Personalización, no segmentación

Interactuar por Internet ya no es lo que era antes. A medida que la web se convierte en una parte integral de tu día a día, las necesidades de las personas han evolucionado más allá de la experiencia anónima y homogénea desde el comienzo de la era del punto com (.com).

internet hoy en día es egoísta y egocéntrico. El internet es sobre mí. Es lo que quiero. Es sobre aquí y ahora. Es Instagrameable. La gente quiere experiencias en la web que sean en el momento. Las gigantescas plataformas que dominan el mundo digital como Apple, Google, Amazon y el imperio de Facebook que incluye Whatsapp e Instagram, crean una experiencia única. Piénsalo: la experiencia que mi mamá tiene cuando inicia sesión en Facebook es completamente diferente a la mía; ella ve nietos, fotos de jardinería y flores. Yo veo memes y artículos de tecnología.

Estas plataformas son exitosas debido a que conocen a su público. Para ellos no son usuarios o clientes (términos no personales). Ellos te conocen y me conocen, y además intentan darnos lo que queremos.

Empresas como Google, Uber, y Airbnb te conocen mejor que tu mamá, novio o tu compañero de trabajo. Saben cuándo te levantas, cuando tienes hambre y probablemente, hasta cuando buscas compañía. Conocen a tus socios, conocidos y amigos, a dónde van y con quienes van. Cada vez más y más, cada una de nuestras experiencias online es única. Las aplicaciones que utilizamos, el contenido que vemos y los medios que consumimos, están cambiando la forma como interactuamos.

A medida que los presupuestos de mercadotecnia en LATAM son destinados cada vez más a campañas digitales y móviles, las marcas deben hacer una segmentación aún más precisa.

Por lo general, la segmentación se basa en datos demográficos y geográficos. Hombres de 18 a 32 años, en ciudad de México o mujeres de 15 a 23 años, en los siguientes 5 estados, etcétera. Si bien esto es significativamente más preciso que la publicidad tradicional, no es suficiente. Algunas marcas están empezando a ver la publicidad en segmentos basados en arquetipos. Por ejemplo, imagina a dos hombres: Carlos y Jaime, los dos tienen 30 años y viven en el mismo código postal. Esta información por sí sola no es suficiente para determinar cómo una marca debe conectarse con ellos. Si Toyota publica un anuncio, necesitan considerar las motivaciones de manejo y el comportamiento de cada uno. Juan busca la velocidad y el poder. A Carlos le interesa cuidar el ambiente y su seguridad. Si Toyota quiere conectarse, necesita crear una experiencia diferente para cada uno, necesita mensajes diferentes según el arquetipo.

Como vendedor, ¿qué sabes acerca de la gente?, ¿Tu gente te puede identificar?, ¿Tu comunicación hacia las masas es personalizada o se basa en datos demográficos generales? El Internet nos permite llegar a mucha gente, pero cada uno es único y busca su propia experiencia. Más que buscar segmentos demográficos, busca arquetipos. Conoce cuáles son los detonadores de compra para cada arquetipo. Conocer es poder. Conoce a tu gente.

Fuente: Entrepreneur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s