Cuando las buenas ideas se convierten en un negocio de éxito

Emprender no es una tarea fácil y, más allá de la pasión y el espíritu innovador, es muy importante tener un amplio conocimiento del mercado al que nos vayamos a dirigir, saber anticiparnos a las tendencias, ser capaces de identificar todas las oportunidades y retos emergentes en el mercado y, sobre todo, saber medir y gestionar tu capacidad financiera.

Aunque todavía no existe la “receta mágica” para emprender, lo que sí existe es la satisfacción de sentirse pleno y a gusto con lo que cada uno hace, y si además le sumas un crecimiento económico derivado de tu trabajo, seguro que se convierte en la opción perfecta para desarrollar tu carrera profesional.

No soy de los que anima a cualquiera a lanzarse a emprender. No creo que todo el mundo esté preparado. Y no me refiero a formación o capacidad sino a estómago. Emprender consiste en gestionar incertidumbre, en superar barreras que parecen imposibles, y en manejar tus emociones, las de tu equipo y las de tus inversores para que los altos y bajos que TODAS las startups tienen no se lleven por delante todo tu proyecto o lo que sería aún peor, tu salud.

Dicho esto, sí soy de los que anima a aquellos que han decidido a emprender a apostar fuerte y tener grandes ambiciones, sin conformarse con crear algo pequeño. Sin querer desmerecer a aquellos que tienen éxito en pequeños proyectos, a mi me emocionan los equipos con ideas que quieran revolucionar sectores o cambiar las normas establecidas, aquellos proyectos con gran escalabilidad y que atacan un mercado de gran tamaño. La capacidad de transformación y de impacto en la sociedad que estos equipos tienen es tan grande que transciende su proyecto o su empresa.

En el mundo de las nuevas tecnologías, ser innovador es posible sin grandes inversiones ni riesgos financieros enormes, (al menos al principio). Esto significa que tenemos una plataforma para testear, fallar, medir, aprender y volver a intentarlo de manera rápida y segura.

Porque la medición y gestión del riesgo cuando creamos una startup son claves para su éxito y supervivencia. Por eso es tan importante salir al mercado con un MVP (Minimum Viable Product) lo más rápido posible y empezar a recoger el feedback que usuarios y clientes nos den para ir iterando hasta encontrar el mix que mejor funcione.

Una vez tenemos algo que vemos que funciona, debemos empezar a buscar fórmulas para adquirir usuarios y clientes a un coste inferior al valor que sacaremos de cada uno de ellos. Y para esto usar datos y medir realmente el ROI por usuario de manera precisa será la única forma de encontrar vías de crecimiento rentable y sostenible.

Al mismo tiempo nuestros ojos no pueden perder de vista a los usuarios que ya tenemos, y nuestros esfuerzos con ellos deben centrarse en la retención y recurrencia, o lo que es lo mismo, cómo conseguir que nos amen y nos usen de manera recurrente. Porque el usuario que te ama te recomienda y estos son los primeros prescriptores y el motor de tu crecimiento orgánico.

Este es un proceso que la mayoría de veces requiere de una fe absoluta en uno mismo y en el equipo, y es evidente que el factor emocional será un pilar clave para que tu liderazgo no flaquee. Tener la cabeza, la pasión y el compromiso para seguir trabajando duro hacia el éxito se convierten en el leitmotiv que marcará tu negocio y a todo tu equipo.

En el capítulo de los inversores, “levantar una ronda”, es un proceso que requiere meses, y que supone un juego de “seducción” que para muchos emprendedores es el mayor reto. Muchos no han trabajado nunca con inversores y no conocen ni los términos ni las consecuencias de muchas de las cláusulas de los contratos que les son presentados. Es por eso que yo siempre aconsejo tener buenos asesores legales.

Aunque en un inicio parezca un coste innecesario y que no aporta a la creación de valor de la compañía, estos pueden suponer la supervivencia de la empresa a medio plazo, ya que un mal pacto de socio, puede bloquear el desarrollo de la compañía y puede generar malestar o simplemente el abandono del proyecto por parte de un emprendedor que se encuentra desprotegido ante los inversores. Por suerte cada vez hay más inversores que entienden que intentar “jugársela” al emprendedor les va en contra ya que solo el emprendedor podrá hacer que el valor de su inversión se multiplique, así que deben cuidarlo.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el capital humano, uno de los activos clave de un negocio. Rodearse de un equipo de trabajo con talento y sólido, que sea fiel y permanezca contigo a lo largo de los años y que se mantenga dispuesto a innovar y aprender, permitirá fortalecer la eficiencia y eficacia de tu proyecto. Porque en un equipo, todos somos mejores que uno solo. Pero recuerda que el equipo no solo se queda por el proyecto o por el emprendedor que lo lidera, así que aunque seas una startup debes tener buenos sueldos, un ambiente de trabajo inmejorable y una política abierta y participativa; si no, hay cada vez más nuevas empresas que les ofrecerán lo que tu no tienes.

