close

En la actualidad y desde hace algunos años, existe una gran fascinación por el mundo de los Startup como motor principal para el surgimiento de nuevos negocios mediante el uso de la tecnología. Y si bien es cierto que estos modelos han probado ser bastante eficaces para la conformación de un nuevo sistema empresarial, los resultados de las experiencias obtenidas a partir de estos proyectos indican que la meta no debe girar únicamente en torno al emprendimiento, sino que las empresas deben esforzarse por ir un paso más adelante y convertirse en una Scaleup.

¿Qué diferencia tienen los start up de los scale up?

La transformación de emprendedor a empresario o, de startup a Scaleup, viene dada en términos cuantitativos por los siguientes factores, cuando el negocio crece 20 % anual durante tres periodos consecutivos o cuenta con más de 1 millón de dólares para su financiamiento.

En estos casos, el capital recaudado se utiliza para afianzar o ejecutar la estrategia de crecimiento, alcanzar nuevos nichos de mercado, aumentar el número de clientes y mejorar el proceso operativo (producción) o la oferta de productos con el fin de hacerlos más atractivos para los usuarios.

El movimiento Scale Up busca reconocer precisamente esto, el valor que tienen las scaleup como mecanismo fundamental para expandir la economía y generar beneficios en términos de rentabilidad, fuentes de empleo e impuestos para una sociedad. Los startups tienen un alcance limitado y no son suficientes para elevar la economía, satisfacer las demandas del mercado, generar riqueza y, sobre todo, crear estabilidad.

La finalidad de este movimiento es ayudar a las compañías existentes a desarrollar su máximo potencial de forma rápida y segura, a través de acuerdos y políticas de emprendimiento enfocadas en una economía Scale Up y no startup, sin distinción de edad, género o el sector.

El crecimiento y progreso acelerado de las empresas en distintas partes del mundo basados en los principios Scale Up ha generado unos resultados positivos tangibles en muy poco tiempo y una nueva dinámica económica regional.

Hoy en día, el proyecto Scale Up cuenta con el apoyo de miles de personas alrededor de todo el mundo y hasta la fecha, numerosos programas o capítulos del movimiento Scale Up han sido abiertos en numerosos países como Colombia, Brasil, Reino Unido, Estados Unidos, entre otros.

En el 2014 se dio a conocer la Declaración Scale Up. En este documento, un grupo prominente de emprendedores expuso que aquellas personas cuyas compañías, startups o modelos de negocios de cualquier otra naturaleza o propósito crecen de forma rápida y sostenida, casi siempre benefician a la sociedad a través del impulso económico como financistas de nuevos emprendimientos, mentores para las nuevas generaciones aportando sus conocimientos y experiencias en el mundo empresarial o como factor motivacional, modelos a seguir para aquellos que apenas están comenzando o que han fallado en el pasado y necesitan orientación.

La política Scale Up y los principios que la rigen (crecimiento empresarial rápido, diversidad, comunicabilidad, inclusión y beneficios para todos los sectores) tienen dos objetivos claros: Organizar a la sociedad y crear progreso.

Tags : businessBusiness ModelÉxitomodelos de negociosNegociosScale UPStartUp