Las tendencias que impulsarán la transformación digital empresarial

La adaptación de las empresas hacia los cambios tecnológicos inició hace más de dos años y en el proceso se ha evidenciado que la gestión y el análisis de los datos ofrecen un sinnúmero de opciones para el mejoramiento del servicio al cliente y del negocio como tal.

“Muchas compañías en Latinoamérica están comprendiendo que una verdadera gestión de datos logra que sus procesos evolucionen y su equipo se adapte a los cambios tecnológicos, llevando nuevas y mejores experiencias a sus clientes”, afirma al respecto Ernesto Serrano, director de América Latina de Stibo Systems.

Algunas consideraciones pueden ayudar a que las empresas lleguen a comprender mejor a sus clientes, mejorando sus ofertas de valor.

1) PREPARADOS FRENTE AL REGLAMENTO GENERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS

En las industrias como los servicios financieros y otras en las que el uso de datos es intenso, hay que tener en cuenta que la protección de datos está en proceso de reglamentación en la mayoría de países, por esto los mejores proyectos basados en datos, actualmente están relacionados con la administración de los mismos y con el entendimiento y adaptación ante la llegada de esta nueva regulación.

2) UNA EXPERIENCIA CONSTANTE, LLENA DE INNOVACIÓN

Para el próximo proyecto de analítica basado en Big Data, las empresas podrán enfocar sus esfuerzos para entregar una mejor experiencia a sus clientes; pero son necesarias la consistencia y la escalabilidad que pueda llegar a tener. Esto solo se puede lograr al obtener una visión global de un cliente, a partir de la administración de la data.

3) LA PERSONALIZACIÓN DE UNA EXPERIENCIA OMNICANAL

Un estudio realizado por Salesforce en diciembre de 2016 reveló que más del 70% de los consumidores esperan que las marcas comprendan y anticipen sus necesidades. Los clientes suponen que las empresas conocerán su historia y preferencias específicas; esta tendencia se hará más evidente en 2018.

4) ‘INTERNET OF THINGS’ (IOT) OFRECE NUEVAS FORMAS DE RECOPILAR DATOS

Existe una cantidad cada vez mayor de dispositivos conectados a una red y la comunicación entre ellos. El IoT ha generado aún más oportunidades para recopilar datos; lo que lleva a nuevos desafíos cuando se trata de aprovechar esta información para uso comercial.

5) ¿PREPARADOS PARA LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL?

Según una encuesta de Gartner, el 59% de las organizaciones todavía están recopilando información para apoyar la construcción de sus estrategias de Inteligencia Artificial (IA), mientras que el resto ya ha avanzado en la experimentación o la adopción de soluciones de IA.

Ante esto, concluye Serrano que “los proyectos más importantes que impactarán los negocios se basarán en mejorar el nivel de control que tienen sobre sus datos maestros, permitiéndoles brindar un mejor servicio a sus clientes, optimizar las operaciones comerciales, mantener el cumplimiento y aumentar sus ingresos”.

Fuente: Portafolio.co

10 documentales que todo CEO debe ver

Netflix se ha convertido en uno de los servicios de películas en streaming con la mayor capacidad de producción de programas propios. Así como ha lanzado en los últimos meses películas y series exclusivas, se ha convertido en promotor, difusor o productor de documentales bastante aclamados por la crítica, sobre todo en el ámbito de los negocios y la tecnología, para todos aquellos amantes de las historias de éxito empresarial.

Los temas que cubren son diversos, desde información sobre grandes innovadores como Steve Jobs o John Casablancas, hasta guerras por el mercado, estilos de liderazgo, procesos innovadores de producción, management o nuevas formas de entender lo que significa hacer empresas con propósito.

Si eres un ejecutivo camino a convertirse en un CEO, esta selección lo conducirá directo al último piso del edificio corporativo.

¿Cómo será la gestión de talento en la era de los robots?

¿Cómo será la gestión de talento en la era de los robots?

Para Juan Lizárraga, director de ManpowerGroup Perú, la era de los robots marcará el enfoque de las áreas de recursos humanos.