Las ventas es otro de los factores más importante de una empresa. Por muy buena que sea tu idea, si luego no es posible monetizarla de una manera clara, será complicado que todo tu esfuerzo dé los resultados esperados. En el 99% de las startups es crucial generar ingresos, tener claro un modelo de monetización que puede escalar de forma rápida y con costes marginales pequeños. Siempre digo que es más importante aprender a generar dinero que aprender a gastarlo, y con esta premisa seguro que sacarás el rendimiento máximo a cada Euro invertido.

No pongas barreras a tu proyecto ni seas tímido a la hora de expandirlo, ya que el mercado internacional puede ofrecerte una vía excelente para seguir desarrollando tu modelo de negocio. Eso sí, hazlo rápido y hazlo con un equipo y un producto que lo soporte, no te vayas a cargar tu mercado original por culpa de expandirte demasiado pronto.

Y siempre es importante no tener miedo al fracaso. Esto es típico y tópico pero sigue siendo una de las mayores barreras para realmente asumir riesgos necesarios y emprender de manera ambiciosa. En un primer intento la mayoría de los emprendedores fracasan, pero es lo que hacemos con esa experiencia lo que va a determinar si seremos emprendedores de éxito. Lo que es seguro es que el camino directo al fracaso es el temor a equivocarse. ¡Sé valiente!

Hay numerosos libros que te ayudan a emprender y que intentan ofrecerte las mil y una claves para que tu negocio sea un éxito, pero creo que el sentido común, el esfuerzo y la pasión son las mejores armas.

Porque creo que el emprendedor no es solo el que nace con la idea de emprender, sino que el emprendedor se hace. Así que empieza a trabajar y seguro encontrarás tu oportunidad.

Fuente: Emprenderalia

6 factores para potenciar el emprendimiento en América Latina

América Latina sigue muy rezagada en la inversión para el emprendimiento. En la región sólo se invierte el 1.5% del PIB, en actividades de ciencia, tecnología e innovación, mientras otros países y regiones están por encima del 2% e incluso países están por arriba del 4%.

“Lo que sentimos es que hay más tendencia, más cultura de emprendimiento en la región, pero la realidad es que depende mucho de los presupuestos de cada país, de sus prioridades y crecimientos”, destacó Juan Camilo Quintero, gerente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

La economía naranja, empresas y negocios derivados de la actividad cultural, es uno de los sectores más importantes en la región y todo lo que tiene que ver con actividades digitales, considera Quintero.

Estos son los factores que ayudarían a potenciar el emprendimiento en América Latina:

  1. Tener ecosistemas locales de innovación más fuertes, con la suficiente institucionalidad, inversión y con una buena regulación.
  2. Contar con instrumentos o vehículos que ayuden a agilizar a las compañías.
  3. Ayudar a los emprendedores a trabajar sobre los problemas más importantes que tiene la región. Cuando hay una zona que tiene tantos problemas hay más oportunidades para aprender a innovar.
  4. Tener una gran apuesta de los gobiernos locales y regionales para tener una regulación y programas que estimulen el emprendimiento y la innovación.
  5. Apoyar la creatividad en todo nivel, desde la escuela o en la casa. Derribar paradigmas mentales y aceptar la diversidad.
  6. Enseñar a la gente fuera de la caja y ser más independiente. Materializar las ideas que se piensan.

Para Camilo Quintero, el fracaso siempre debe ser fundamental como parte del aprendizaje, más que convertirse en un punto de llegada.

“El emprendedor quiere ser tratado como un jugador importante, son personas que hoy tienen un gran dominio en la tecnología y las nuevas formas de negocio, además de que quieren comenzar con mayores facilidades”, dijo Quintero.

Desafíos para el emprendimiento

Al mismo tiempo, considera Quintero, el desempleo es un problema que mete presión a los proyectos sociales en América Latina: “Lo que vemos es que en América Latina surgen muchos emprendimientos, pero no necesariamente proyectos sofisticados”.

También es importante impulsar la inversión privada, consolidar ecosistemas locales de innovación y emprendimiento y establecer una regulación ante la banca digital.

“En materia de regulación, los gobiernos deben ser un poco más atrevidos y no esperar a que no esté todo resuelto. Deben tratar de tener productos mínimos de regulación que permitan una operación más tranquila”, dijo Camilo Quintero.

Los ecosistemas de innovación y emprendimiento compiten en la región y ANDI ve que los alcaldes y los gobernadores comienzan a generar condiciones mínimas para impulsar el emprendimiento como instrumentos de financiación, mecanismos para impulsar la propiedad intelectual o aceleradoras de negocios.

Innovatión Land, una ‘tierra’ para dinamizar la cultura empresarial

Innovation Land es el espacio de la ANDI que pretende dinamizar la mentalidad y cultura alrededor de la innovación en el sector empresarial del país. La quinta edición de este evento se llevó a cabo en noviembre en Medellín, Colombia.

