Cuando las buenas ideas se convierten en un negocio de éxito

Emprender no es una tarea fácil y, más allá de la pasión y el espíritu innovador, es muy importante tener un amplio conocimiento del mercado al que nos vayamos a dirigir, saber anticiparnos a las tendencias, ser capaces de identificar todas las oportunidades y retos emergentes en el mercado y, sobre todo, saber medir y gestionar tu capacidad financiera.

Aunque todavía no existe la “receta mágica” para emprender, lo que sí existe es la satisfacción de sentirse pleno y a gusto con lo que cada uno hace, y si además le sumas un crecimiento económico derivado de tu trabajo, seguro que se convierte en la opción perfecta para desarrollar tu carrera profesional.

No soy de los que anima a cualquiera a lanzarse a emprender. No creo que todo el mundo esté preparado. Y no me refiero a formación o capacidad sino a estómago. Emprender consiste en gestionar incertidumbre, en superar barreras que parecen imposibles, y en manejar tus emociones, las de tu equipo y las de tus inversores para que los altos y bajos que TODAS las startups tienen no se lleven por delante todo tu proyecto o lo que sería aún peor, tu salud.

Dicho esto, sí soy de los que anima a aquellos que han decidido a emprender a apostar fuerte y tener grandes ambiciones, sin conformarse con crear algo pequeño. Sin querer desmerecer a aquellos que tienen éxito en pequeños proyectos, a mi me emocionan los equipos con ideas que quieran revolucionar sectores o cambiar las normas establecidas, aquellos proyectos con gran escalabilidad y que atacan un mercado de gran tamaño. La capacidad de transformación y de impacto en la sociedad que estos equipos tienen es tan grande que transciende su proyecto o su empresa.

En el mundo de las nuevas tecnologías, ser innovador es posible sin grandes inversiones ni riesgos financieros enormes, (al menos al principio). Esto significa que tenemos una plataforma para testear, fallar, medir, aprender y volver a intentarlo de manera rápida y segura.

Porque la medición y gestión del riesgo cuando creamos una startup son claves para su éxito y supervivencia. Por eso es tan importante salir al mercado con un MVP (Minimum Viable Product) lo más rápido posible y empezar a recoger el feedback que usuarios y clientes nos den para ir iterando hasta encontrar el mix que mejor funcione.

Una vez tenemos algo que vemos que funciona, debemos empezar a buscar fórmulas para adquirir usuarios y clientes a un coste inferior al valor que sacaremos de cada uno de ellos. Y para esto usar datos y medir realmente el ROI por usuario de manera precisa será la única forma de encontrar vías de crecimiento rentable y sostenible.

Al mismo tiempo nuestros ojos no pueden perder de vista a los usuarios que ya tenemos, y nuestros esfuerzos con ellos deben centrarse en la retención y recurrencia, o lo que es lo mismo, cómo conseguir que nos amen y nos usen de manera recurrente. Porque el usuario que te ama te recomienda y estos son los primeros prescriptores y el motor de tu crecimiento orgánico.

Este es un proceso que la mayoría de veces requiere de una fe absoluta en uno mismo y en el equipo, y es evidente que el factor emocional será un pilar clave para que tu liderazgo no flaquee. Tener la cabeza, la pasión y el compromiso para seguir trabajando duro hacia el éxito se convierten en el leitmotiv que marcará tu negocio y a todo tu equipo.

En el capítulo de los inversores, “levantar una ronda”, es un proceso que requiere meses, y que supone un juego de “seducción” que para muchos emprendedores es el mayor reto. Muchos no han trabajado nunca con inversores y no conocen ni los términos ni las consecuencias de muchas de las cláusulas de los contratos que les son presentados. Es por eso que yo siempre aconsejo tener buenos asesores legales.