Uno de los fenómenos que más atención genera en las grandes empresas, sobre todo entre las que están en el ámbito de la manufactura, es la progresiva automatización de los procesos de producción, donde máquinas, robots y softwares han comenzado a reemplazar a los trabajadores.

A medida que pasa el tiempo, este fenómeno, que parece no tener retroceso, se irá incrementando con el desarrollo de la tecnología, sobre todo en el campo de la inteligencia artificial,  generando diversos tipos de reacciones, como incertidumbre y temor y provocando, en un futuro no muy lejano, un nuevo motivo de tensión entre empleados y empleadores.

No se trata de una exageración. Según el reporte “The future of employment”, elaborado en el 2013 por dos profesores de la Universidad de Oxford —Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne—, para el año 2033 el 47% de empleos actualmente existentes en Estados Unidos estarán en situación de “alto riesgo”, porque probablemente su trabajado será ejecutado por máquinas.

En una primera fase, apunta el reporte, la mayoría de los trabajadores del sector transporte y logística serán reemplazados. Más tarde serán los administrativos y, en general, todos los empleados relacionados con el trabajo de oficina. Finalmente, le llegará su turno a los centros laborales vinculados a los procesos de fabricación y producción.

Para reflexionar sobre lo que será la interacción entre humanos y máquinas en las empresas, conversamos con Juan Lizárraga, director de ManpowerGroup Perú, quien ofrece luces sobre este sombrío escenario.

¿Cómo será un ambiente de oficina cuando los trabajadores interactúen con robots?
El verbo interactuar es el correcto. Lo que nosotros prevemos no es que el robot reemplace al ser humano, sino que haya una complementariedad. La gente imagina muchas veces a un humanoide o un androide caminando por las oficinas al lado de los humanos, pero esto ya ocurre, solo que de forma diferente. En la actualidad, tenemos softwares o máquinas que resuelven tareas repetitivas de los humanos. Ese es otro concepto clave: los robots solo van a asumir aquellas tareas mecánicas y repetitivas, pero la creación y la innovación será propiedad de los humanos.

¿Es correcto, como dice el estudio, que el 47% de los empleos estarán en “alto riesgo” por culpa de las máquinas inteligentes?
Hay varias predicciones con varias estadísticas y estimaciones que se están por confirmar. Nosotros estimamos que ese porcentaje no es muy alto. Nos remitimos al hecho de que solo las tareas repetitivas serán reemplazadas. Por otro lado, en el peor escenario (47%), otro fenómeno que se producirá es que se van a crear nuevas labores para los seres humanos. La tecnología y la era digital, si bien eliminarán algunas profesiones, también permitirán la aparición de nuevas carreras que ahora ni imaginamos.

¿Las oficinas de recursos humanos están listas para este escenario?
En el presente, frente a este futuro inmediato, las áreas de recursos humanos se están reconvirtiendo, para poder identificar capacidades y competencias de personas que deberán aprender a convivir con robots. Estas áreas deberán también poder descubrir ese talento dentro de sus organizaciones, para potenciar estas habilidades, implementando programas que faciliten y desarrollen estas competencias en las organizaciones.

¿Existen casos en el Perú que revelen que esta convivencia entre máquinas y personas ya se está produciendo?
Tenemos casos específicos. Dentro de las empresas de consumo masivo, una empresa del sector bebidas introdujo a su planta de producción, hace más o menos cuatro años, montacargas automatizados, que no requieren de conductor para desarrollar su trabajo de ingresar o sacar mercadería del almacén. En el sector de telecomunicaciones, conozco el caso de un call center donde parte de los trabajadores han sido reemplazados por un software.

