close
Ciencia

La Polémica Opinión de Stephen Hawking sobre Inteligencia artificial: ¿El principio del fin?

¿Realmente puede una máquina reemplazar al hombre? Esta es una inquietud que ha venido preocupando a algunas personas desde hace bastante tiempo. Charles Chaplin en 1935, a través de su película Tiempos Modernos; entre otros aspectos, plantea una crítica de cómo las máquinas industriales pueden inducir a la mecanización y deshumanización del hombre.

Con la aparición del Robot, esta incertidumbre se  incrementó puesto que se trata de máquinas que tienen la capacidad de realizar tareas humanas con mucha más rapidez y precisión que los mismos hombres.

El acelerado avance de la tecnología ha puesto en la cima del deslumbramiento el tema de la incorporación a la vida cotidiana de máquinas inteligentes (IA), que pueden ejecutar con exactitud cualidades humanas como pensar y descifrar un lenguaje.

El concepto de Inteligencia Artificial fue utilizado en 1950 por el matemático británico Alan Turning para referirse máquinas que podían imitar el comportamiento humano. Este tipo de tecnología ha sido diseñada para optimizar el desempeño en el trabajo e incrementar el rendimiento dentro de las empresas e instituciones.

Algunos científicos han mostrado su preocupación en relación al acelerado progreso de la Inteligencia Artificial, calificándola como una amenaza para la humanidad. El recién fallecido astrofísico inglés Stephen Hawking llegó a considerarla como un factor potencial desencadenante del fin de la raza humana.

Lo paradójico de toda la controversia en relación a este tema, es que para que pueda funcionar la Inteligencia Artificial debe existir un equipo humano especializado que dé soporte a esta tecnología; que al fin y al cabo fue concebida para facilitar y agilizar el trabajo.

Actualmente nadie puede imaginar su vida sin el uso de la tecnología que nos permite mantenernos conectados con el mundo y ser capaces de realizar tareas aun encontrándonos a kilómetros de distancia de donde estas tienen significado real; y esto, sin lugar a dudas, influye en que el mercado para este tipo de tecnología esté en su esplendor.

Así; con sus ventajas y riesgo, la Inteligencia Artificial llegó para ser una aliada en las múltiples labores que le corresponden asumir al hombre contemporáneo a quien le compete ponerse al nivel de esta tecnología para no correr el riesgo de quedar desfasado.

Muchos de los prejuicios en relación a la Inteligencia Artificial proceden de la Ciencia Ficción y aunque ciertamente cada día se diseñan equipos que superan y suplantan a otros equipos en cuanto a capacidades operacionales y nos dejan cautivados; sigue siendo inverosímil concebir la total sustitución de la raza humana por máquinas programables para fines específicos.

Ha sido histórica esa tendencia del ser humano a satanizar todo aquello que se relacione con evolución en cualquier campo y esto quizás se deba a una cualidad que no pueden tener las máquinas: Sentir el temor de ser desplazadas.

Las máquinas inteligentes han poblado el mundo y se desempeñan de manera óptima brindado soluciones inmediatas en todo los ámbitos de quehacer cotidiano, eso sí, para ello requieren de ser diseñadas, construidas, programadas y hasta dirigidas y controladas por un ser humano. Cabe entonces preguntarse: ¿Puede la Inteligencia Artificial reemplazar al hombre?

Tags : Cienciafilosofíainteligencia artificialmáquinaStephan Hawkingtecnología