close

The Boring Company es una de las más recientes apuestas del visionario Elon Munsk y se suma a sus otros proyectos de alto impacto tecnológico y social: Tesla y SpaceX.

La firma se fundó en el año 2016 con el objetivo de optimizar los procesos de excavación lo suficiente como para hacerlos viables y económicamente factibles en grandes ciudades.  El objetivo de The Boring Company está muy claro: lograr crear una red de autopistas subterráneas para solventar el problema del tráfico en Los Ángeles, California.

Tradicionalmente, las redes subterráneas son la alternativa menos conveniente en la construcción de autopistas debido al alto costo de operación y los altos riesgos de accidentes. Sin embargo, Elon Munsk apuesta – y pone mucho dinero sobre la mesa – contra la corriente y asegura que con su nueva tecnología, es capaz de hacer que las perforaciones subterráneas sean viables y suficientemente económicas como para competir contra las propuestas de otras compañías que han preferido los vehículos aéreos, como Uber.

De hecho, recientemente Munsk criticó fuertemente el uso de vehículos voladores como medio de transporte público en grandes ciudades, esto generó una interesante polémica entre él y el CEO de Uber.

El principal inconveniente del proyecto que afronta The Boring Company es la cantidad enorme de dinero necesario para el desarrollo final de la tecnología y el enorme requisito operativo del proyecto a gran escala, sin embargo, Munsk no parece muy preocupado al respecto y ha escogido –como de costumbre- una forma divertida de resolver el asunto, diciendo que todo está en el mercadeo.

Munsk aseguró que si lograba vender al menos 50.000 gorras de su nueva compañía, anunciaría la venta de un pequeño lanzallamas casero por un precio de solo $500. Así lo hizo, y en solo par de meses la compañía ha logrado recaudar casi $10.000.000.

El lanzallamas de Munsk fue arduamente criticado en algunos países por representar un peligro en su uso, sin embargo el empresario se burló de las críticas asegurando que también sacaría a la venta un extintor para combatir cualquier daño causado por su producto.

El asunto es que Munsk parece estar bien encaminado en la realización de este ambicioso proyecto, con el que espera cambiar de forma radical el manejo del transporte público, primero en Los Ángeles y después en otras cientos de grandes ciudades en todo el planeta.

De poder concretarse, el Hyperloop de Munsk sería capaz de transportar en capsulas selladas a grupos de hasta 50 personas bajo tierra a una velocidad de hasta 1100 kilómetros por hora ¿impresionante, no?

Probablemente estemos frente a una de las mentes con mayor visión de futuro en los ultmos años, pero sus métodos tan polémicos aun causan dudas en algunos y es que The Boring Company ya ha recaudado millones de dólares sin haber puesto un solo tornillo.

Queda entonces esperar y ver si Munsk de verdad elimina el tráfico mundial con capsulas subterráneas, llena el mercado de vehículos eléctricos y nos lleva de vacaciones a marte en unos 15 años.

Tags : Avances tecnológicosElon MunskExcavacióntecnologíaThe Boring Company