“En esta quinta versión trabajamos en cómo darle velocidad a la innovación y el emprendimiento. Las conclusiones que dejo este evento fue que debemos innovar o morir, atrevernos e incorporar métodos para una mejor organización”, comentó Camilo Quintero, gerente de la ANDI.

Ricardo García, ingeniero de Software Senior en Google fue uno de los participantes en el evento, donde habló de las Estructuras Para Acelerar la Innovación.

Para el ingeniero de Google, la parte cultural es la que representa un mayor reto. “Uno de los aportes culturales que más hacen falta es que hace falta valorar más a la gente, en especial en los fracasos. La gente le tiene mucho miedo al fracaso en América Latina”, destacó Ricardo García.

El emprendimiento con innovación es la formula para que la economía de América Latina crezca.

Carolina Alzate, socia Fundadora y Directora Creativa de ImasD, estudio de innovación, estrategia y diseño también estuvo presente en el evento de Innovation Land y al igual que Ricardo García considera que la cultura es la base del emprendimiento.

“Para poder llegar a la innovación se necesita talento que radica en tres ejes: pensamiento crítico, la capacidad de solucionar problemas y creatividad”, dijo Carolina Alzate.

Fuente: Forbes

Cualidades imprescindibles para ser un auténtico emprendedor

Trasciende a la historia:

Un emprendedor llega al mundo para dejar huella y de una manera permanente. Todas aquellas ideas fugaces o con una temporalidad corta no definen a alguien como un emprendedor, se debe marcar un antes y un después de su llegada al mundo y debe trascender fronteras tanto espaciales como de conocimiento. Un autentico emprendedor va más allá de su zona de confort, adquiriendo una capacidad interdisciplinaria que le permiten convertirse en un genio en diversas áreas. Cualquier persona puede tener ideas buenas en algún momento de la vida, un emprendedor no deja de producirlas. De esta manera un verdadero emprendedor es aquel que incluso años después de su existencia aun sigue vigente en la mente de las personas, incluso si estas no llegaron a conocerlo, sin importar en qué idioma, país o cultura se seguirá hablando de este.

Está rodeado de personas exitosas:

Ningún genio de la historia ha trabajado solo, no tuvieron reparo con el conocimiento, buscaron fortalecerse en todos distintas disciplinas y aprovechar al máximo el conocimiento de grandes pensadores. Un autentico emprendedor no discrimina ni excluye relaciones, incluso aquella persona que pensaría no saludar podría ser el inicio a un camino exitoso. No se encierra, sale al mundo a conocer personas y formar vínculos. Nadie llega a la puerta de la casa o la oficina a ofrecer grandes oportunidades, estas se buscan en el diario vivir y andan sueltas por las calles. Poseer una mente en apertura ante distintos pensamientos e ideas son clave para el triunfo.

No tiene límites:

Toda persona que a la fecha se considera un emprendedor hizo uso de técnicas y estrategias que contribuían a un aumento en a la creatividad y posibilita una mente abierta. Muchas veces en aquellas ideas que en un principio pueden parecer tontas puede estar el éxito. Un emprendedor está constantemente realizando pruebas, funciona bajo el método ensayo-error. No tiene límite en su imaginación, incluso Einstein pensaba incoherencias que terminaron convirtiéndose en la base para su Teoría de la Relatividad.

Conoce que en los errores está el mayor aprendizaje:

Un verdadero emprendedor no se frustra ante los errores, se levanta desde allí con la mejor actitud y aprende la lección para no repetirlo en un futuro. Cuando no se puede ver un error un aprendizaje esto si es un verdadero fracaso. Ningún genio ni emprendedor tuvo un camino fácil ni su vida fue siempre color de rosas. La vida es un constante sube y baja que enseña en cada etapa una lección. Lo que hace a una persona verdaderamente exitosa es su capacidad de no rendirse, buscar nuevas soluciones y aprender siempre de todas las acciones. Esto se puede lograr haciendo las cosas con pasión, cuando alguien está enamorado de lo que hace no le importa cuántas veces debe intentarlo para lograrlo.

El dinero no es el fin:

A todas las personas les gusta el dinero, sin embargo, esto no es lo más importante para un emprendedor, piense que nadie referencia a un genio o a una mente por su capacidad adquisitiva. Lo cierto es que si puede motivar a muchas personas que quieren ser ricas sin embargo una mente brillante no es reconocida y recordada por esto. Un genio busca desarrollar su idea más allá de un campo económico, se apasiona por su contribución al mundo y busca el éxito, antes que nada.

Es valiente:

Lastimosamente la mayoría de las grandes mentes de la historia no han gozado de reconocimiento y fama en su momento, por el contrario, fueron burlados e incluso castigados por sus postulados. Un verdadero emprendedor es seguro de sus pensamientos y no deja que comentarios negativos lo afecten ni desmotiven a dejar a un lado sus ideas. Un auténtico emprendedor no teme a ser tachado de loco, por el contrario, se llena de orgullo y motivación para demostrar que nunca estuvo equivocado y que a pesar de las adversidades logró sacar adelante su proyecto. Cabe aclarar que ser valiente no es únicamente resistir a las críticas, también es lanzarse a nuevos caminos llenos de riesgos. De esta manera aprende a la vez que crece y con esto esta cada vez más cerca del éxito.

