Design Thinking

Design Thinking: La mejor forma de innovar

Para que nuestra empresa sea exitosa necesitamos un flujo de creatividad constante. Sin importar en qué área del mercado en la que se sitúan nuestros productos y servicios, es clave que conservemos el dinamismo y que exploremos todas las posibilidades que tenemos para crear nuevos productos, servicios o mejorar los que ya tenemos. Empresas como Google, Apple y Zara usan el Design Thinking o Pensamiento de Diseño para innovar con sus productos y servicios  para mantenerse a la vanguardia. Aunque es un proceso que siempre ha estado involucrado en las empresas de corte “creativo” como las agencias de publicidad y de diseño, en los últimos años se ha popularizado su uso en empresas de todo tipo, debido a los excelente resultados que este proceso trae. El pensamiento de diseño es un ciclo que se compone de los siguientes pasos: crear empatía, identificar el problema, lluvia de soluciones, generación de prototipos y evaluación de prototipos. El Design Thinking es un proceso exploratorio que cualquier empresa puede llevar a cabo sin gastar muchos recursos, se trata de aprovechar el mejor recurso de los emprendedores: la creatividad.

A diferencia de los tradicionales estudios de mercado, que consisten en encuestas y tabulación de resultados para sacar conclusiones a partir de ellos, el Pensamiento de Diseño comienza con experimentar de primera mano la situación de nuestro público objetivo. Crear empatía es ponernos en los zapatos de nuestros clientes o futuros clientes, hacerlo tan profundamente como sea posible para que la experiencia nos lleve al segundo paso: ¡Identificar el problema! Es importante ser específicos a la hora de definir nuestro problema, entre mejor definido esté más rápido y exitoso será el proceso.

Cuando ya tengamos nuestro problema definido, el paso a seguir es realizar una gran lluvia de ideas con posibles soluciones. Este paso debe ser tan extenso como sea necesario, ambientes amplios con tableros y marcadores disponibles, ayudan a que podamos capturar la mayor cantidad de ideas. Recuerda: ¡Todas! Las ideas son importantes, aún si parece descabellada puede ser la solución a tu problema.

Para las ideas que mejor parezcan solucionar el problema, genera prototipos. Esto puede hacerse con materiales disponibles en la oficina, marcadores, papeles, cuadernos, cajas, botellas…En fin, se trata de visualizar nuestra solución. Luego pasamos probar los prototipos generados, debemos presentarlo a nuestro público y evaluar si es una forma efectiva de solucionar su problema. El Design Thinking es un proceso dinámico, puedes regresar a cualquier paso en cualquier momento y debe repetirse cuantas veces sea necesario para adquirir el producto deseado. Es muy importante el trabajo en equipo, y la comunicación con tus clientes, así todos aportan a proceso generando más y mejores ideas.

En conclusión el Design Thinking es una forma de generar o mejorar productos y servicios utilizando la experiencia personal, la creatividad y la imaginación para innovar. ¿Qué esperas para sacar provecho de tu creatividad y la de tu equipo? Recuerda: para el pensamiento de Diseño solo necesitas ¡Tener ganas y querer divertirte innovando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s