Aunque en un inicio parezca un coste innecesario y que no aporta a la creación de valor de la compañía, estos pueden suponer la supervivencia de la empresa a medio plazo, ya que un mal pacto de socio, puede bloquear el desarrollo de la compañía y puede generar malestar o simplemente el abandono del proyecto por parte de un emprendedor que se encuentra desprotegido ante los inversores. Por suerte cada vez hay más inversores que entienden que intentar “jugársela” al emprendedor les va en contra ya que solo el emprendedor podrá hacer que el valor de su inversión se multiplique, así que deben cuidarlo.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el capital humano, uno de los activos clave de un negocio. Rodearse de un equipo de trabajo con talento y sólido, que sea fiel y permanezca contigo a lo largo de los años y que se mantenga dispuesto a innovar y aprender, permitirá fortalecer la eficiencia y eficacia de tu proyecto. Porque en un equipo, todos somos mejores que uno solo. Pero recuerda que el equipo no solo se queda por el proyecto o por el emprendedor que lo lidera, así que aunque seas una startup debes tener buenos sueldos, un ambiente de trabajo inmejorable y una política abierta y participativa; si no, hay cada vez más nuevas empresas que les ofrecerán lo que tu no tienes.

Las ventas es otro de los factores más importante de una empresa. Por muy buena que sea tu idea, si luego no es posible monetizarla de una manera clara, será complicado que todo tu esfuerzo dé los resultados esperados. En el 99% de las startups es crucial generar ingresos, tener claro un modelo de monetización que puede escalar de forma rápida y con costes marginales pequeños. Siempre digo que es más importante aprender a generar dinero que aprender a gastarlo, y con esta premisa seguro que sacarás el rendimiento máximo a cada Euro invertido.

No pongas barreras a tu proyecto ni seas tímido a la hora de expandirlo, ya que el mercado internacional puede ofrecerte una vía excelente para seguir desarrollando tu modelo de negocio. Eso sí, hazlo rápido y hazlo con un equipo y un producto que lo soporte, no te vayas a cargar tu mercado original por culpa de expandirte demasiado pronto.

Y siempre es importante no tener miedo al fracaso. Esto es típico y tópico pero sigue siendo una de las mayores barreras para realmente asumir riesgos necesarios y emprender de manera ambiciosa. En un primer intento la mayoría de los emprendedores fracasan, pero es lo que hacemos con esa experiencia lo que va a determinar si seremos emprendedores de éxito. Lo que es seguro es que el camino directo al fracaso es el temor a equivocarse. ¡Sé valiente!

Hay numerosos libros que te ayudan a emprender y que intentan ofrecerte las mil y una claves para que tu negocio sea un éxito, pero creo que el sentido común, el esfuerzo y la pasión son las mejores armas.

Porque creo que el emprendedor no es solo el que nace con la idea de emprender, sino que el emprendedor se hace. Así que empieza a trabajar y seguro encontrarás tu oportunidad.

Fuente: Emprenderalia

El método japonés que agilizará tu negocio

Las startups viven en un mercado que se mueve extremadamente rápido, y en el que un simple paso en falso puede desbaratar los planes de los emprendedores sin darse cuenta. Si no contamos con un método organizativo -sobre todo en IT y marketing- podemos darnos de bruces contra la realidad.

Pero afortunadamente existen metodologías que nos permiten aplicar formas ágiles e inteligentes de organizarnos. Una de ellas es la metodología Kanban, una palabra japonesa que significa “cartel”, y consiste en visualizar los flujos de trabajo de una tarea a través de la utilización de recursos gráficos en una estrategia de mejora constante de procesos.

Luego, ¿cómo funciona la metodología y qué la hace tan efectiva?

Kanban: organización del flujo de trabajo

El método Kanban fue originalmente enunciado por David J. Anderson, ingeniero de Microsoft, como aproximación a un proceso exponencial y evolutivo para las empresas.

Inspirado en la metodología de trabajo de la compañía de autos Toyota, es una forma de organizar el desorden que rodea a muchos equipos que necesitan priorizar lo importante y conocer el flujo de trabajo y el WIP (work in progress) tolerable con el fin de proporcionar al cliente un mejor servicio final.