Antes de autodenominarse un emprendedor es necesario cuestionarse si en verdad cumple con todas las características que definen a un auténtico. Emprender no es fácil, es una montaña rusa de grandes cambios y aprendizajes, sin embargo, cuando todo se hace con pasión es más sencillo alcanzar el éxito.

Fuente: Soy emprendedor

13 películas para emprendedores que te motivarán en 2018

Hollywood a veces puede exagerar demasiado la lucha de los emprendedores en la gran pantalla.

 

Pero está claro que en muchos casos, la mejor manera de reflejar la realidad es a través de la ficción.

Si quieres convertirte en tu propio jefe, y dirigir una empresa exitosa, habrá momentos en los que tu camino será duro; encontrarás obstáculos que quizás te desanimen, o te lo pongan todo más difícil para continuar.

Es en esos momentos cuando más confianza debes tener en ti, y más necesitarás una inspiración que te dé la fuerza para no rendirte hasta llegar a lo más alto.

Y las 13 películas de emprendedores que te comparto a continuación son la medicina perfecta para aventureros como tú que quieren cambiar el mundo a través de sus grandes ideas.

Así que ve a la cocina, prepara un cubo de palomitas, ¡y disfruta de estas historias inspiradoras!

13 películas de emprendedores altamente motivadoras

1. El lobo de Wall Street (The wolf of Wall Street)

Esta película dirigida por Martin Scorsese, y protagonizada por Leonardo DiCaprio, cuenta la increíble historia de Jordan Belfort, un agente de bolsa neoyorkino con una astucia e inteligencia inigualables.

Sus habilidades y su talento le valieron para tener una de las casas más caras del mundo.

Sin embargo, este hombre es quizás el mejor ejemplo de lo que la ambición y los excesos pueden hacer con una persona exitosa.

¿Por qué debes verla? Hay muchos motivos por los que deberías ver esta cinta cuanto antes si aún no lo has hecho.

Esta película te enseñará cómo vender, a tener seguridad en ti mismo como líder, y reconocer el talento de los que están a tu alrededor.

Pero también aprenderás que el dinero no lo es todo, y que llegar a lo más alto no es suficiente: debes tener cuidado de no corromperte, y saber mantener tu puesto.

Películas de emprendedores

2. Piratas de Silicon Valley (Pirates of Silicon Valley)

Esta cinta, que se rodó sólo para la televisión en 1999, ha sido la inspiración durante muchos años para toda una generación de personas que querían fundar sus propios negocios.

En ella se pueden ver los inicios y la gran rivalidad de dos grandes emprendedores informáticos del siglo XX: Bill Gates (fundador de Microsoft) y Steve Jobs (creador de Apple).

¿Por qué debes verla? Estos dos hombres son realmente inspiradores, y su lucha y pasión por los productos que crearon te motivará enormemente.

Pero si hay una conclusión clara que se puede sacar de ella es que, aunque haya momentos en los que sea muy duro, la competencia puede ser un increíble golpe de suerte para ti que te empujará a mejorar tu negocio para ser el número uno.

Películas de emprendedores

3. Ciudadano Kane (Citizen Kane)

Una película para emprendedores bastante antigua (se estrenó en 1941), pero que hoy en día se sigue visionando en muchas escuelas de empresariales y periodismo por su gran lección.

Se narra en ella la vida de Charles Foster Kane, un personaje ficticio que en realidad está inspirado en William Randolph Hearst, uno de los mayores magnates de la prensa de toda la historia.

¿Por qué debes verla? La búsqueda del poder y el dinero por parte de Kane no tiene límites en esta cinta.

Y aunque crear un negocio exitoso debe ser un objetivo importante para ti, el protagonista de esta cinta te enseñará que hay cosas con un valor mucho más grande en la vida.

Películas de emprendedores

4. Joy

A veces es difícil encontrar películas en las que la protagonista sea una mujer emprendedora fuerte donde se cuente su historia de éxito.

Por suerte, Hollywood cada vez está dando más importancia al género femenino, y uno de los ejemplos más recientes es el de la película Joy (2015).

Inspirada en hechos reales, cuenta la historia de Joy Mangano, una joven mujer con tres hijos que decide que no va a ser una simple trabajadora durante toda su vida.

Animada por su padre, inventa la Miracle Mop, un tipo de fregona con flecos de algodón a la que le seguirán otros productos que consiguen que Joy se convierta en una notable inventora de productos del hogar.

¿Por qué debes verla? Esta película hará que te des cuenta de que da igual si eres hombre o mujer, o en las circunstancias en las que te encuentres.

