Estrés en tu negocio y cómo manejarlo.

     No puedo pensar en algún trabajo con un salario alto y decente que no traiga consigo una cantidad considerable de estrés. Para nosotros los emprendedores se vuelve un poco más interesante ya que puedes encontrarlo ya sea porque estés ocupado, creciendo y ganando dinero o porque eso precisamente no está sucediendo. Si necesitas ayuda o tal vez unos consejos para manejar el estrés de forma productiva, aquí tienes varias ideas:

    Identifica el problema: Muchos emprendedores suelen decir que solo necesitan más ventas o mayor crédito. Para otros expertos y al observar las compañías ejemplo, ese es solo un síntoma, es más factible que el problema radique en un mercadeo errado, gerencia de personal o financiero inadecuado (errores a la hora de asignar precios y cobrar por servicios, entre otros). Puede que se necesite a algún experto en la materia para analizar la situación e identificar las debilidades y posibles soluciones. Unirse a un grupo de negocios, reunirse con nuevos contadores o utilizar grandes empresas y sus estructuras como ejemplo pueden hacer una gran diferencia.

    Separa el miedo de la ansiedad: El miedo es racional, una emoción saludable que nos mantiene alejados de cometer acciones imprudentes y a mantenernos enfocados. Algunos pueden decir que empezar tu propio negocio es bastante insensato, pero si sabes o tienes idea de cómo hacerlo, es más un riesgo calculado. En los negocios, tienes que dominar los miedos, no mires hacia abajo, siempre hacia delante, enfócate y toma acción. La ansiedad por otra parte, es preocupación injustificada e irracional. Haz lo mejor que puedas para reconocer cuando se trata de esta y eliminarla así de tus pensamientos. Es fácil decirlo y no hacerlo, pero es irreductible.

    Perdónate: Los negocios no son fáciles, no hay forma ni manera alguna que puedas hacerlos sin equivocarte o cometer errores. Malgastar energías en mirar atrás y sentirte culpable es algo en lo que no puedes perder tu tiempo.

    Mantén la perspectiva: Mira a tus alrededores, la vida no es justa. Cosas horribles suceden a diario en nuestro entorno. Autocompasión es el punto débil para todo emprendedor. Todos aquellos que han logrado el éxito, lo han hecho, no solo con trabajo duro e inteligencia sino con tenacidad.

    Acepta responsabilidades: No hay nadie a quien pueda señalar por errores. Todo depende de ti, por si no sabías esto cuando decidiste empezar tu propia compañía. Ahora es momento de encontrar soluciones y hacer que las cosas funcionen como deseas.

    Piensa en positivo: Tienes que hacerlo, si piensas en negativo es muy factible que fracases. Si uno de tus proyectos va tan mal que se te hace imposible mantener una actitud positiva sin importar lo que hagas, tal vez sea hora de tirar la toalla. No hay vergüenza alguna en fallar, intentaste y no funcionó, supéralo y continúa con el siguiente, mientras más rápido lo superes más pronto avanzarás.

    Emprender no es fácil y no es para todo el mundo, si crees que tienes lo necesario, hazlo, atrévete, vale la pena. Puede brindarte los mayores logros y comodidades. No olvides que con el pasar del tiempo y trabajo se vuelve mucho más sencillo si trabajas de una forma adecuada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s