Patrimonio entre fundadores e inversores

¿Cómo dividir justamente el patrimonio de la empresa entre fundadores e inversores?

Del autor intelectual serán la sangre, el sudor y las lágrimas, así como las largas horas, el estrés y la rutina/ Conseguir dinero amable e inteligente es la clave del éxito

Atículo publicado por:  Entrepeneur

Pregunta: ¿Cómo dividir el patrimonio, si dos de los socios tiene el dinero para invertir y un tercero tiene la idea que se llevará a cabo?

Respuesta: Este es un asunto muy importante, el cual  que puede garantizar el éxito de una empresa o su fracaso, ya que afecta cada arista del negocio y tendrá consecuencias que afectarán todo el período de vida de la compañía. Por lo tanto, es importante que  usted se comprometa con el éxito.

La persona que tiene la idea y que va  a hacer el trabajo debe ser el dueño de la mayor parte del negocio, siendo los inversores los propietarios de una parte menor.  Muchos fundadores comenten el error de dar demasiada propiedad, control, influencia y poder a las partes acreedoras del dinero a invertir.

Aunque el autor intelectual debe estar agradecido por la oferta de inversión de las demás partes que conforman la sociedad, es importante que éste recuerde  que de él serán la sangre, el sudor y las lágrimas, así como las largas horas, el estrés  y  la rutina.

Dicho esto, cabe destacar que los socios que pondrán a disposición el dinero  son importantes y son la principal razón por la que un negocio tendrá éxito, especialmente si usted,  dueño de la idea,  no cuenta con los recursos económicos. Ambas partes sólo deben asegurase de que   los términos y condiciones defienden los intereses de cada una  desde el principio.

En teoría, las partes inversoras no manejarán el negocio, pues además tendrán otras compañías en las cuales enfocarse además de la suya.  Cuando las circunstancias se tornen difíciles, la mayoría de los inversores no estarán de la mano con usted resolviendo y arreglando los problemas que se presenten. Los que sí lo hacen son oro puro, y vale la pena buscarlos.

Usted como fundador debe cuidar de manera adecuada las acciones y  tener un contrato blindado para proteger su empleo, ocupación o incluso inversión,  a lo largo del camino.También es muy importante que el inversor sea compensado por haber depositado en usted  su confianza.

En muchos casos, se puede obtener un préstamo convertible o una financiación directa de la deuda en vez de otorgar  tanta equidad en las acciones.  Estos incentivos, son más atractivos para los inversionistas, por temas fiscales.

El tema de la valoración y el porcentaje de participación de los socios del negocio es siempre un tema espinoso e incómodo. A fin de evitar problemas posteriores, es importante desde un principio se acuerde un mecanismo o forma de valoración.

Muchos negocios fracasan porque los socios no se ponen de acuerdo sobre el valor de la empresa y los porcentajes de propiedad. La mayoría de las veces esto sucede porque el fundador cree que su idea es ‘la del millón de dólares’ (idea millonaria), cegándolos ante la realidad de que todo negocio puede fallar.

Si su empresa es valorada en cuanto a ingresos y rentabilidad antes de iniciar, puede argumentarse que la misma no vale nada. Aún así, no desperdicie la oportunidad de obtener financiamiento porque el inversor quiera valorar su idea en 500.000 $ o 2.000.000$.  Agradezca ser uno de los pocos que consiguen financiamiento en la  fase más incipiente, pues es una de las oportunidades que muchos emprendedores no consiguen.

No cometa el error de querer poseer un gran pedazo de una pequeña torta llamada negocio, pudiendo  poseer una pequeña porción de una torta (negocio) más grande, lo  resultaría  mejor y más viable para usted, e incluso para sus socios.

Evite los inversores que busquen controlarlo a través de documentos legales. Tenga cuidado con los acuerdos que  lo obligan a renunciar a cargos en juntas directivas, en los que haya derechos de veto, así como derechos anti- dilución y derechos de aprobación . Por el contrario,  desee y busque socios que crean y confíen en usted y,  lo más importante,  que lo  capaciten y  lo apoyen, lo que se llama “dinero amigable ‘.

Por su parte, se le conoce como ‘dinero inteligente’ conseguir socios que añadan valor significativo a la compañía porque están dispuestos a arremangarse la camisa, a trabajar de lleno desde las trincheras, a proveer mentores, experiencias y  conexiones.

Y si usted, puede conseguir tanto el dinero amable  y el inteligente, acepte la inversión en su idea con gratitud, y muévase de la mano con su nuevo socio hacia el éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s