close

Desde hace dos años, la Academia de la Cinematografía utiliza tecnología de la NASA para hacer brillas “por siempre” las estatuillas del Oscar

Este domingo, millones de personas pusieron sus miradas en la 90º entrega de los premios de la Academia, conocidos mundialmente como los Oscar 2018, pero muy pocos sabían que sus estatuillas están cubiertas con la misma tecnología que ayuda a los telescopios para observar galaxias distantes.

De acuerdo a un artículo en la página oficial de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), el oro con el que brillan son premios a lo mejor de la cinematografía mundial, tiene la misma técnica de los telescopios para reflejar longitudes de ondas infrarrojas de luz, lo cual ayuda a detectar objetos celestes desde muy lejos.

VIDEO

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=KbCDYV8j5vg?showinfo=0]

Goddard Jim Tuttle, físico del Centro de Vuelo Espacial de la NASA, aseguró que este material precioso es altamente reflectante y no deslustra, por lo tanto, es ideal para el espejo principal del Telescopio Espacial James Webb, además bloquea el calor radiante de los instrumentos en el interior del telescopio.

El oro es realmente inerte. No se oxida en absoluto. Eso significa que no se empañará.

El método más común para el recubrimiento del oro es por depósito de vapor. El metal se calienta en un vacío hasta que se convierte en gas, luego se condensa en una capa delgada a través de una superficie.

Aunque el proceso es efectivo, tiene sus inconvenientes. Por un lado, el oro pierde algo de su reflectividad, y por otro se vuelve extremadamente delicado.

Hemos visto muchas veces a lo largo de los años, que alguien pondrá una bonita capa de oro sobre algún objeto, pero tan pronto se doble, toda una capa de oro se despegará y se desprenderá.

Las estatuillas del Oscar tenían una técnica de chapado de oro que provocaba deterioro con el tiempo. Hoy con una técnica que usa la NASA, brillarán para siempre. (Foto: Reuters)

Por esta situación, los diseñadores del telescopio James Webb buscaron un método de chapado en oro que mantuviera la alta reflectividad del material en estado sólido y fuera extremadamente duradero, por eso, recurrieron a la empresa Epner Technology, con sede en Brooklyn, para perfeccionar una técnica de galvanoplastia como parte del desarrollo aeroespacial en la década de 1990.

Los investigadores de Epner afirmaron a la NASA que lograrían concretar el proyecto, y así lo hicieron. Su chapado en oro fue significativamente más reflejante que el depositado al vapor. El proceso consiste en electrodeposición, también llamado como técnica de LaserGold.

Entonces, empezaron más pedidos de la agencia aeroespacial a Epner, desde mejorar la reflectividad en un espejo dorado para el altímetro láser que estuvo en la órbita de Marte, hasta mejorar la dureza en un espejo infrarrojo bañado en oro en los telescopios del Observatorio Keck.

Espejo principal del Telescopio Espacial “James Webb”, bañado en oro con la técnica de la empresa Epner. (Foto: NASA)

Para satisfacer las necesidades de ambos proyectos, Epner modificó su proceso patentados para garantizar una mayor reflectividad y al mismo tiempo lograr una dureza triplicada a la del oro puro. El truco, según sus investigadores, fue modificar la corriente eléctrica para obtener un átomo más compacto. Debido a que el oro permanece puro, la reflectividad permanece extremadamente alta.

En 2016, la reputación de Epner de recubrimientos de oro duraderos y brillantes, atrajo a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Ellos estaban impresionada de que Epner Technology les estuviera dando una técnica de galjanoplastia que se había utilizado para el oro en el espacio durante más de 30 años.

En 2016, Epner Technology comenzó a chapar en oro las estatuillas, utilizando una técnica con el Altímetro láser Mars Orbiter de la NASA. (Foto: NASA)

Durante más de tres décadas, un fabricante de trofeos había estado colocando los Oscar en una aleación de estaño y luego los había chapado en oro. Brillaban, pero la capa se desvanecía con facilidad.

David Epner, al trabajar con la NASA, garantizó a la Academia que su tecnología podría cumplir, e incluso, ofreció una garantía gratuita de por vida a cualquier trofeo de los Oscar que pudiera desgastarse.

«Es algo que nunca tendré que cumplir», dijo el presidente de la compañía Epner.

La NASA tiene una larga historia de transferencia de tecnología al sector privado. Cada año, alrededor de 50 de sus patentes se transforman en productos y servicios comerciales, lo que demuestra los beneficios más amplios del programa espacial estadounidense.

Fuente; Cultura Colectiva

Tags : InnovacionNASAoroOscarspatentetecnologíatrofeo