Si realmente quieres conseguir algo en la vida, y estás dispuesto a esforzarte y luchar por ello, nadie te podrá parar.

Películas de emprendedores

 

5. En busca de la felicidad (The pursuit of happyness)

Otra película basada en hechos reales, sólo que aquí se cuenta la historia de Chris Gardner.

Es una de las historias de éxito más inspiradoras y motivadoras para emprendedores, que cuenta cómo un padre, cuidando solo de su hijo, y pasando por la peor de las situaciones, consigue el empleo que desea gracias a su tesón.

¿Por qué debes verla? Aunque Chris se quedó en la calle, no dejó de luchar por su sueño para tener un futuro mejor tanto para él como para su hijo.

Y esa pasión y ese sacrificio es algo que tú, como emprendedor, también debes estar dispuesto a dar si quieres que tus sueños se hagan realidad.

Películas de emprendedores

6. Wall Street

El personaje de Gordon Gekko ha pasado a la historia por ser uno de los más infames y avariciosos de la gran pantalla.

La película Wall Street muestra cómo Bud Fox, un aprendiz de Gekko que admira a este inversor, hará lo que sea para ser como él, incluyendo tomar decisiones poco éticas y cuestionables.

¿Por qué debes verla? La meta de un emprendedor no es sólo volverse rico y famoso, así que no te vendas únicamente por el dinero.

Películas de emprendedores

7. Destellos de genio (Flash of genius)

Una excelente película menos conocida que las demás, pero que enseña una lección realmente importante a todo aquel que quiera convertirse en emprendedor.

El actor Greg Kinnear da vida a Bob Kearns, inventor en la vida real del parabrisas para coches, que ofrece su invento a las fábricas de Detroit pero éstas nunca le reconocieron como el autor del producto.

Por ello, tuvo duras batallas legales con las distintas corporaciones que “robaron” su propiedad intelectual.

¿Por qué debes verla? Esta película te hará ver que uno de los negocios más exitosos que puedes iniciar es el que trate de mejorar algún aspecto de la vida de las personas.

Pero, sea cuál sea tu idea de negocio, debes siempre protegerla así como su propiedad intelectual.

Películas de emprendedores

8. Coco antes de Chanel (Coco avant Chanel)

Otra película de emprendedores en la que la protagonista es, nada más y nada menos, que la legendaria Coco Chanel, una de las diseñadoras más icónicas de todos los tiempos.

Narra el origen de esta mujer francesa, y cómo tuvo que superar muchas dificultades por ser mujer para entrar en el prestigioso mundo de la moda en su época.

Todo un ejemplo de superación y de rebeldía ante las estúpidas normas que a veces nos impiden seguir adelante.

¿Por qué debes verla? No importa si eres hombre o mujer. Lo que debes valorar de esta película es que la única opinión que realmente debe importarte es la tuya.

Si crees en algo, persíguelo, y no pares hasta haberlo conseguido.

Películas de emprendedores

9. La red social (The social network)

¿Quién no tiene curiosidad por saber cómo se inició Facebook, una de las empresas más grandes que existen en estos momentos? Viendo esta película sabrás cómo comenzó todo.

Es cierto que algunas partes se han exagerado bastante; pero la esencia de cómo Mark Zuckerberg arrancó esta red social está bien reflejada en la pantalla.

Es impresionante ver cómo este chico a una edad tan joven pasó de ser un estudiante de Harvard a un empresario millonario.

¿Por qué debes verla? Con esta cinta tendrás claves para empezar tu propia empresa, y verás que el cielo es el límite cuando se trata de desarrollar una gran idea de negocio (aunque hagas enemigos por el camino).

Películas de emprendedores

10. Steve Jobs

Sobre Steve Jobs (el fundador de Apple) se han hecho muchas películas. Y todas ellas son buenas para motivarte si lo que quieres es inspiración para crear tu propio negocio.

Pero mis favoritas (y las que te recomiendo que veas) son Jobs y Steve Jobs: una última cosa.

La primera es una película protagonizada por Ashton Kutcher donde se cuentan los orígenes de este empresario, desde que abandonó la universidad para formar su negocio en el garaje de su casa, hasta que logró el éxito con Apple.

Steve Jobs: una última cosa es un documental que captura los altos y bajos de este hombre que, sin duda, revolucionó nuestras vidas actuales.

¿Por qué debes verlas? Aunque no te caiga muy bien, es indudable que este hombre es todo un ejemplo a seguir, y que de él se pueden aprender grandes lecciones viendo cualquier película basada en su biografía.

Películas de emprendedores

11. El llamado del emprendedor (Call of the entrepreneur)

Este documental sigue la pista de un banquero, un productor de leche, y un refugiado de China que aspiran a llegar a lo más alto en sus vidas.

¿Por qué debes verlo? Porque demuestra la gran importancia que tienen los emprendedores en el mundo y en el desarrollo de la economía y la civilización.