Tiene una serie de principios básicos concebidos para evitar dos grandes problemas de las startups:

Procrastinación: muchas startups tienen grandes ideas, grandes proyectos, grandes propuestas, pero no consiguen aterrizar ninguna porque o bien se empiezan pero no se llevan hasta el final, o se abandonan por el camino por irrealizables. Kanban reduce la procrastinación porque asigna un tiempo a cada tarea con el fin de eliminar la dispersión.

Organización: otro gran problema de las empresas de nueva fundación es que todos quieren hacer muchas cosas, sin centrarse en sus áreas. A veces no queda otro remedio, pero es mejor que cada uno sepa exactamente qué es lo que tiene que hacer y tenga clara su dedicación.

Los 9 principios de la metodología Kanban

Lo mejor del método Kanban es su sencillez y su escalabilidad. Cualquier empresa puede beneficiarse de su utilización. Se resume en 9 sencillos principios que son los siguientes:

1. Empieza con lo que haces ahora mismo

No hay una forma concreta de ejecutar el método. Si ya posees un flujo de trabajo determinado, puedes adaptarlo a Kanban. Los cambios no son radicales desde el inicio.

2. Persigue el cambio evolutivo y exponencial

Kanban está diseñado para evitar roces con tu flujo de trabajo actual. Los cambios radicales se desaconsejan por el hecho de que pueden provocar que pierdas el sentido de lo que haces. En cambio, se centra en hacer pequeños cambios, más que en reinventar la rueda.

3. Respeta los procesos actuales, roles y responsabilidades

Tu modelo actual de trabajo puede no ser del todo malo, y eso es lo mejor de Kanban, que reconoce las ventajas de tu modelo y trata de mejorarlas evolutivamente. Es tu misión detectar qué se puede mejorar en cada fase del desarrollo del producto.

4. Fomenta el liderazgo a todos los niveles

La definición de liderazgo ha cambiado mucho en los últimos años. Kanban empodera hasta a la persona que hace una pasantía. No necesitas ser el CEO para aplicarlo. Cada miembro de tu equipo debe tener una mentalidad de mejora continua, tratando cada día de hacerlo mejor y más rápido.

5. Visualiza el workflow

Es fundamental que puedas percibir el flujo de trabajo que tienes delante.

Si eres capaz de ver todo lo que hay por delante, puedes definirlo, y por tanto acotarlo. La forma obvia es utilizar un panel con columnas de tu proceso. No todos los procesos son iguales, así que no todas las columnas tienen por qué parecerse. Define tu proceso con tus stakeholders para tratar de que el Kanban te ayude al máximo. Utiliza post-its, rotulador o software, no hay una norma escrita.

6. Limita el WIP al máximo posible

Seamos sinceros, no es mejor trabajador el que más cosas empieza, sino el que más termina en mejor estado.

No importa que seamos capaces de ponernos con veinte proyectos a la vez si solo sale uno en tiempo y forma. Calcula cuál es el WIP tolerable por tu equipo con un estándar de calidad. Igual al principio es un único proyecto, pero con la mejora de procesos y de calidad puede que cada día seas capaz de sacar más adelante.

7. Gestiona el ciclo y evalúa

Una vez finalizado el primer ciclo Kanban, deberías hacerte preguntas. ¿Todo fluye bien? ¿Hay algún punto en el que nos hemos quedado atorados? No temas cambiar partes del proceso si ayudan.

8. Las políticas del proceso deben ser explícitas

Todos deben conocer a la perfección el proceso y todos deben entenderlo. Si hay un solo miembro del equipo que no comprende alguna parte del proceso, o dicha parte es demasiado compleja, explícaselo o cámbiala. Todos deben saber la misma lengua.

