close

Desde que llegó el covid-19 a la dinámica mundial muchas economías se vieron afectadas. Mucho es lo que ha cambiado y la situación sigue siendo incierta, hasta el momento no se tienen soluciones concretas frente a este nuevo virus que ha puesto al mundo de rodillas. Mientras los científicos se encargan de aminorar los efectos del virus en la población, muchas empresas se han visto tremendamente golpeadas como consecuencia.  

El mercado de las pequeñas y medianas empresas es uno de los más afectados, estas dependen en gran parte del flujo constante de personas en la calle, que ha disminuido debido a las medidas de distanciamiento social y confinamiento que se han tenido que tomar, lo que ha dejado a muchas empresas con un bajo flujo de efectivo; sin embargo, es mucho lo que se puede hacer para amortiguar el impacto de la pandemia.  

Haz uso de la tecnología 

Una forma de mantener la entrada de dinero es pasar al mercado online, hacer uso de las nuevas tecnologías para garantizar la permanencia en el mercado, por ejemplo, gimnasios o academias están usando plataformas como ZOOM para dictar sus clases sin que sus alumnos deban salir de casa.  Los restaurantes han comenzado a utilizar servicios de envíos para poder hacer llegar su producto hasta sus clientes. 

Repasa tu cartera de clientes  

La clave está en reflexionar sobre el cómo hacer llegar tus productos o servicios a tus clientes. Hacer uso del correo electrónico o mensajería instantánea para reestablecer el contacto y así ofrecer de forma breve y concisa lo que tu empresa tiene para dar. Esto coloca tu marca en la mente del consumidor potencial atrayendo clientes antiguos o clientes nuevos por recomendación.  

Usa las redes sociales 

En este momento es fundamental utilizar la gran ventana y la inmensa exposición de las redes sociales, por esa vía puedes divulgar el contenido sobre tus productos y servicios, de forma que los clientes sepan que sigues operativo y dispuesto a hacerle llegar tu producto o servicio.  

Realiza un inventario de gastos 

Por lo general, se cree saber todo lo que se tiene pendiente, pero siempre es buena idea repasar cuáles son las facturas pendientes o qué gastos faltan por pagar. Hacer esto permitirá tener una visión amplia y establecer algunas estrategias para compensar la disminución del mercado. Definitivamente hay gastos que no pueden dejarse de lado, pero hay otros pagos que pueden ser negociados para que la empresa no disminuya el flujo de caja.  

Habla con tus empleados 

Este es el mejor momento para reducir costos innecesarios, habla con tus empleados para llegar a acuerdos, tomar vacaciones o dar permisos no remunerados que puedan compensar el impacto de la crisis.  

Considera otras alternativas  

En estos momentos, se están emitiendo muchas ayudas para impulsar a las pequeñas y medianas empresas, revisa con detenimiento si alguna de estas alternativas le conviene a tu empresa para mantener el flujo de efectivo en niveles razonables; piensa si es o no rentable y si las condiciones aplican a tus necesidades y las puedes cumplir. Los gobiernos de diferentes naciones también han estado brindando diferentes alternativas para que el aparato productivo no se haga pedazos; revisar qué alternativa puede ayudarte dentro de tu localidad nunca está demás.  

Piensa más allá 

Toma en cuenta las necesidades actuales del mercado y cómo se han ido modificando, quizá tu empresa tiene las herramientas para llenar ese vacío que la crisis ha estado generando. Redireccionar algunos recursos, entrenar al personal en nuevas actividades o cubrir mercados locales pueden ser una alternativa para reposicionar tus productos o servicios.