Y, además, te enseñará que da igual el lugar en el que naciste, o lo pobre o adinerado que seas: en tu camino surgirán obstáculos, pero con tu fuerza y empeño lograrás superarlos.

Películas de emprendedores

12. Something ventured

Otro documental que no enseña como tal la vida de un emprendedor, sino de un inversor de riesgo de Silicon Valley que invierte su capital en nuevas empresas tecnológicas.

¿Por qué debes verlo? Entender cómo piensan, funcionan y actúan los inversores puede serte muy útil si tu negocio necesita financiamiento, y debes contactar y hablar con una de estas personas.

Películas de emprendedores

13. Jerry Maguire

Otra gran película para emprendedores también basada en hechos reales.

En ella, el protagonista de la historia (un representante de estrellas del fútbol americano) ve como todo el mundo le empieza a dar de lado y le rechaza por no conseguir un importante fichaje para su empresa.

Al final, no tiene más remedio que irse de su trabajo, pero no se conforma con eso: decide reflotar su prestigio creando su propio negocio de representación, aunque sabe que en el camino se topará con grandes obstáculos para lograrlo.

¿Por qué debes verla? Cuando sigues un sueño, todo lo demás encajará perfectamente tanto en tu vida profesional como en lo personal. Esa es la gran lección que nos enseña Jerry Maguire a través de toda la cinta.

Películas de emprendedores

¿Qué otras películas de emprendedores te han inspirado a ti que no están en esta lista?

Fuente: Gananci

¿Ha llegado la hora del intraemprendedor?

“Es el individuo que actúa de modo emprendedor pero dentro de una organización consolidada”

Jennings, Cox y Cooper

Son personas proactivas, piensan en la manera de mejorar su empresa y no se atan a la rutina del día a día”. Así define Celia Villalobos, Strategic Partner Manager en Google, a los intraemprendedores. Una figura que reclama hoy en día más protagonismo dentro de las empresas para impulsar el desarrollo de nuevas ideas. Un estudio realizado por la escuela de negocios Spain Business School señala que el 40% del emprendimiento futuro va a venir de la mano de los intraemprendedores.

Son emprendedores que no se independizan para fundar su propia empresa y que, bajo el paraguas de su compañía, ponen en marcha proyectos sin necesidad de estar en el equipo directivo. Villalobos destaca su importancia y reclama un mayor compromiso para potenciarla.

En Google es famoso el 20%. Ese tiempo de tu trabajo que dedicas a pensar en la compañía, en nuevas ideas. Los trabajadores pueden salirse de su rutina y poner en marcha proyectos pero para ello es necesario que el equipo directivo te escuche”, señala. Es una estrategia para fomentar el trabajo de los desarrolladores dentro de un equipo, para que se sientan valorados y exploren sin salirse de la empresa.

Alberto San Agustín, managing director de The Digital Gate Company, destaca de los intraemprendedores “su actitud. Tienen curiosidad, ideas y creatividad, son el motor de la compañía y los que aportan dinamismo”. Para el directivo, las empresas deben de escuchar a sus empleados. Y no sólo las digitales.

“Microsoft o Google evolucionan muy rápido y por ello cuidan mucho a estos trabajadores aunque no sólo es un activo para este tipo de compañías; en cualquier sector hay que intentar retener y motivar a este tipo de trabajadores, que no se vayan fuera de la empresa o se monten el negocio por su cuenta. Es mejor que estén contigo a que sean competencia”.

Tanto Villalobos como San Agustín coinciden en que las administraciones públicas no facilitan, de momento, este modelo. “Son sectores muy jerarquizados, chapados a la antigua, no hay comunicación de abajo hacia arriba. Es frustrante para los trabajadores pues saben que sus ideas no van a ser escuchadas, están enjaulados”, explica Villalobos.  “El rol de las personas está muy parcelado en las administraciones”, remacha Alberto San Agustín.

Los dos profesionales piensan que los intraemprendedores aportan ventajas a las empresas y que éstas tienen que aportar todas las facilidades y recursos para que desarrollen sus ideas. “Si las empresas ponen en marcha algo que has pensado te sientes bien, motivado. Los intraemprendedores son personas con capacidad para hacer un proyecto, gestionar un equipo, son creativos, tienen ambición por cambiar las cosas. Las empresas están ávidas por este tipo de personas”, explica Villalobos.

Perfil del intraemprendedor

“Se piensa que en las empresas los intraemprendedores tienen que ser ingenieros o desarrolladores y es una equivocación. Cualquiera puede desarrollar una idea, mover pequeñas piezas que ayuden a la compañía”, explica Villalobos.

“No buscan intereses personales sino grupales, aportan ideas para  mejorar los procesos, los productos, los servicios y que por tanto afectan a su área de influencia y por extensión a la compañía”, incide San Agustín que también destaca la importancia de dar más libertad a los empleados: “No creo que haya que fomentar el intraemprendimiento en equipos concretos, sino en todos los equipos o departamentos. Ya hay compañías que realizan iniciativas de este tipo, nombrando los denominados “champions” en áreas determinadas donde se han detectado ineficiencias. Estos perfiles son identificados entre unos cuantos empleados que son elegidos como responsables para mejorar procesos o servicios. No obedece a un rango o a un cargo determinado”.