9. Mejora colaborativamente utilizando modelos y el método científico

Comparte tu modelo Kanban con colegas de oficio, personas de confianza u otros profesionales que no sean tu competencia. Discute con ellos. Mide siempre, desde el número de proyectos que salen, la calidad objetiva en cuanto a satisfacción del cliente, y no temas cambiar algo si consideras que puede funcionar. El feedback y la mejora continua es la piedra angular del Kanban, así que no dudes en preguntar y en cambiar.

Si tienes más dudas, estos recursos pueden ayudarte a establecer una metodología Kanban exitosa en tu startup:

Kanban Flow

Trello

Breve video donde explican en 12 minutos cómo funciona Kanban

Fuente: Entrepreneur

Deep Learning, qué es y cómo se usa, según MBIT School

El sector de la automoción, el retail y las finanzas son algunos de los que van más adelantados en el uso del deep learning, pero, en realidad, cualquier sector se puede beneficiar de los beneficios de esta tecnología y sus algoritmos.

La Inteligencia Artificial (IA) viene acompañada del término deep learning o aprendizaje profundo y desde MBIT School, centro de formación español dedicado exclusivamente a Business Intelligence y Big Data, ha realizado un informe analizando cómo influyen estas tecnologías sobre diversos sectores. Y recuerda que los asistentes personales en los móviles, los traductores on-line, los sistemas biométricos más precisos. “Todo aquello tocado por la IA está basado en sistemas de aprendizaje profundo”.

El sector de la automoción, el retail y las finanzas son algunos de los que van más adelantados en su uso, pero, en realidad, cualquier sector se puede beneficiar de los beneficios de esta tecnología y sus algoritmos, de acuerdo con los expertos.

El sector de automoción y la industria de los coches autónomos utilizan el deep learning para aprender de lo que observan a través de los datos. La conducción segura, la identificación de peatones, la toma de decisiones durante la circulación o los mapas, que se actualizarán automáticamente, permitiendo al vehículo aprender una nueva red de navegación, son solo algunas de las aplicaciones que ya se están poniendo en marcha.

Por su parte, los retailers tienen con la IA y el deep learning la posibilidad de analizar a los clientes nada más entrar en sus tiendas físicas u online, lo que les permitirá  ayudarles a localizar los productos adecuados y las mejores ofertas, según su perfil y en tiempo real.  En tercer lugar, el sector manufacturero tiene un gran aliado en el deep learning a la hora de realizar la previsión de piezas en stock, la detección de anomalías o al evitar que se rompa una pieza en la línea de producción, dice un comunicado de prensa.

La IA también sirve para identificar las emociones (enfado, diversión, tristeza, miedo, sorpresa…) A partir de los gestos de la cara se obtienen estas pistas del lenguaje no verbal que ya tiene aplicaciones en la automoción, salud, educación o robótica. En el mundo legislativo, el deep learning permite ser más productivo, mejorar los tiempos de respuesta y ofrecer un servicio de mayor calidad y soluciones personalizadas.

Según los expertos, la Inteligencia Artificial y el Deep Learning son la próxima revolución por lo que la figura de los científicos de datos es uno de los perfiles profesionales más demandados por las empresas. Se trata de una figura imprescindible en el diseño de algoritmos y experimentos, para poder accionar la toma de decisiones de forma correcta en una empresa.

Fuente: SiliconWeek

5 ventajas de implementar un negocio verde

Cada día son más los emprendedores que se deciden por iniciar un negocio verde, pues la protección del medio ambiente cala cada vez más hondo entre los consumidores. Estos, a su vez, demandan productos y servicios que no sólo cumplan con la calidad de siempre, sino que además, estén comprometidos con el planeta y sean respetuosos con él.

Aprovechando esta ola de efectos verdes, las Pymes también pueden convertirse en una gran idea de “negocio sustentable”, ya sea comprando o vendiendo elementos que no sean dañinos y que se enfoquen en la defensa y protección del medio ambiente como el eje rector de su modelo de negocio.

