativamente. Con la tecnología y el fácil acceso a la información, si la empresa no es identificable a través de Internet, no existe.

4. Planificación de las acciones a realizar

Cada paso que se realiza al comenzar un emprendimiento se debe planificar ¿La razón? No se tienen los recursos económicos para hacer gastos que no sean necesarios para el negocio. Al realizar una estrategia o plan para cada acción, tendremos mayor control y podremos analizar los resultados.

5. Análisis de los resultados

Hoy con el marketing digital es fácil analizar el resultado de cada acción que se realice. Si bien un gran número de emprendedores es ajeno a estas tecnologías, es necesario que se asesoren o puedan aprender nociones básicas de esta área. De esa forma podrán saber si sus estrategias para darse a conocer o tener más clientes, están dando resultado. Sin estas métricas no se puede saber si se están haciendo las cosas bien o no.

Fuente: Pulso Social

Los cuatro ingredientes de la creatividad

Son muchas las teorías acerca de la inspiración y la creatividad. No hay una fórmula mágica ni a todas las personas les funcionan los mismos métodos.

La buena noticia es que, aunque a veces la creatividad se origina en sitios que escapan de nuestro control (puntos A y B), la mayoría de las veces se origina en otros que sí podemos trabajar y entrenar para conseguir una mente más entrenada y proclive a las buenas ideas (puntos C y D). Por ejemplo, cursando un master sobre creatividad y diseño. Pero empecemos por el principio.

A. Talento innato / mente creativa

Sobre el primero de los puntos no se puede hacer mucho. Algunas personas son más imaginativas que otras. Lo han sido desde niños, provocando sorpresa a su alrededor por sus ocurrencias o su habilidad. La genética las hizo así, sin que ellas pusieran mucho de su parte.

Los que tienen la suerte de contar con este talento tienen gran parte del camino hecho, pero no todo: a continuación veremos que en la creatividad influyen otros muchos aspectos.

Y aquellos que no destacaban por ser imaginativos o tener iniciativa tampoco tienen todo perdido: dicho talento puede suplirse en gran medida por interés y la combinación de los dos últimos puntos (entorno y formación) en la medida adecuada.

B. Genios externos / musas

En su charla TED de 2009, la escritora Elizabeth Gilbert recomendaba un «truco» para que el artista no se frustrara si su creación no tenía éxito: pensar que el éxito o el fracaso no eran únicamente responsabilidad suya.

Ella se remitía a los «daimons» o «genios inspiradores» de la antigua cultura griega y romana, y a otros ejemplos más actuales como los de la poetisa Ruth Stone o el cantante Tom Waits, para explicar que es posible (y recomendable) considerar que a veces la inspiración no procede del autor, sino que le llega desde algo externo. Cuando un autor lo concibe así, dice, no se angustia tanto si no recibe inspiración. Se consuela pensando que «no es del todo su culpa», que él está haciendo su parte del trabajo y debe seguir haciéndola independientemente de la reacción que este suscite.

Por supuesto, al quitar al autor responsabilidad y presión, también le quita mérito cuando todo sale bien.

Si bien estos dos primeras fuentes de inspiración, el talento innato y los entes inspiradores (si estos existen), no proceden del artista y, por tanto, son más incontrolables; hay otras que sí se pueden trabajar para tener una probabilidad mayor de éxito en el trabajo creativo:

C. Entorno inspirador: lugares, situaciones

Hay lugares y momentos más inspiradores que otros.

Aunque uno no los busque conscientemente, se encuentra con que acontecimientos como un desamor o el nacimiento de un hijo cambian el volumen o la calidad de sus ideas. También puede hacerlo el traslado a otra ciudad o unas vacaciones en un entorno natural.

Las mentes creativas se esfuerzan por buscar entornos donde las ideas broten más fácilmente.

Pero, además de buscar esos sitios o momentos inspiradores que se salen de la rutina, no hay que olvidar el tiempo de trabajo diario. Picasso decía que «la inspiración existe, pero debe encontrarte trabajando». No todas las ideas llegan en un momento de ocio o en mitad de la noche. Es importante que dediques un tiempo considerable a tu actividad creativa y que pongas todos los medios a tu alcance para que tu espacio de trabajo y tus rutinas sean inspiradoras.

D. Búsqueda de estímulos: eventos / formación

Una vez aceptado el punto tres, que el entorno o los acontecimientos pueden inspirarnos, no tenemos más que provocar esas situaciones inspiradoras en lugar de simplemente esperar a que se presenten.