El estudio El  Perfil de los intraemprendedores en España  señala que “un mayor nivel de estudios (doctorado, carreras universitarias adicionales) no marca la diferencia entre los intraemprendedores de éxito y los profesionales de éxito”. Tanto para Villalobos como San Agustín la clave para el despegue y el éxito del intraemprendimiento es la actitud de los trabajadores y la apuesta de las compañías por premiar la meritocracia abandonando la jerarquía empresarial.

Fuente: BBVA Open4u

El reto de emprender e innovar en una empresa

Uno de los retos más urgentes de una empresa exitosa es acortar sus ciclos de lanzamiento de nuevos productos y servicios: lo cual representa la barrera de entrada más efectiva contra la competencia en su mercado objetivo.

Una vez alcanzada la fase de escalamiento de su modelo de negocio y asegurada la inversión necesaria para financiar su plan de expansión, los directivos se concentran en alcanzar los objetivos contemplados en el plan de negocio de la empresa: relegando, con frecuencia, a un segundo plano el espíritu innovador, creativo y emprendedor con el lograron su éxito inicial.

Los éxitos alcanzados y la posición de líder en su segmento objetivo, dan una señal de suficiencia, de complacencia y de aversión al riesgo: actitud incompatible con la promoción y el apoyo a nuevas ideas: innovadoras y creativas, necesarias para crecer y preservar su liderazgo.

Una PYME o una empresa que opera en un mercado local o regional, puede lanzar un programa de apoyo a la innovación y la creatividad acorde con sus necesidades y sus recursos. Las experiencias reportadas por las empresas líderes en el mundo en esta materia: como Google, Apple, Microsoft nos muestran procesos muy complejos y costosos, por su carácter multinacional, sus productos con un alto contenido tecnológico y la naturaleza altamente competitiva de sus mercados.

En América Latina existen una gran cantidad de empresas, en la etapa de expansión de su modelo de negocio, que podrían beneficiarse de adaptar un modelo simplificado de reconocimiento y promoción de ideas innovadoras por parte de sus empleados.

A continuación resumiremos un programa tipo, en seis módulos, diseñado para favorecer el espíritu emprendedor de los empleados (“intrapreneurship”) y adaptable a empresas que operan en un entorno local o regional.

  1. Promoción y convocatoria del programa/Admisión de ideas: Una empresa local o regional puede aprovechar una vía más directa de acceso a su personal, y asignar responsabilidades de promoción y de apoyo al programa, a un número limitado de directivos, acordes con la naturaleza y complejidad de sus operaciones.
  2. Selección de propuestas (de acuerdo con áreas definidas por la empresa): El programa puede y debe ser diseñado alrededor de las áreas de interés y las oportunidades de mercado de la empresa. Sin embargo, es recomendable dejar abierta la posibilidad de admitir propuestas potencialmente disruptivas en áreas hasta ahora no identificadas como claves por la empresa.
  3. Diseño del plan de incubación/aceleración: El principal componente de esta etapa consiste en la definición de experimentos para validar el eje problema-solución-cliente y la relación producto-mercado. No todas las propuestas tienen que estar dirigidas a nuevos desarrollos de productos y servicios, algunas pueden apuntar a mejoras de procesos internos, sin embargo; en todas, debe estar claramente definido el cliente objetivo: el plan de incubación y aceleración propuesto incorpora una etapa clave de validación con clientes y usuarios potenciales
  4. Asignación de recursos por parte de la empresa: A diferencia de corporaciones transnacionales: en las cuales se requiere dedicar un porcentaje importante del programa a designar personal propio o asesor a la iniciativa, con planes de adiestramiento masivo para diferentes regiones; las empresas locales o regionales, en América Latina, pueden asignar recursos mucho más limitados: incluso ensayar con pruebas piloto, antes de embarcarse en un programa más ambicioso.
  5. Lanzamiento del programa: El programa de incubación y aceleración de ideas corporativas puede limitarse, durante el período de prueba, a unos cuatro meses de mentoría y medición del progreso alcanzado. Esto corresponde a una convocatoria con un perfil de propuestas en cuatro o cinco áreas de interés estratégico. De acuerdo con el éxito alcanzado, se puede contemplar el lanzamiento de dos convocatorias por año, con una duración estimada -entre el inicio del programa y la presentación de los casos de negocio a la directiva- de unos seis meses para cada programa.
  6. Elaboración del plan : Los planes seleccionados son presentados a la directiva de la empresa en términos de un plan “GotoMarket”: las propuestas seleccionadas reciben el apoyo del resto de la empresa para el lanzamiento del producto o servicio final. Los recursos adicionales requeridos, dependen de la naturaleza de la propuesta, pero, en la mayoría de los casos contemplan un apoyo de personal propio de la empresa, al cual se le motiva (y se reconoce) para colaborar con el lanzamiento del producto o servicio final.