Estos son algunos grandes beneficios de implementar un negocio verde:

Ayudan a generar más ingresos

Hay algunos productos que se venden más caros por ser especialmente creados para este mercado. El consumidor que conoce y ama el concepto verde puede pagar lo que sea por hacerse de un producto ecológico.

Permiten crear nuevos nichos

El concepto “Green Business” tiene múltiples alternativas de desarrollo. Incluso, si eres realmente creativo, podrías desarrollar una idea en la que de pronto te encuentres totalmente solo, sin la sombra de alguna competencia, por lo que el éxito lo tienes prácticamente asegurado.

Reducen costos de operación

La ventaja más sobresaliente de un negocio verde es la reducción de costos de operación, lo que también se puede traducir en enormes beneficios netos para tu empresa. Analiza bien este tema, pues te permitirá ahorrar mucho dinero para futuros proyectos.

Proyectan una mejor imagen de tu empresa

Al trabajar con el concepto “verde” estás cumpliendo con tu responsabilidad social. Esto puede ayudarte a promocionar tu negocio y obtener beneficios de mercadeo con una proyección incalculable.

Además de estas ventajas, transformar tu idea de negocio (o tu empresa ya establecida) en un “proyecto verde” te permitirá acceder más fácilmente a apoyos y créditos bancarios. Ante los problemas de cambio climático, altas emisiones de carbono y escasez de agua, bancos como el Cooperative Bank (Reino Unido), el Triodos Bank (Holanda) y el GLS Gemeinschaftsbank AG (Alemania) han etiquetado como requisito fundamental el cumplir con un plan ecológico para toda aquella empresa que pretenda tramitar y obtener un crédito.

Fuente: Entrepreneur

Mejoras en las estrategias de negocio basadas en ‘blockchain’

Blockchain, la tecnología en la que se basa bitcoin, pretende revolucionar el mundo financiero con el objetivo de que los intercambios dejen de producirse con billetes y monedas. Pero hay mucho más en el trasfondo de esta tecnología que ha dado paso a estrategias reseñables en el sector.

La tecnología blockchain ha demostrado en los últimos años, desde que en 2009 Satoshi Nakamoto creara este protocolo, los grandes ahorros que puede significar la aplicación de la cadena de bloques para las instituciones. Optimiza muchos procesos y, al mismo tiempo, permite crear servicios más eficaces, transparentes y convenientes para los clientes.

Estas son algunas de las  mejoras que se están produciendo en diferentes estrategias y procesos empresariales gracias a la aplicaciones del blockchain, a pesar de que hay que tener en cuenta de que es “una tecnología aún inmadura” en la que se están dando “los primeros pasos pero avanza muy rápidamente”, en opinión de Carlos Kuchkovsky, CTO de Nuevos Negocios Digitales de BBVA.

1. Eficacia e inmediatez

La aplicación de los protocolos blockchain ya se empieza a percibir en ciertas estrategias empresariales. De hecho, según Alicia Pertusa, responsable de Transformación Digital en Banca de Inversión de BBVA, “es una forma distinta de transmitir información y valor y lo hace de forma más rápida, más barata y más segura”.

Pertusa incide en el valor que aportan estos procesos, ya que permiten la inmediatez, el tiempo real. Esto redunda en una mejor experiencia de cliente, que va a ser “radicalmente distinta”, porque se gana en visibilidad cuando se realiza una operación. “Permite que haya una información muy rica” gracias al sistema de bases de datos multidistribuidos.

2. Transparencia

Un estudio de la consultora PwC señala que el 60% de los profesionales de banca aseguran estar familiarizados con el protocolo de la tecnología blockchain que podría cambiar radicalmente el sector.

Alicia Pertusa destaca la mejora de transparencia que supone este proceso, sobre todo, “en cuanto a la información que se transmite entre cliente y entidades”.

El uso de esta tecnología permitiría que las entidades redujeran sus gastos y, además, facilitaría que las transacciones se realizaran con una mayor transparencia, fomentando con ello el cumplimiento de la regulación.

