close

Durante el año 2017 la industria automotriz reportó la primera caída sostenida en ventas de autos del año en casi una década. Esto no es producto de una nueva crisis económica mundial como la vez anterior, esto se trata de otra cosa, y es que las preferencias de consumo en cuanto al transporte están cambiando de forma vertiginosa

¿Cómo es que esto ocurre?

Tener un auto de último modelo siempre ha sido una de las metas más importantes en la mayoría de familias en casi cualquier país del mundo, pero el mundo está cambiando rápidamente. El desarrollo tecnológico, una economía más globalizada y propuestas de negocio sin precedentes están haciendo que las tendencias de mercado cambien de forma muy brusca, y ya sabes bien lo que dicen: hay que adaptarse para sobrevivir.

Adaptarse es precisamente lo que están haciendo varias de las empresas de desarrollo automotriz más importantes del mundo como Volvo, Porsche y Cadillac.

Al parecer, hoy en día tener un auto nuevo no es tan importante para las personas como solía serlo hace unos 10 años; las escandalosas cuotas iniciales, las primas de seguro y los costes de mantenimiento han logrado espantar a muchos compradores potenciales, especialmente de clase media (el segmento de consumo más importante para este mercado a nivel mundial) y es que, cada vez se hace más fácil, más barato y más eficiente utilizar el transporte público o compañías alternativas como Uber.

Es precisamente debido a la escandalosa perspectiva de una caída vertiginosa en el consumo entre los próximos 2019 y 2024, que algunas firmas de mucho peso están innovando en la oferta de sus productos, dejando un poco de lado la venta tradicional al por menor para ofrecer servicios de suscripción súper innovadores que apuntan a aminorar los costos de mantenimiento anual que sufren todos los conductores, especialmente aquellos que viven en ciudades grandes y costosas como Amsterdam, Londres o Paris.

Volvo ya tiene disponible el servicio, y se llama Care de Volvo, en el que puedes “alquilar” a largo plazo cualquiera de sus nuevos modelos del año 2019 por un precio que parte desde los $600 al mes, pero que te libra de los costos de mantenimiento, reparaciones, servicio y seguro anual.

Esta modalidad no solamente te permite disminuir los costos de mantenimiento del vehículo y poder acceder a él con un costo de inversión hasta 10 veces menor que el de un plan de compra a crédito convencional, también te quitará de la cabeza el peso de la depreciación de los activos y la necesidad de renovar tu modelo por uno más nuevo cada 3 o 4 años.

Esta modalidad ya se ha puesto en marcha en ciudades de EEUU como Nueva York, Dallas, Los Ángeles y Chicago, y seguramente va a marcar una nueva pauta en cómo el mundo consume automóviles. Los productos aún están un poco crudos y muchos siguen considerándolo una alternativa muy costosa, pero sin duda alguna mientras más marcas sigan uniéndose a esta modalidad de oferta, veremos caer los precios a un nivel mucho más asequible para usuarios de los países latinoamericanos.

Tags : automóvilautomóvilesAutosCarrosindustria automotriztecnologíaVolvo