El programa  debe contar con un espacio adecuado para la incubación de ideas compatibles con los objetivos estratégicos para el crecimiento sostenible de la empresa. Las propuestas de valor seleccionadas, entre las ideas sometidas por el personal, deberán gozar de un apoyo visible por parte de la directiva  y utilizar los recursos humanos y financieros necesarios para acortar el ciclo de lanzamiento de nuevos productos y servicios.

El ambiente de trabajo de los nuevos desarrollos debe asegurar que los participantes en el programa de innovación reciben un trato compatible con el desarrollo de ideas creativas y potencialmente disruptivas. Entre las cuales, destacamos por importancia:

  • La tolerancia al riesgo,
  • La independencia en las decisiones sobre el camino crítico para acelerar la propuesta y,
  • Una mentoría que facilite el proceso de aceleración y reporte el progreso alcanzado a los directivos de la empresa

Cada iniciativa competirá por los recursos destinados a financiar nuevos desarrollos en función del progreso alcanzado y del grado de tracción experimentado con clientes y usuarios potenciales.

La empresa se reservará la aprobación de recursos financieros y humanos durante todas las etapas del desarrollo propuesto, sin embargo; para garantizar una comunicación transparente y favorable al programa, es imprescindible mantener informada a la organización de las razones por las cuales se han escogido las propuestas seleccionadas. De esta manera se motiva a los participantes a someter nuevas propuestas: a aprender y crecer en el desarrollo de sus iniciativas y se invita a los empleados con espíritu “entrepreneur” a crear e innovar dentro de la empresa.

¿Se te ocurren algunas sugerencias para mejorar el plan propuesto? o ¿Necesitas que te aclaremos alguno de los conceptos mencionados en este post? Envíanos tus comentarios y con gusto nos comunicaremos contigo a la brevedad posible.

Fuente: Emprenderalia

¿Qué son las inversiones de impacto?

Todas las empresas sociales necesitan recursos para poder desarrollar su actividad. Y no sólo recursos económicos, sino que los recursos humanos, es decir las personas que trabajan en la organización, son fundamentales, así como otro tipo de recursos como los intangibles (conocimiento, reputación,…). Pero en este caso nos centramos en los recursos económicos porque una nueva tendencia está entrando con fuerza en el sector de la inversión.

Entendemos la empresa social como aquella organización que tiene el objetivo de generar un impacto transformador en la sociedad a través de un modelo de negocio que haga sostenible la propia organización. ¿Qué quiere decir sostenible? Que no dependa cien por cien de subvenciones o donaciones, porque será más eficiente en el uso de recursos y más eficaz por tanto en la resolución del problema social.

Para ser sostenible, cualquier startup necesita una inversión inicial (tiempo, dinero, esfuerzo, talento…). ¿Cómo se financian las startups? Dependiendo el momento y la evolución en la que se encuentren, necesitan un tipo u otro de financiación. Por ejemplo, en el arranque del proyecto, cuando casi aún es una idea y el equipo de emprendedores es pequeño, el emprendedor debe poner dinero de su bolsillo. Si tiene suerte puede engañar a algún “tonto” e incluso convencer a un familiar. Es la conocida como financiación FFF (Family, Friends and Fools). Una vez ha arrancado o prototipado la idea, entonces pide financiación bancaria e incluso si el proyecto es atractivo, puede entrar inversores privados.

En los últimos años, inversores privados o business angels, han visto en la inversión en empresas sociales una gran oportunidad no sólo para ganar dinero, sino principalmente para generar con su dinero un impacto social o medioambiental. Estos inversores que no pretenden donar o perder dinero, son inversores, pero que quieren que su dinero sirva para financiar este tipo de proyectos, se conocen como inversores de impacto. Por lo general, están dispuestos a recibir un retorno de la inversión menor que en proyectos más tradicionales, porque para ellos el impacto social del proyecto ya significa un tipo de retorno.

Según la European Venture Philanthropy Association (EVPA), la diferencia principal entre el inversor tradicional y el inversor de impacto, es el orgullo de pertenencia que el inversor tiene con el proyecto. Este inversor de impacto no sólo pone su dinero y espera un retorno financiero, sino que intenta aportar valor al emprendedor social con su experiencia y red de contactos.

La Global Impact Investing Network (GIIN) cuantifica en unos 50.000 millones de dólares los fondos que actualmente existen para invertir en inversiones de impacto (impact investment o impact inventing). Es por tanto un sector que crece a un ritmo acelerado y que, a la vista de los riesgos del sistema financiero actual, la inversión de impacto parece atraer la atención de perfiles que buscan una rentabilidad menos volátil y más sostenible a largo plazo.

Este tipo de inversiones de impacto está profesionalizándose y son muchos los fondos de inversión sociales o de impacto que están surgiendo últimamente.

Fuente: Social Emprende