Todo gracias a la propia naturaleza de blockchain. La tecnología no hace otra cosa que crear un sistema de contabilidad público que, a la vez, preserva el anonimato de sus usuarios.

3. Seguridad

El protocolo de la llamada cadena de bloques ofrece seguridad por medio de las claves privadas, ya que blockchain es una especie de libro de registro en el que cualquier apunte permanece inalterable con el tiempo y quedará anotado para siempre.

4. Intercambios de activos

Más allá del uso de criptomonedas, la tecnología de blockchain puede revolucionar esa mezcla de tecnología y finanzas que es el fintech gracias a las denominadas cadenas laterales. Es la rama de la tecnología blockchain que, precisamente, más posibilidades ofrece de cara al futuro, y a la vez la que más retos plantea al sector financiero. Al fin y al cabo, podría suponer el fin de las transacciones económicas, tal y como se han realizado tradicionalmente.

Las cadenas laterales existen para registrar las transacciones de mercados específicos ajenos a las criptomonedas, ya que los activos que se intercambian pueden ser monedas, pero también escrituras de un inmueble o, por qué no, cualquier tipo de contrato.

Fuente: BBVAOpen4u

Juegos Olímpicos de Tokio tendrán tecnología de reconocimiento facial

Los experimentos con sistemas de reconocimiento facial han crecido de manera importante a lo largo de este año 2017, pero todo apunta a que su verdadera prueba de fuego será con la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, donde se tiene pensado aplicar esta tecnología sobre miles de asistentes.

Un artículo de The Japan Times asegura, a partir de información obtenida mediante sus fuentes anónimas, que las autoridades locales en conjunto con miembros del Comité Olímpico, desplegarán un sistema con tecnología de reconocimiento de rostros, que sería aplicado en cerca de 400 mil sujetos durante la ejecución del evento.

La plataforma de escaneo facial se usaría como una medida de seguridad contra amenazas que afecten potencialmente la realización de los juegos, pero también sería utilizada como una herramienta de apoyo para llevar a los atletas y periodistas a sus destinos más rápidamente.

Según afirman las fuentes, este sistema general haría que sea más difícil utilizar credenciales robadas o falsificadas para acceder a las instalaciones de ingreso controlado, reduciendo además los tiempos de espera para entrar a los lugares.

Los asistentes involucrados con la organización, cobertura y participación activa dentro de las competencias recibirán estas credenciales especiales de identificación con imágenes faciales.

Los sistemas de reconocimiento facial escanearán automáticamente los rostros de estas personas cuando ingresen a las instalaciones controladas, para cotejar su cara con la almacenada en la base de datos.

Si un rostro no concuerda se activará una alarma que pondrá en acción a las autoridades para contener al supuesto intruso.

No se tiene claro hasta qué grado se aplicaría este sistema de reconocimiento facial. Pero parece que marcaría un antecedente importante.

Fuente: FayerMayer

¿Auge o caída? Proyecciones para el Bitcoin en 2018

Al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Básicamente una criptomoneda es un medio digital de intercambio que tuvo sus inicios hace casi 20 años, allá por 1998, cuando el empresario Wei Dai sugirió la creación de un nuevo tipo de dinero descentralizado, de tal forma que los bancos y los gobiernos de los países no pudieran intervenir en su operación.

Años más tarde, Satoshi Nakamoto, inspirado en la ideología de Wei Dai, se dio a la tarea de crear lo que hoy conocemos como bitcoin. A la fecha, nadie sabe si es una o varias personas, ni su rostro, sexo o edad.

Su teoría recae en la idea de que en el juego del dinero, no todos los participantes son honestos y se aprovechan de su posición en el sistema financiero para obtener grandes ganancias por manejar el dinero de las personas.

Su solución fue crear un sistema virtual con nuevas monedas y nuevas reglas, en el que no habría intermediarios y las personas pudieran tener control directo sobre su dinero.

