La vacuna contra el cáncer, ¿utopía o realidad?

Para recordar a Antonie van Leeuwenhoek nacido el 24 de Octubre de 1632 en la ciudad de Delf de los Países Bajos y considerado como padre de la microbiología por sus importantes aportes a la misma, hoy escribiré un poco sobre la inmunoterapia y lo que ésta representa para el presente y futuro de nuestra sociedad.

Gracias a científicos de origen alemán pioneros en su área, se ha dado un paso adelante en la creación de una vacuna contra el cáncer, con una innovadora técnica que adiestra al sistema inmunológico para atacar a los tumores.

Según un ensayo publicado por la revista Nature, los investigadores han usado nanopartículas compuestas de ARN de un tumor para poder crear un ambiente lo más similar posible al real, y simular  la intrusión de un patógeno en el torrente sanguíneo para originar una respuesta autoinmune.

Estas partículas, al entrar en contacto con el tejido linfático, compuesto vital del sistema inmunológico, activan los mecanismos de defensa, propios y habituales del organismo para combatir virus y demás agentes nocivos de nuestro sistema, son las células dendríticas la principal arma que tenemos para realizar esta acción.

Dicho artículo hace énfasis en que estos investigadores de origen alemán han sido capaces de inducir respuestas antitumorales en animales como ratones y en una fase primaria experimental en seres humanos, estas pruebas fueron realizadas en tres pacientes con melanoma avanzado, lo que representa un paso adelante inmenso en la búsqueda de una vacuna universal contra el cáncer.

Este tema ha sido especialmente complicado para el mundo científico, por lo complejo que es descubrir mecanismos efectivos contra las células cancerígenas ya que estas poseen similitudes en un gran rango de aspectos con las células consideradas normales por nuestro organismo, debido a esto nuestro sistema inmunológico no considera a las mismas como un amenaza.

El secreto de dicha investigación ha sido el enfoque bastante distinto en comparación a otras realizadas previamente, al buscar diferentes formas de contrarrestar las células cancerígenas desde perspectivas distintas a las demás.

Las nanopartículas mencionadas anteriormente tienen fragmentos de ARN recubiertos de una capa de lípidos, que se asemeja a una membrana celular, como protección. Al establecer una carga eléctrica negativa en dichas partículas se consigue que sean atraídas por las células dendríticas para que estas se encarguen de crear un antígeno específico contra el tumor o ente cancerígeno, según los científicos cualquier antígeno basado en una proteína puede estar codificado en el ARN, lo que los lleva a considerar que dicha técnica llegaría a ser utilizada para la creación de vacunas contra todo tipo de cáncer.

Estados Unidos es un país con grandes avances médicos y científicos, y a pesar de ello, según estudios estadísticos a principios de 2016 se estimó una cifra de 1.685.210 casos nuevos de cáncer y 595.690 personas pueden fallecer debido a la enfermedad durante este año.

Sin duda es un tópico muy interesante que puede llegar a mejorar la calidad y estilo de vida de nuestra sociedad en un futuro no muy lejano, solo imaginen la posibilidad de lo que puede llegar a representar un mundo en el que una enfermedad como el cáncer sea erradicada en su mayoría. El sueño de una vacuna contra el cáncer jamás había sido tan tangible.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s