Rodearnos de gente ocurrente, decir «sí» a los planes diferentes o consumir productos culturales son cosas que podemos hacer para trabajar una mente curiosa.

Los que se dedican a profesiones creativas tienen fama de depresivos o un poco locos. La tienen en parte por la constante angustia sobre la aceptación de la obra propia. Pero esa angustia puede reducirse si se acepta que A y B no dependen realmente de la persona, y que C y D se pueden promover y trabajar con el objetivo de atraer mejores resultados en el trabajo creativo.

Fuente: WeForum

¿Qué es el Business Model Canvas?

La herramienta estrella para los expertos de estrategia empresarial suele ser el business model canvas o también conocido como el lienzo de los modelos de negocio.

Esta herramienta sirve para varias cosas, que podríamos englobar en el siguiente objetivo: hacer más fácil el proceso de pensar un negocio. Lo que se logra es comprender el modelo de negocio planteándolo con una visión integrada que ve a la empresa como un todo, sin dejar de ser algo simple y fácilmente comprensible por todos.

El business model canvas fue diseñado por dos personas: Alex Osterwalder e Yves Pigneur. Alexander es suizo, graduado en ciencias políticas y PHd en Gestión de sistemas de información. En el año 1999 fundó una startup de educación. Trabajaba también como periodista e investigador y más adelante fundó una firma de estrategia de negocios llamada Strategyzer. Yves, por su parte, es un científico de la computación belga y un excelente profesional reconocido en el ámbito internacional . Ambos genios se hicieron famosos en el año 2010, en pleno boom de Internet, cuando publicaron el libro Generación de modelos de negocio.

Este libro, entre otras cosas, hablaba sobre los pros y contras de tener varias estrategias de ingresos (muchas de ellas novedosas como el freemium), algo que inspiró miles de startups en los años siguientes.

¿Cómo funciona este modelo?

Este modelo canvas divide en 9 las áreas clave de una empresa cualquiera (se puede aplicar a todas) que son, según los autores, las áreas que siempre se deben estudiar para establecer la estrategia empresarial. Las áreas son las siguientes:

Clientes

Los clientes, son, obviamente, una parte básica del modelo de negocio. Conviene definir los segmentos de clientes a los que nos dirigiremos con la estrategia.

Propuesta de valor

El problema que solucionamos para el cliente es la propuesta de valor, es decir, lo que nos hace valiosos en el mercado, por ejemplo, el ahorro, el diseño, la personalización, etc. Debe ser bien notorio. Por ejemplo, si pensamos en Google, la propuesta es ser el mejor buscador del mundo; en el caso de Nescafé, ser el mejor café que puedas tomar, en casa.

Canal

Este bloque habla de cómo se hará llegar la propuesta de valor a los clientes. Es decir. Simple, pero complejo. Nescafé tendría 2 públicos, el cliente que lo toma en su casa y el empresario que necesita el café en el centro de trabajo, por ejemplo.

Relación

Algo crítico. La idea es que una vez establecida la conexión con los clientes, se defina qué tipo de relación se creará con ellos. Qué inspirará en ellos nuestra propuesta, etc.

Flujo de ingresos

Algo que es básico, cómo se va a obtener el dinero para hacer todo esto: ventas, suscripciones, freemium, etc.Cómo se monetizará la relación creada.

Recursos clave

En este espacio del lienzo se describirán los recursos clave que se necesitarán para llevar adelante la propuesta hacia el mercado. Un punto muy importante cuando se habla de recursos en el business canvas model es la logística, por ejemplo.

Actividades clave

Como en el punto anterior, se definen las acciones básicas que se deberán llevar adelante para que la propuesta de valor llegue al cliente. Por ejemplo, procesos de producción, marketing, etc.

Alianzas

El modelo de negocio deberá siempre tener un impulso añadido, para ello sirven las alianzas estratégicas, de manera que el riesgo se reduzca.

Costos

En el último apartado del lienzo se define la estructura de costes, un aspecto en el que se puede innovar mucho. Se apalanca a las actividades y recursos necesarios que ya se explicaron antes y se detallan los costes variables, fijos, etc. para poder enfocarnos hacia un modelo de negocio escalable y sostenible. Podríamos incluir en este apartado los costes de producción, los de marketing y comunicación, los de logística, los de recursos humanos, etc. Es uno de los apartados donde se debe ser más puntilloso.

Todos estos 9 aspectos se detallan en un lienzo de una sola página. Se exige este nivel de minimalismo porque se entiende que, si algo está claro, se puede resumir. Así, todos podrán entender de qué se trata el negocio.

Fuente: Blog de Logística