La idea del bitcoin se lanzó apenas semanas después de la quiebra de Lehman Brothers, cuando casi todo el sistema estuvo a punto de colapsar. En ese momento se hicieron notorias las fallas del dinero fiduciario y la gente deseaba otra alternativa.

La primera criptomoneda que se creó fue el bitcoin, lanzado oficialmente el 3 de enero de 2009, la cual es una moneda encriptada y codificada.

Su oferta está basada en la compraventa, en el crecimiento de los usuarios antiguos, los nuevos y las transacciones que se hacen diariamente.

El origen del bitcoin

Cuando Nakamoto creó el bitcoin también creó lo que conocemos como blockchain o cadena de bloques: un libro contable que hace que bitcoin sea público.

Este sistema le dio el poder a cada individuo de crear su propio banco, sin pedirle a nadie autorización para usarlo.

Su fórmula de cadena de bloques fue tan revolucionaria que de inmediato atrajo la atención de los dinosaurios económicos de Wall Street y de los principales bancos del mundo.

Una transacción en bitcoins tarda menos de un segundo para que se vea reflejada en su “wallet”. Sin embargo, a pesar de que se vea reflejada, aún no está verificada y los fondos no están disponibles para su uso.

La transacción es verificada por los mineros, robots que, a través de fuerzas matemáticas y de cálculo:

  • Verifican y encriptan la operación y;
  • Comprueban que realmente se hayan enviado bitcoins.

Al sumar varias operaciones se forma un bloque, el cual será integrado a la cadena de bloques, un sistema prácticamente irrompible.

Ecosistema creciente

Desde la creación de la primera criptomoneda y hasta la fecha han surgido alrededor de 900 distintas monedas virtuales, con diferentes protocolos y características.

La de mayor relevancia y confiabilidad continúa siendo el bitcoin.

Un principio fundamental de su protocolo es que solo puede llegar a una cantidad máxima de 21 millones de monedas.

Actualmente ya circulan alrededor de 16 millones.

El valor del mercado pasó de US$ 12 billones (US$ 12.000 millones en términos castizos) que tenía hace aproximadamente un año, a más de US$ 100 billones (US$ 100.000 millones) hasta julio pasado: un incremento cercano al 870%.

Para darnos una idea de cómo se mueve este mercado, se podría decir que el bitcoin duplicó su valor en agosto pasado: de US$ 2.000 a US$ 4.000 en unas cuantas semanas.

Aceptación creciente

Esto ha ido cambiando poco a poco; al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Esta nueva forma de intercambio fue muy bien recibida por los millennials: su mayor atractivo radicaba en que las operaciones y el monitoreo se puede realizar vía internet, incluso pueden realizar acciones desde sus dispositivos móviles.

Pero desde 2013, tras una serie de escándalos y ante la volatilidad de las criptomonedas, los bancos y gobiernos están diseñando ya una estrategia para participar.

Y es que los números sin duda son alentadores. A principios de este mes, el bitcoin se posicionó por encima de los US$ 7.000 por primera vez en su historia, tras septuplicar su valor desde que comenzó el año.

El bitcoin ha generado enormes ganancias en lo que va del año y ha duplicado su valor en las últimas siete semanas.

La semana pasada alcanzó un máximo de US$ 7.066,44 en la bolsa de Bitstamp de Luxemburgo.

Proceso de adopción

En México aún existen muy pocos establecimientos de compraventa y empresas que acepten bitcoins como forma de pago.

Sin embargo es cuestión de tiempo para que esto cambie.

En Estados Unidos cada día son más. Incluso existen organizaciones que pagan parte de su nómina en esta modalidad.

Los analistas han pronosticado que el bitcoin podría llegar hasta US$ 7.500 en 2018.

Hace unos años el bitcoin era una conversación de pasillo, hoy es una opción financiera sobre la que no podemos quedar fuera.

Fuente: CIOAL