close

La auténtica genialidad suele habitar en personajes contemplativos y espirituales; y Albert Einstein fue un buen ejemplo de esta máxima. Este gran genio de la humanidad que cobró fama por sus teorías en el campo de la física y que llegó a ganar el Premio Nobel, se caracterizó por llevar una vida sencilla y apartada de toda ostentación.

¿Albert Einstein cimentó su vida en función de su ahora conocida Teoría de la Felicidad? Es probable, pero también es probable que ni siquiera fuera una regla estricta de vida sino una natural manera de ser.

¿Qué sabemos de la Teoría de la Felicidad de Albert Einstein?

Quizás el rasgo más publicitado de esta teoría sea que alcanzó un precio bastante elevado en una subasta y se subestime el elemento medular de la misma. ¿Es acaso más relevante el valor económico de esta teoría que su valor ético?

Se relata que en el año 1922, durante una gira por Japón para ofrecer sus conferencias, Albert Einstein quien se hospedaba en el Hotel Imperial Tokio, recibe un mensaje; el físico quiso dar una gratificación al botones y al percatarse de que no tenía dinero se le ocurrió recompensarlo con una sugerencia sobre cómo tener una vida feliz. Esta sencilla teoría comprende dos postulados:

  1. “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que la búsqueda del éxito combinado con inquietud constante”.
  2. “Donde hay voluntad, hay una manera”.

Según Meni Chadad, hrepresentante de la casa de subasta Winners’s Auctions and Exhibition con sede en Jerusalén, quizás ante el desconcierto del botones por este peculiar obsequio, Einstein le insinuó que estas anotaciones le serían de más provecho que una  simple moneda.

Esta Teoría de la Felicidad de Albert Einstein fue subastada 95 años más tarde alcanzando un record histórico para un documento, cotizándose en $ 1,56 millones.

Es claro según esta teoría, que para Albert Einstein, quien gozaba de mucho prestigio y había obtenido el Premio Nobel con su Teoría de la Relatividad; la sencillez y la tranquilidad aportaban mayor felicidad y bienestar en la vida que los afanes propios del éxito y la fama. En el segundo postulado de esta teoría Einstein expresa la importancia de ser constantes y perseverantes para lograr nuestros propósitos en la vida.

Ambos postulados reflejan la existencia misma de Einstein quien se dedicó con pasión a la construcción de conocimiento logrando con éxito dejar un legado en el campo de la física; y al mismo tiempo procuró conservar un estilo de vida sosegado y sencillo del cual la fama adquirida con su éxito pretendía apartarlo.

Los dos principios que sustentan la sencilla Teoría de la Felicidad de Albert Einstein pueden ser material para la reflexión sobre aquello que realmente nos motiva, nos impulsa, nos llega de gozo, nos brinda satisfacciones y nos permite ser felices.

Considerando los diferentes matices que se nos presenta en la vida, pudiéramos concluir que en su genialidad, Albert Einstein simplemente quiso hacernos comprender que la felicidad también es relativa.

Tags : Albert EinsteinEinsteinFelicidadfilosofíaFísicaIdeasTeoría