Las ventajas de trabajar en un espacio ‘coworking’

Hay lujos que es difícil permitirse cuando se está arrancando un negocio y uno de ellos es tener una oficina propia. La solución viene de la mano del coworking, una opción cada vez más popular ya que permite tener el espacio de trabajo que se necesita y además, ahorrar costes.

Las cuentas salen. Según los expertos del sector, compartir local permite un ahorro de hasta el 60% en gastos fijos como la electricidad, la limpieza o el teléfono. Además, los espacios de coworking tienen otras ventajas.

Una sola cuota

Los precios varían dependiendo de los servicios que ofrezcan y la zona en la que estén. Normalmente se pueden encontrar buenas oficinas compartidas por un precio que oscila entre los 200 y los 300 euros al mes. La cuota incluye los gastos de alquiler, luz, fotocopias, impresiones, agua, mantenimiento, etc. Esto no significa que haya que derrochar los recursos, ya que siempre conviene hacer un uso racional para no perjudicar al resto de los usuarios.

Si estamos dudosos, lo mejor es que nos sentemos y hagamos algunos cálculos. En primer lugar, conviene analizar los gastos mensuales que están relacionados con nuestro trabajo en la actualidad y realizar un listado de los gastos que tendríamos en una oficina compartida. Después, habría que ver cómo podrían reducirse los costes en ambas partidas y decidir cuál es la más ventajosa para nosotros.

Con el ordenador basta

Los espacios de coworking están acondicionados con todo tipo de servicios, desde avances tecnológicos hasta zonas comunes donde relacionarse con otros usuarios y tomar un tentempié. Las instalaciones están pensadas para que podamos ahorrar en la adquisición de mobiliario y productos necesarios para nuestro trabajo. Normalmente, lo único que debemos llevar a este espacio es nuestro ordenador.

Imagen profesional

Los espacios de coworking cuentan con salas de reuniones a precios económicos, donde se puede recibir a los clientes. Así conseguimos que la imagen que proyecte nuestro negocio, por poco dinero al mes, sea mucho más profesional y nos ahorremos pagar una sala cada vez que tenemos una reunión. Estos espacios suelen ser polivalentes y se pueden adaptar a otros usos: desde una exposición de nuestros productos hasta un taller de formación.

¡Lo único que debemos llevar a este espacio es nuestro ordenador!

Flexibilidad

Los espacios de coworking se pagan únicamente por el tiempo de uso y ofrecen distintas modalidades: pago por horas o por días, bonos semanales, cuota fija mensual… De esta forma, se abarca un espectro mayor de usuarios: los que necesitan una oficina solo algunas horas a la semana, los profesionales que están de paso, start-ups que utilizan el local como sede de su negocio…

Es tarea de los usuarios planificar el número de horas o días que necesitan y elegir la cuota que mejor se adapte a sus necesidades. De esta forma, sacarán el máximo partido al espacio y su bolsillo lo agradecerá.

Fuente: BBVA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s