¿Y cómo se está desarrollando la interacción en los centros laborales, entre los equipos que desarrollan estas innovaciones y tecnologías, y los trabajadores más tradicionales?
Hay un caso real, que es el de la banca, donde las empresas están liderando la transformación digital. Dentro de este sector, los equipos a cargo de las innovaciones están integrados por millennials. Ellos trabajan metodologías como el design thinking, donde se integra a un grupo de personas en un ambiente lúdico y suelto, sin una regla clara de vestimenta. Allí, los horarios son muy variables, las personas pueden intercambiar su labor con actividades de entretenimiento, no hay jerarquías y el cumplimiento de metas se mide a partir de la realización de objetivos.
En estos espacios las áreas de recursos humanos ponen énfasis en la integración de las generaciones, para que se aporte conocimiento de ida y vuelta, entre trabajadores millennials muy digitalizados y colaboradores de otras generaciones con menos roce con la tecnología. Las áreas de recursos humanos de estos lugares también están aplicando metodologías de design thinking para desarrollar nuevos procedimientos para adaptarse al cambio, teniendo como foco de preocupación a los millennials y los centennials (nativos digitales), que participan en estas sesiones para expresar sus necesidades y su visión, hasta traducir eso en actividades especificas.

¿Los robots y la inteligencia artificial provocarán finalmente grandes tasas de desempleo?
Parecen dos fenómenos aparentemente contradictorios. Por un lado, existe escasez de talento. Por otro lado, desempleo. En un mundo perfecto, cuando se produce escasez de talento es porque existe escasez de oferta, por lo tanto no hay desempleo. Pero ambos fenómenos conviven. Y ¿por qué? Porque cada día se demandan perfiles profesionales más innovadores, más especializados, más capacitados, con mejores competencias, tanto blandas como duras. Pero el talento no se actualiza al mismo nivel que la demanda, por lo que se produce desempleo.

Es decir, la tecnología, ¿ya está generando desempleo?
Sí, porque los profesionales, en general, no se actualizan a la velocidad que exige el desarrollo tecnológico. Con la llegada de los robots y la inteligencia artificial, eso se podría agravar.

Fuente: El Comercio

10 factores que influyen en el éxito de un proyecto emprendedor

La Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial SPRI ha elaborado un decálogo con los factores que influyen en el éxito de un proyecto empresarial que incluye en su Manual Práctico para Emprender:

1. Tener claros los objetivos: humildes o ambiciosos, tienes que ponerlos por escrito desde el principio y no perderlos de vista. No tomarás las mismas decisiones si quieres tener un negocio que heredarán tus hijos, que si aspiras a hacer crecer tu idea para venderla a 3-5 años vista. Tu negocio necesita foco.

2. Conocer la actividad: sin duda es de gran ayuda conocer la actividad de cerca antes de plantear un nuevo negocio relacionado.

3. Invertir tiempo antes de invertir dinero: inevitablemente hay que conocer el mercado, centrar los objetivos, estudiar las claves antes de plantearse invertir dinero. Estos son los puntos básicos para definir tu modelo de negocio.

4. Estar atentos a las necesidades cambiantes del mercado: una de las fórmulas que permiten acertar con un negocio es dar con necesidades no satisfechas. Aquí tienes algunas ideas básicas para analizar tu mercado.

5. Diferenciarse de la competencia: sin duda es una clave obligatoria. Estas son las claves para analizar a tu competencia.

6. Rápido reconocimiento de las oportunidades: buscar la oportunidad hasta encontrarla. Estas son las técnicas más eficaces para detectar nuevas ideas de negocio.

7. Olvidarse de la improvisación: hay que tener rigor y tomar decisiones meditadas y contrastadas. Aquí tienes 9 estrategias para reducir los riesgos en tu negocio.

8. Darse más de una oportunidad: quizás nuestra primera idea no es la más acertada, quizás ideas sucesivas lo puedan ser.

9. Creer en el producto y saber cómo hacerlo: es importante no olvi darse de lo básico: ¿Cómo se hace? ¿Dominamos los procesos de transformación?

10. Rasgos del emprendedor innovador: apertura a nuevas ideas y una clara voluntad de aprender, confianza en sí mismo, coraje para luchar, absoluta certeza sobre la validez de la idea, visión a largo plazo, ser consciente de las implicaciones que conlleva ser emprendedor y disfrutar siéndolo.

Fuente: Emprendedores.es